Monthly Archives: June 2015

Dónde trabajan los abogados No. 9

Screen Shot 2015-06-28 at 1.56.21 PM

Seguramente este despacho se encuentra en los Great Place to Work®. Da igual si eres cliente o parte de la firma, nunca viene mal un trago después (o antes) de tratar escabrosos asuntos jurídicos. Dicen que la suerte es estar en el lugar y en el momento adecuado. Lo mismo digo de las licorerías.

La foto es en Estados Unidos y la encontré en tumblr.

Camisetas de fútbol de clásicos latinoamericanos de la filosofía del derecho

trofeo-copa-america-610x300

Desde hace ya algunos días ha comenzado la Eurocopa de América, es decir, perdonen el colonialismo, la Copa América. A pesar de mi fanatismo por el fútbol, la verdad es que he estado más bien poco atento a esta competición. Ahora bien, esto no quita ni que siga los resultados atentamente, ni que aproveche la pinche coyuntura para postear algo al respecto.

Precisamente ahora que me encuentro en Alicante con los analíticos, he tenido la oportunidad no solo de volver a repasar a algunos autores clásicos de filosofía del derecho, sino también de pensar en esta área del derecho como un campo delimitado que despliega y retroalimenta su contenido a través de una determina región geográfica, que idílica y ancestralmente podría denominársele región latina. Precisamente, sobre este tema, Manuel Atienza ha escrito un paper denominado “La filosofía del derecho como filosofía “regional”“.

De lo “latinoamericano” se ha teorizado. Acaso Galeano sería uno de los que mejor han entendido dicha noción, aunque a mi parecer Jorge Volpi tiene una obrita, El insomnio de Bolivar, que refleja a la perfección las actuales condiciones de lo que implica, o más bien implicaba (pues su tesis es que esta región ha dejado de existir), ser latino. Ojo, se ha teorizado pero no estoy tan seguro que lo suficiente y más en la filosofía del derecho. Sí, están los estudios sociológicos, decolonialistas, la escuela de Boaventura, los colombianos de Dejusticia, pero propiamente desde la teoría jurídica encuentro obras más bien aisladas o que aspiran a compilar autores, corrientes, e identificarlas dentro de alguna tradición. Ahora mismo, recuerdo un texto de Binder sobre “cultura jurídica” que bien puede englobar un poco lo que digo, acá el link al texto que es bien pero bien pinche bueno.

Ya hice hace un año una selección mexicana de fútbol inspirada en el blog de Gustavo Arballo, y tuve que justificar, creo que de más, mis elecciones para ahorrarme algunas explicaciones (y  también algunos enemigos). Esta vez ya no lo haré, creo que se entiende claramente que toda decisión implica una arbitrariedad y que, para bien o para mal, existen razones racionales que puedan criticar o aplaudir lo elegido.

Algunas puntos a considerar:

  • Uno de los criterios para seleccionar fue sencillamente que no estuvieran vivos.
  • No elijo ni a los mejores, ni a los más conocidos, sino a los que he leído, o me han recomendado personas y amigos de los que me fío.
  • Elijo solamente seis países de los doce que están en competencia. Elijo esos seis porque, según yo, eran los que iban a pasar a la siguiente ronda. O sea, parecería obvio que Brasil y Argentina y otros cuatro. Chile por local, México por patriota, y Uruguay porque es Uruguay y Colombia porque todavía recuerdo el mundial pasado. Después de ya saber los primeros clasificados, queda claro que lo mío no son los pronósticos. Para eso tengo a mi amigo el profesor y oráculo Charly Asúnsolo, a quien aprovecho para mandarle un fuerte abrazo.
  • Utilizo el número 10. El creativo, el eje del equipo, el orquestador, el de verdad. Creo que de eso precisamente se trata ser filósofo del derecho. O algo así. Bobbio podría darnos luz sobre este tema.
  • Patriarcado. Es obvio que el fútbol es un deporte eminentemente machista. Lo mismo podría decir sobre la filosofía del derecho. Es bastante emblemático lo masculinizada que está dicha área jurídica. Los grandes, los clásicos, los más leídos, tradicionalmente han sido hombres. Esto no es poca cosa. Vale la pena echarle una pensada. Estoy escribiendo algo sobre el tema, prometo profundizar después.

A continuación, un Miguel, tres Carlos y dos Eduardos, quienes conforman la primera edición de las camisetas de fútbol de clásicos sudacas latinoamericanos de filosofía del derecho.


 

Brasil. Miguel Reale.Screen Shot 2015-06-21 at 10.30.41 AMArgentina. El Diego Maradona de la filosofía del derecho: Carlos Nino.Screen Shot 2015-06-21 at 10.25.46 AMChile. Eduardo Novoa Monrreal.Screen Shot 2015-06-21 at 10.22.46 AMMéxico. Eduardo García Máynez. Screen Shot 2015-06-21 at 10.16.14 AMUruguay. El precursor de los precursores: Carlos Vas Ferreira. Screen Shot 2015-06-21 at 10.24.56 AMColombia. Carlos Gaviria.Screen Shot 2015-06-21 at 10.29.29 AM

Merchandising sobre abogados No. 7

bad-lawyer-good-lawyer

“Mal abogado”, “Buen abogado”

Par de cachuchas para cualquier abogado que tenga medianamente claro lo de su rol como agente ambivalente dentro del sistema. Al encontrarse en un sitio institucional plagado de muchas tensiones internas, bien se puede afirmar que el abogado cuenta con una naturaleza anfibia. Las gorras, que son más bien sencillas y discretas, las encuentran por acá en este blog, y su precio no lo pude encontrar, pero definitivamente no pagaba más de 10 euros por las dos. Digo pues además de ser poco atractivas, lo cierto es que su mensaje resulta más bien dicotómicamente erróneo.

2 memes sobre el philosoraptor y abogados

meme28480 memes-abogados

Memes sobre abogados.

El nuevo abogado de Franz Kafka

6658a0_31f8fa59ed244fb2968406b1981244a4.jpg_srz_474_474_75_22_0.5_1.2_75_jpg_srz

Hace 91 años murió Franz Kafka. El único ser humano que, según Roberto Bolaño, contemplará el fin del mundo desde un trono de hierro.

Kafka se doctoró en derecho en 1906, ejerció un año como abogado y después trabajó en una aseguradora. Ahí, se supone y según recuerdo, es cuando comienza a escribir.

Probablemente El proceso sea la obra (tanto en en el unverso kafkiano como también dentro de la narrativa en general) que más ha sido estudiada para abordar distintos temas jurídico-filosóficos desde la literatura. De esto se ha escrito, y se ha escrito mmm no mucho, pero más de lo normal. Sin embargo, las posibilidades de la obra del nacido en Praga para nada acaban ahí. Tanto cuentos, com pasajes de otras novelas, como su misma biografía, ponen de relieve una obra con un trasfondo donde yacen un montón de cuestiones legales.

images

Un ejemplo claro, relacionado de manera directa con abogacía, es el cuento “El nuevo abogado”, escrito en 1917, y que se encuentra dentro del último libro publicado en vida por Kafka Un médico rural.

Replico el relato completo, sin necesidad de algún análisis o comentario, esto porque antes que aducir algún argumento falaz que diga que el relato se cuenta solo, la verdad es que estoy usando el mismo para un trabajo que estoy haciendo. Y pues a nadie le gustan los spoilers. Solo puedo decir que, como todo lo que escribió Kafka, el relato está muy, pero muy, pinche bueno.


kafka_blacque_jacquesflickrEl nuevo abogado

Tenemos un nuevo abogado, el doctor Bucéfalo. Poco hay en su aspecto que recuerde la época en que era el caballo de batalla de Alejandro de Macedonia. Sin embargo, quien está al tanto de esa circunstancia, algo nota. Y hace poco pude ver en la entrada a un simple ordenanza que lo contemplaba con admiración, con la mirada profesional del aficionado a las carreras de caballos, mientras el doctor Bucéfalo, alzando gallardamente los muslos y haciendo resonar el mármol con sus pasos, ascendía escalón por escalón la escalinata.

En general, la Magistratura aprueba la admisión de Bucéfalo. Con asombrosa perspicacia dicen que dada la organización actual de la sociedad, Bucéfalo se encuentra en una posición un tanto difícil y que en consecuencia y considerando además su importancia dentro de la historia universal, merece por lo menos ser recibido. Hoy –nadie podrá negarlo– no hay ningún Alejandro Magno. Hay muchos que saben matar, tampoco escasea la pericia necesaria para asesinar a un amigo de un lanzazo a través de la mesa del festín; y para muchos Macedonia es demasiado reducida y maldicen en consecuencia a Filipo, el padre; pero nadie, nadie puede abrirse paso hasta la India. Aún en sus días las puertas de la India estaban fuera de todo alcance, aunque su camino fue señalado por la espada del rey. Hoy dichas puertas están en otra parte, más lejos, más alto; nadie muestra el camino; muchos llevan espadas, pero sólo para blandirlas, y la mirada que las sigue sólo consigue confundirse.

Por eso, quizás, lo mejor sea hacer lo que Bucéfalo ha hecho, sumergirse en la lectura de libros de derecho. Libre, sin que los muslos del jinete opriman sus flancos, a la tranquila luz de la lámpara, lejos del estruendo de las batallas de Alejandro, lee y relee las páginas de nuestros antiguos textos.

Parecidos jurídicos razonables No. 2: Bobbio vs. Borges

BKeeRMLCcAEa_zm

Borges es argentino (aunque algunos estamos seguros de que es inglés) y Bobbio italiano, la afinidad es manifiesta. El primero es todo un género y el segundo generó la primer gran clasificación terminológica sobre positivismo jurídico. El apellido de los dos comienza con la segunda letra del abecedario. Borges estaba vuelto loco con los laberintos, de Bobbio algún filósofo mexicano dijo alguna vez que su obra tiene la complejidad de un laberinto, aunque Silva-Herzog Márquez afirmó después que “la mejor imagen que mejor representa el conjunto de la obra de Bobbio es, otra metáfora querida por Borges, que es la del mapa”. Bobbio sentenció “somos aquello que recordamos“, y Borges que la “memoria está hecha, En buena parte, de olvido“. Las memorias de Bobbio se agrupan bajo el lúgubre y evocativo título De senectute, Borges en Elogio de la sombra presenta una visión tan triste como sincera, y por ende lindísima, sobre  la vejez, el tiempo, la muerte y su ceguera, que para fines prácticos, sospecho, para él debió significar lo mismo…

Además de todo eso, a mi parecer, los dos son igualitos. De hecho, cada vez que veo a alguno de estos dos personajes, él uno me recuerda al otro, y al revés.

Eso. O de nueva cuenta cito a Fadanelli para intentar revivir esta descuidada sección…, “al final, todos los viejos se parecen“.