Tag Archives: Nobel

Bob Dylan y los abogados

Dedico este post a mi amigo Arturo Colín, como prueba fehaciente de que no he descuidado este blog desde que regresé a México.


bob-dylan_1386204c.jpg

Así fue mi jueves 13 de octubre por la mañana:

Me entero que Bob Dylan gana el premio Nobel de Literatura.

Primero me desconcierto.

Después lo asimilo.

Luego me alegro.

En seguida sigo la polémica desatada por lo ocurrido.

Termino defendiéndolo.

Finalizo escuchando su música.


No me acuerdo con quién comentaba que ha estado bien pinche raro este 2016. Hay muchas cosas que han sucedido que me rebasan. Que sencillamente no entiendo…, para ser sincero, no tengo ni puta idea qué es lo que está pasando.

Más allá de la decisión de entregar el premio más renombrado en cuestiones literarias a una persona que, preponderantemente, se ha desempeñado como músico…, me llaman la atención los puristas, los clasistas y, en general, todas aquellas personas que de entrada critican la obra de Dylan sin conocer a Dylan, o, en el mejor de los casos, comparándolo con otros escritores o escritoras. Me llaman la atención y me parecen fastidiosos, despistados y hasta ignorantes, y, por tanto, me enojan, me causa molestia saber que andan alegremente por la vida sermoneando sobre lo que se debe, o no, celebrar. Sobre una tajante diferenciación entre lo que para ellos, para estos privilegiados y lectores iluminados, significa el arte.

Qué hueva. Me dan hueva. Mucha hueva. Demasiada hueva. Un chingo de hueva.

En lo personal, la obra de Dylan me gusta y me gusta mucho. Sus letras me conmueven y me generan emociones. De los textos más lindos y agudos que haya conocido. Y me agrada que, a partir de ahora como Premio Nobel, más personas conozcan su obra. Y punto. Ni lo hace mejor que los otros galardonados, ni peor.

Este blog no va de música, ni de literatura, ni de Dylan, tampoco de los premios…, aunque me gustaría que así fuera. Va de abogados, y como tal, el cantautor estadounidense tiene algo que decir sobre el tema en concreto y también en relación al Derecho. Me limito a dos, que son las que conozco…

  • La canción Ballad of a thin man donde existe una mención explícita a los abogados.

En la canción se realiza una fuerte crítica a un perfil de persona bastante común, mmm, digamos a uno de los principales prototipos que encarnó la cosificación de los seres humanos a partir de la posguerra, a ese hombre gris, hipócrita, fantoche, idiotizado por su trabajo, cuyas aspiraciones materiales dictan sus conductas, a ese precursor del godín, que tanto daño hace con su complicidad y silencio dentro de los diferentes sistemas en los que se relaciona.

La estrofa que escribe Dylan sobre cómo estas personas interactúan con los abogados es la siguiente…

With great lawyers you have
Discussed lepers and crooks
You’ve been through all of
F. Scott Fitzgerald’s books
You’re very well read
It’s well known

Existen así de que quotes, imágenes, y todo sobre la misma… O sea, es tan famosilla que se replica, aunque creo que se saca un tanto de contexto, pues si solo se hace alusión a los abogados, difícilmente se puede entender como crítica. Así que ojo.

981416quote-with-great-lawyers-you-have-discussed-lepers-and-crooks-you-ve-been-through-all-of-f-bob-dylan-98-69-14screen-shot-2016-10-16-at-6-10-30-pm

Una campechana traducción, con la ayuda de mi amiga Diana Blanco, sería, más o menos, la siguiente…

Con grandes abogados has discutido
de leprosos y bandidos
así como también has leído
de Scott Fitzgerald
todos sus libros

La ironía es manifiesta y el verso genial… Por acá el link a la canción en Youtube.

  • El otro, es un estudio realizado en 2007 sobre los compositores más citados por jueces  y académicos estadounidenses donde Bob Dylan fue el número 1, con 186 menciones.

La verdad sobre este dato tengo más bien poco que decir, pues este artículo, titulado “Bob Dylan, inspiración de jueces y abogados“, replicado por el diario mexicano Vanguardia, lo explica todo de muy buena manera.

Termino con algo personal, anecdótico y coyunteral relacionado con este último punto… En el paper más reciente que escribí, de próxima publicación en un libro de Tirant, inicio citando a Bob Dylan, y cuando saqué a pasear mi trabajo a varios seminarios para discutirlo, varios (despistados) colegas , dijeron que fuera serio… ¡En su carota! Ahora cito a un Premio Nobel.

cupfri0ueaanuyy

P.D. Prometo próximamente post de Juanga y los abogados.

Advertisements

No existe un premio Nobel de economía, existe un supuesto premio Nobel de economía. No existe un premio Nobel de derecho, ni existe un supuesto premio Nobel de derecho

nobel-medalQuímica, física, medicina o fisiología, literatura y paz. Estos son los únicos 5 campos que Alfred Nobel señaló en la versión final de su testamento de 1895 para instituir un premio anual dirigido a aquellas personas que durante el año anterior “hayan aportado el mayor beneficio a la humanidad”.

No obstante la existencia de un premio comúnmente denominado “Nobel de economía”, no existe como tal el premio Nobel de economía. Pues dicho premio fue instituido en por el Banco Central de Suecia en 1968 utilizando como pretexto la celebración de su tricentenario.

A pesar de que fue creado con un nombre parecido (Premio en Ciencias Económicas en Memoria de Alfred Nobel, fundador del Premio Nobel), confeccionado con diferencias estéticas mínimas en comparación con las otras medallas otorgadas y con una cantidad de dinero que, aunque no patrocinada en su totalidad por la fundación Nobel, resulta de un monto similar a las demás; el supuesto premio Nobel de economía, a lo largo de los años, ha ido generando una percepción de uniformidad entre todas las categorías premiadas.

U2_L-T_05

Medallas a detalle.

Percepción falsa, pero percepción al fin, que equipara a la economía con las otras disciplinas laureadas, para encarecer su significación y su preponderancia.

Philip Mirowski, profesor de la University of Notre Dame, especialista en historia y filosofía de la economía, afirma que una de las principales razones de incluir tal premio (que suele ser bastante desconocida) fue que a finales de la década de los sesenta, en medio de una gran disputa política en Suecia, el Banco trató de ser una entidad más independiente respecto al gobierno en turno o los sindicatos y sobre todo en relación a la rendición de cuentas. Para apoyar tales postulados, más allá de buscar un soporte político, lo que se pretendió fue erigir una percepción científica creíble de la economía para lograr su cometido.

PinochetFriedman

Friedman y Pinochet, en 1975.

Hasta 2013, de las 74 personas laureadas, en las cuarenta y cinco ediciones que se ha entregado el galardón, solamente una ha sido mujer, 43 han nacido en Estados Unidos y alrededor de una cuarta parte de los mismos son provenientes de la llamada “Escuela de Chicago, liderada por Milton Friedman, cuyos antecedentes lo sitúan como el principal artífice y divulgador de la doctrina neoliberal contemporánea.

Y es que parece olvidarse que en aquella época las teorías económicas neoclásicas no gozaban de la aceptación y difusión global que obtuvieron a partir de los premios. El catapultar proposiciones específicas como dogmas económicos a partir de los efectos posteriores provocados por el galardón, como principal institución internacional de reconocimiento y excelencia científica, se encargó de guiar a la opinión pública y posicionar portavoces dentro de una profesión que carecía de ellos. Así, la economía, al equipararse con las otras disciplinas laureadas, encareció su significación y preponderancia. En fin.

En ese sentido, no existe un premio Nobel de derecho. Tampoco existe en supuesto premio Nobel de derecho. O acaso un galardón que celebre universalmente a esta disciplina.

A diferencia de la arquitectura donde existe el Premio Pritzker, o la Fields Medal para descubrimientos sobresalientes en el campo de las matemáticas, en el área del derecho no existe un galardón al respecto que cuente con una importante tradición que lo avale o con un respaldo internacional mayoritario.

Sin embargo, siempre hay un sin embargo, cabe hacer mención que justo en 2012 se instituyó la entrega cada 2 años de los Premios Tang, galardones de origen taiwanés, fundados por Samuel Yin (empresario, filántropo y considerado, según la última edición de la lista que publica la revista Forbes, como la novena persona más rica en el mundo) y respaldados por el instituto de investigaciones académicas más importante de China, la Academia Sínica.

28356_9560400.128.8128CL4H_2013資料照片_copy1 Estos premios fueron ideados para reconocer, con una suma de dinero mayor que la de los Premios Nobel, las investigaciones novedosas en distintos campos, que contribuyan a la creación de otra era dorada en la historia de la humanidad.

money-medals-3D-new

Gráfica de los premios con más cuantía en el mundo.

Ahora bien, agárrense, dentro de las categorías premiadas se encuentra la denominada “Estado de derecho”, cuyo objetivo es promover: “que en última instancia, el derecho, tanto en la teoría como en la práctica, corone la paz, los derechos humanos y el desarrollo sostenible con el fin de servir al bien común de la humanidad y la naturaleza”.

albie-sachs¿Será acaso este premio el que dentro de algún tiempo pueda ser llamado el premio Nobel de derecho? Quién sabe. De entrada parece que no. Esto, porque el primer galardón entregado (hace solo un para de meses) fue para Albie Sachs, ex juez de la Corte Constitucional de Sudáfrica que bien antes de distinguirse propiamente por su actividad intelectual o por desarrollar teóricamente postulados jurídicos de aspiraciones transversales, su actividad se ha desplegado preponderantemente en el campo de la tutela jurisdiccional de los derecho o propiamente dentro del activismo de los derechos humanos.

Yo hubiese esperado nombres como Posner, Ferrajoli, Atienza, Alexy, Boaventura, MacKinnon, Cançado Trindade…

No sé. Pero si lo que se pretende es celebrar y propulsar el activismo en la materia, tal vez pero solo tal vez, antes que crear otro premio, sería más adecuado seguir promoviendo otros galardones, como por el ejemplo el premio Martin Ennals para Defensores de los Derechos Humanos.

¿Cuántos abogados han ganado el premio Nobel de literatura?

Recién finalizó la semana de entrega de unos de los premios más mediáticos (¿y prestigiosos?) del mundo. No me refiero a los premios Oscar, sino a los premios Nobel.

Este 2014. El de literatura lo ganó el novelista francés, de origen italiano, Patrick Modiano. Significando que, por quién sabe cuántos años consecutivos, Haruki Murakami (otra vez) no ganó.

Screen Shot 2014-10-12 at 9.24.13 PM

No existe un premio Nobel de derecho. No obstante, a lo largo de la historia de los premios han sido distintas las personas laureadas que han cursado estudios en derecho.

Me centraré en el premio Nobel de literatura. Pues además de las influencias recíprocas entre derecho y literatura, es bien conocido que un gran número de personas que han comenzado estudiando derecho, terminan escribiendo literatura, o bien sencillamente abandonando la primer carrera, o por el contrario, utilizándola como trampolín para ejercer el oficio de la escritura, o incluso adecuándola y haciéndola compatible con otras actividades afines.

Y es que tanto literatos como juristas tienen el común denominador de ser personas que profesan y cultivan las letras, aunque en sentidos opuestos (sin que esto necesariamente sea incompatible).

A4T_beoCcAAIc46

Neruda no estudió derecho, aunque siempre estuvo relacionado con el mundo de la diplomacia. Precisamente se le atribuye a él quien haya sido quien sonsacó a Paz para que no se titulara como abogado y se involucrara de lleno en la literatura.

A continuación, presento las personas (dentro de los 111 premios Nobel de literatura que se han entregado en 107 ocasiones desde 1901 hasta 2014) que han iniciado estudios formales de derecho y que han ganado el Nobel de literatura.

De antemano, es pertinente señalar que la lista es engañosa. Pues no por decir que hayan estudiado derecho, significa que hayan ejercido propiamente la profesión, o de plano terminado la carrera. De ahí que con un asterisco se señalan aquellos que iniciaron sus estudios para ser abogados pero a la postre prefirieron abandonarlos.

Screen Shot 2014-10-12 at 9.32.13 PM

La lista es de elaboración propia. Cualquier corrección o enmieda es bienvenida.

Respondiendo a la pregunta de ¿cuántos abogados han ganado el premio Nobel de Literatura? Hasta 2014, la respuesta, en sentido estricto, sería ninguno. A caso se podría decir que Theodor Mommsen quien era romanista y catedrático de derecho en distintas universidades en Europa. Sin embargo, respondiendo en sentido amplio, se podría afirmar que 17, de los cuales 6 abandonaron la carrera en derecho y 11, sencillamente, nunca ejercieron o más bien prefirieron dedicarse por entero a la creación literaria.