Monthly Archives: July 2015

Dónde trabajan los abogados No. 10

11701024_10207269298359400_3194730676554082212_n

“ASESORÍA JURÍDICA GRATUiTA SE DEFIENDEN TRABAJADORES DESPEDIDOS Cel. xxx. xxx. xxx. xxx. VIDEO JUEGOS”

Encontré el presente despacho de abogado en el Facebook del buen abogado administrativista (y blogueroDarío Ángeles. Con el siguiente rótulo que me parece preciso:

“Diversificación de servicios
Segmentación de mercados
Y aprovechamiento de oportunidades

Eso. O bien, de cómo la realidad virtual y el derecho pueden llegar a ser exactamente la misma cosa. La foto es en Colonia La Moderna, en Monterrey, Nuevo León, México.

8 preguntas sobre abogados (y algo más) a Manuel Atienza

El pasado día jueves 16 de julio de 2015, en la Universidad de Alicante, tuve la oportunidad de entrevistar a Manuel Atienza (Oviedo, 1951).

La entrevista, en la que hablamos sobre derecho y literatura, argumentación, Jhering, enseñanza jurídica, el carácter regional de la filosofía del derecho, entre otras cosas, saldrá publicada en unos cuantos meses en una revista jurídica mexicana.

Captura-de-pantalla-2013-11-09-a-las-16.53.26Al terminar, aproveché la ocasión para comentarle a Atienza sobre este blog y el nuevo espacio de entrevistas que tendrá. Le propuse realizar 8 preguntas concretas sobre abogacía y un peculiar ejercicio respecto a diversos temas relacionados tanto con su persona como con el derecho en general. Manuel accedió gustoso y el resultado, además de fructífero, me parece que fue bien interesante.

Manuel Atienza (dudo que haya todavía alguien que no lo conozca, pero bueno…), es catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Alicante, director de la revista Doxa y del máster de argumentación jurídica. Sin lugar a dudas, uno de los filósofos del derecho de mayor influencia en la actualidad.

Screen Shot 2015-07-19 at 12.03.52 PM

De hecho, tengo la sospecha de que Atienza, junto con Alexy, y Ferrajoli, es uno de los teóricos del derecho más citado en el mundo. No sé, habría que ver, pero lo que sí sé es que es el momento adecuado para relatar una anécdota que me sucedió el año pasado en un congreso sobre derecho y sociedad en Zaragoza. Después del evento, por azares del destinó terminé, junto a mi mejor amigo, en la cena de clausura. Al llegar tarde a la misma, casualmente el único par de lugares disponibles en la mesa eran al lado del gran Elías Díaz. Entre el buen ambiente de la cena, y después de varias (muchas) botellas de vino, en un determinado momento de la noche, tuve la osada ocurrencia de preguntarle a Elías sobre quién considera que es el mejor filósofo del derecho en España. Después de recorrer el claustro académico de bastantes Universidades, de mencionar una a una las virtudes de los juristas españoles, y de un preámbulo bastante educado de más de 7 minutos, Elías Díaz, como el gran maestro de maestros que es, finalizó su discurso diciendo que todos eran muy buenos. Excelentes todos. Después hizo una pausa, bebió agua, y dijo: “pero hay 2 que sobresalen. Uno es Paco Laporta y otro Manolo Atienza. De ellos, creo que Manolo ha sabido no solo exportar sus ideas de mejor manera fuera de España, sino también crear escuela, y eso es algo invaluable”. Ahí queda el relato para el anecdotario.

No me queda más que agradecer a Manuel Atienza por su confianza y, sobre todo, por su sinceridad y coherencia intelectual. Me siento muy afortunado de poder haber coincidido con él dentro de un salón de clases y de compartir durante mes y medio la experiencia alicantina. Como diría mi querido amigo Guillermo Garay, de haber sobrevivido, y con gusto, a esa tan afamada “clínica de desintoxicación positivista”.

A continuación las 8 preguntas sobre abogados, y algo más, a Manuel Atienza.


1. ¿Qué es lo primero que tienes en mente cuando escuchas la palabra abogado?

Manuel Atienza (MA): Por el hecho de que los 2 últimos años he dado clases en un master de acceso a la abogacía, el cual me ha causado una impresión mala, yo creo que lo primero que tengo en mente es falta de formación.

2. Menciona el primer abogado o abogada (no importando sean profesionales, profesores, políticos o bien personajes de literatura, series de televisión o cine) que se te venga en mente.

MA: Cicerón.

3. ¿Alguna vez pensaste ejercer como abogado?

MA: Sí, es algo que me habría gustado mucho. No dedicarme exclusivamente a la abogacía, pero sí defender de vez en cuando algún caso. Lamento no haber tenido esa oportunidad.

4. ¿Deben los abogado saber filosofía?

MA: Por supuesto. Pero no se trata simplemente de que deban saber filosofía por cuestiones, digamos, ornamentales, para ser un abogado culto, etc. Se trata de que, en mi opinión, no se puede ser un buen abogado si no se tiene cierta formación en filosofía y en teoría del Derecho. Por ejemplo, si lo que hace el abogado es, fundamentalmente, argumentar, parece bastante razonable pensar que quien sabe algo de teoría de la argumentación (lógica, teoría de la interpretación, etc.) va a estar en mejores condiciones para desempeñar su profesión. Un ejemplo bien importante es el de Genaro Carrió, a quien considero uno de mis maestros: el fue un gran abogado y un gran teórico del Derecho, y la teoría del Derecho sin duda contribuyó a que fuese tan buen abogado. Se puede ver esa influencia en un estupendo librito que escribió dando consejos a los abogados noveles.

 ¿Vaz Ferreria también ejerció como abogado, no es así?

MA: Sí, pero Vaz Ferreira muy poco. Y Vaz Ferreira siempre tuvo la preocupación de que la abogacía fuese una profesión intrínsecamente inmoral. Sobre esto escribió algunas páginas de gran interés, quizás un tanto ambiguas.

5. ¿Estás a favor o en contra del uso de la toga en la profesión?

MA: Creo que no es una cuestión importante. En principio, yo no movería un dedo ni a favor ni en contra, salvo que se diera algún contexto que cambiara las cosas. Me parece un tema parecido a la discusión sobre la República o la Monarquía, que en España fue un tema, por así decirlo, “candente” hace un par de años. Pero no me parece que las cuestiones decisivas de carácter político tengan que ver con eso: Suecia es una monarquía y las Juntas militares del cono sur, repúblicas.

6. ¿A qué crees que se deba el descuido por parte de la teoría estándar de la argumentación jurídica respecto a los abogados?

MA: Pues probablemente a que no hay teóricos del Derecho, o no hay muchos, que sean abogados. Seguramente se debe a que el ejercicio de la profesión es tan absorbente que no deja tiempo para hacer otra cosa. Pero es algo de lamentar. Una de las lagunas de la actual teoría de la argumentación jurídica es la poca atención que se presta al razonamiento de los abogados, en comparación con el de los jueces. Habría que animar a jóvenes abogados (o no tan jóvenes) a trabajaren ese campo, conjuntamente con filósofos del Derecho. Esa conjunción sería, yo creo, muy provechosa.

7. Robert Alexy afirma que la argumentación jurídica es un caso especial del discurso racional. ¿La de los abogados es un caso especial de discurso racional? ¿El abogado que argumenta bien, es el que sigue sus reglas?

MA: No, yo creo que eso es un error manifiesto de la teoría de Alexy. Error que fue detectado desde el comienzo, que no se ha corregido, y que muestra que la suya es una concepción de la argumentación excesivamente idealizada, a pesar de su manifiesta importancia.

Para construir una teoría de la argumentación, que de cuenta de todo lo que son nuestras prácticas argumentativas, no podemos quedarnos solo con la teoría del discurso. Existen muchos contextos de razonamiento jurídico en los que no se argumenta siguiendo estrictamente las reglas del discurso racional elaboradas por Alexy, y eso no tiene por qué verse como un defecto. La teoría de Alexy está pensada, podríamos decir, para las argumentaciones que llevan a cabo los jueces de las altas cortes o los dogmáticos del Derecho, pero deja fuera la de los abogados.

 Pero, dicho esto, creo que también es importante añadir que el hecho de que la argumentación de los abogados no pueda verse como un caso especial del discurso racional, no implica ningún desdoro para la profesión. O sea, no significa que nos encontramos frente a una profesión sucia (intrínsecamente inmoral), o algo por el estilo Se trata sencillamente de que, por razones institucionales, no se argumenta (no se puede, ni se debe) argumentar igual en todas las instancias jurídicas. Por lo demás, que no se sigan de manera estricta las reglas del discurso racional, no quiere decir que no jueguen ningún papel en la argumentación de los abogados.

8. Tu visión de la abogacía es que esta no es una profesión intrínsecamente inmoral, pero sí una profesión de riesgo moral. ¿Se te ocurren algunas herramientas o procesos para lograr dicha concepción?

MA: Los códigos deontológicos sin lugar a dudas pueden jugar un papel, pero quizás no sea el único instrumento. En una de las últimas cosas que he escrito sobre esto, aparece una propuesta (de un autor estadounidense) que me parece interesante: se trata de recurrir al diálogo como herramienta para abordar problemas éticos de la abogacía. El diálogo con el cliente que pretende llevar a cabo una actuación que plantea problemas éticos al abogado, o el diálogo entre los propios profesionales, los miembros de un despacho jurídico. Como digo, puede ser un buen instrumento para identificar dónde hay un problema ético y dónde hay que poner una línea roja, un límite que el abogado no debería traspasar por razones morales.

A continuación, te diré una serie de nombres conceptos y por asociación me gustaría que respondas lo primero que se te venga a la mente:

España España como problema
Rodrigo Rato Representativo de lo peor de España
Oviedo Vetusta
Alicia Florrick Un personaje que me resulta interesante: está dispuesta a arriesgar, a triunfar, pero no se olvida de que existen principios, límites
Latinoamérica El futuro
Juan Ramón Capella Un gran intelectual. Alguien del que he aprendido mucho y con el que me habría gustado tener una relación más próxima
Positivismo jurídico Algo que debemos dejar atrás
Jhering El sentido del derecho
Génova ¿Por qué habrá prendido ahí la filosofía analítica?
Dr. House Ayuda a pensar
México Modelo de grandes defectos y de grandes virtudes
Elías Díaz Una gran persona con las ideas claras, me parece que es lo que dijo él alguna vez de Renato Treves
Argentina La quintaesencia de la frustración: ¿por qué Buenos Aires no es la Atenas de América?
Constitucionalismo Una idea a desarrollar
Derecho Algo de lo que merece la pena ocuparse
Alicante Un lugar en busca de una identidad
Máster de argumentación jurídica El proyecto más exitoso en el que he participado

Nueva sección: 8 preguntas sobre abogados (y algo más)

hthevigilante1

Este blog recién cumple un año de vida. Justo también se están por alcanzar las 12.000 visitas. Para celebrar dichos acontecimientos me parece oportuno crear una nueva sección, que pueda contribuir a hacer de este espacio un foro más transversal y plural.

Esta nueva sección denominada “8 preguntas sobre abogados (y algo más)” pretende enriquecer la discusión sobre el tema, ya que involucra de manera directa, a 2 personas. Por un lado al que ahora escribe, y por el otro a cualquier tipo de persona relacionada, o no, con el derecho, que se someta al interrogatorio.

A pesar que desde hace rato le había estado dando vueltas a lo de las entrevistas, me tardé en idear esta sección por no saber cuántas preguntas formular, si sería una entrevista estándar para todos, o bien diseñar una para cada caso específico. Al final, como siempre, lo que decidí fue no decidir y mezclar todo. Así he considerado que serán 8 preguntas las que conformen el cuestionario, ¿por qué 8 y no 9? ¿o 10? ¿o 17? Por 2 cosas, la primera porque este blog no cree en los decálogos, entonces descartamos el número 10. Y  segundo, porque 8 no son muchas pero tampoco pocas, porque me parece un número bonito que es primo del signo del infinito (∞), y, sobre todo, porque me dio la gana. Las 8 preguntas se estructurarán en:

  • 4 generales, que no van a variar para cada entrevistad.
  • y 4 específicas, que dependerán de la persona que contesta.

Al final de la entrevista se realizará un breve ejercicio del cual prefiero no dar spoilers, ya que el día de mañana se estrena esta sección y en estos momentos tengo mucho sueño. También, al inicio se pondrán los datos generales de la persona entrevistada, se relatará una breve anécdota al respecto y poco más. Con esto basta y sobra. Ya verán qué bien nos la vamos a pasar.

Meme sobre El Chapo y el día del abogado

Ayer sábado 11 de julio se escapó (otra vez) El Chapo Guzmán de la cárcel del Atiplano I, en el Estado de México. Hoy domingo 12 de julio se celebra en México el día del abogado. La relación entre ambos sucesos los condensa a la perfección el meme de este post.

La imagen la encontré en la cuenta de Javier Carmona, mejor conocido en Twitter como @soysaverio, a quien invito a seguir y estar al pendiente de lo que escribe, ¡un crack!

Al parecer, El Chapo escapó por un túnel de 1.5km desde una regadera de su celda hasta una casa en obra gris, en ese sentido, mi querida @adrianawall propone un buen título para lo sucedido “de cuando ingenierxs pudieron más que lxs abogadxs“…

Tiene razón, feliz día del abogado.

CJulIpjUsAAgG7A

Memes sobre abogados.

 

Meme sobre El Chapo y Saul Goodman

Desperté con la noticia de que se ha vuelto a fugar de una prisión de máxima seguridad el mayor narcotraficante del planeta, Joaquín “El Chapo” Guzman.

Me ahorro comentarios (no creo que se pueda decir nada sensato al respecto), los chistes y los memes ya abundan (encuentran una buena recopilación en el timeline de mi querido @soysaverio), también las hipótesis y el impulso que convertirá a este personaje en una especia de mito. En fin.

Me limito a postear un meme sobre su segunda captura, hace ya varios meses. Y que hoy también viene como anillo al dedo, una vez que el Chapo se encuentra libre y tendrá que esquivar, a toda costa, al sistema de justicia mexicano.

Es sobre el abogado de Walter White en Breaking Bad, y ahora protagonista de su propia seria Better Call Saul! (por acá escribí en La Silla Rota alguna vez sobre esta), Saul Goodman, quien ante sus fantásticas habilidades para actuar en un espectro que va desde lo legal, pasando por lo alegal, hasta lo ilegal, invariablemente encuentra soluciones para los problemas jurídicos de sus clientes.

meme5

Memes sobre abogados.

Sobre abogados y #MarriageEquaility

Entre tanto verano, el fervor por la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en EEUU (acá en Borde Jurídico una excelente narración de lo sucedido, escrita por ), el día del orgullo, los arcoíris en Facebook y los ayuntamientos del mundo, había olvidado que tenía esta viñeta (que me parece buenísima) sobre abogados (de divorcios) y #MarriageEquaility. Más vale tarde.

Aunque el cartón se explica solo… Ante la decisión de la Suprema Corte, diversos hombres celebran y se abrazan gustosos. Un par de personas ajenas a este colectivo, extrañadas, se preguntan entre sí: ¿Gays?, Abogados de divorcios.

Supreme-Court-gay-marriage-delonas-495x330


Viñetas sobre abogados.

 

“Mi ex-esposa tuvo un mejor abogado”

6lawyer

“Su abogado fue mejor que el mío”

Allá como por inicios de este siglo, cuando creo que era joven, me pegué junto a tres de mis mejores amigos un viaje a Dallas (¿o era San Antonio?) a ver a Metallica. El concierto estuvo bien, fue justo cuando acababa de entrar Robert Trujillo al bajo, entonces había mucha expectativa y aunque el playlist no fue el mejor, se cumplió con una de las cosas que tenía que hacer antes de morir que es ver en vivo a Hetfiled y compañía antes de que murieran (o lleguen al absurdo de tocar rap).

Recuerdo que mientras hacíamos fila para entrar al concierto un “homeless“, acá en España les llaman “sintecho”, en México acaso sería un “teporocho” o “pordiosero”, estaba pidiendo dinero con un cartel que decía: Why lie I need a beer (Por qué mentir, necesito una cerveza). Me acuerdo que nos reímos mucho, y nos pareció una manera bien ingeniosa y sensata no solo de pedir ayuda, sino también de asumir su situación frente a la vida.

En México no recuerdo haber visto esta clase de carteles para solicitar ayuda. En Madrid sí. Hace un par de meses, junto al Mcdonalds de Atocha, me encontré una persona con un cartel que ponía: “Para el Ferrari”, haha. Recuerdo que me hizo gracia y que me pareció una manera tan transgresora como alternativa de buscarse la vida.

La total ausencia de necesidades básicas apelando al sentido del humor para obtener caridad, es un tema súper complejo que habría que darle una buena pensada. En general al tema de los homeless, pero en definitiva es un tema que antes que teorizar sería mejor intentar incidir en el mismo.

A partir de esto que relato, durante un tiempo tuve la idea de ir recolectado imágenes de personas con este tipo de carteles pero que hicieran alusión a los abogados. Encuentro una frase, que es el común denominador:

“My ex-wife had a better lawyer”    

(Mi ex-esposa tuvo un mejor abogado)

A continuación cinco fotografías que me encontré sobre lo que estoy escribiendo:

9b3be50ae0509d41562e6f76560a4cf71

chris-exwife

7becefe6d54f83a13893d979c0b728b2

my-ex-wife-had-a-better-lawyer

Screen Shot 2015-02-19 at 8.21.05 PM

Vamos a ver tres cositas antes de decir algo propiamente sobre el tema de los abogados de divorcios, los homeless y los carteles.

  • De entrada todas las fotografías que encuentro me parece que son en Estados Unidos, siguiendo esa ambivalente tradición que conjuga un modo de vida outsider y al mismo tiempo una concepción del entorno desplegada a partir del humor ácido e incómodo. La absurdidad que conlleva el ser homeless viviendo en el país más poderoso del mundo.
  • Todas las personas de las imágenes que he recopilado son hombres, de hecho creo que por ahí hay algo de machismo, bueno mmm no sé, seguro que sí pero no sé. No propiamente en que la mayoría de homeless sean hombres, sino en el mensaje del cartel.
  • Tomar fotografías a las personas que se encuentran en esta situación de falta de necesidades y pobreza es más bien un acto violento, acaso vulnerador. Lo que yo he visto es que muchos se quitan ese cargo de conciencia de fotografiarlos, dándoles al final una retribución. Creo que esto es algo también muy gringo, muy snob, muy feo a mi parecer, pero también, por otro lado, en las imágenes la mayoría de los homeless se encuentran sonriendo, e incluso algunos posando. Creo que aquí lo del humor es crucial. La manera de asimilar y asumir dichas situaciones dependerá en un primer momento de la persona que se encuentra pidiendo dinero, y después, pero solo después de aquel que quiera captar el momento en algún dispositivo electrónico. Ahora bien, para el caso en concreto algunas de estas fotografías han tenido tanto éxito que ya cuentan con viñetas y productos comercializables. Inexplicable todo.

Sobre el mensaje de los carteles habrá algo que decir, aunque cualquier cosita pues ya escribí más de lo que tenía pensado.

Abogados y divorcios es un tema. Al perecer, según dice mi amiga Crestina (y a mi amiga Cres le creo), los mediadores vienen con todo, o sea la mediación es el futuro. Y sí, no se puede negar que todos estos métodos alternativos de resolución de conflictos cuentan con un potencial tremendo, y que tarde que temprano servirán para enfriar los ánimos de tantas y tantas personas que ejercen la abogacía con el único fin de pelear para dejar en la ruina.

Peeeeeeeero, justamente esa concepción del derecho en los divorcios, conjugado con el factor emotivo, resulta fundamental para contemplar a estos procesos como si fueran una especie de duelos a muerte, de batallas fatales, donde los instrumentos jurídicos son contemplados como armas mortales, y donde el oponente, al que hay que hacer añicos, no tiene derecho más que a ser vencido.

Al utilizar el derecho de forma tan desinhibida se puede caer en la tentación de lastimar a la persona que está detrás de un abogado y del propio derecho. La persona se convierte entonces en un ente jurídico y pasa a segundo término. Y ahí, justo ahí es cuando el derecho deja de tener sentido. Los abogados como traductores, como los encargados de trasladar lo jurídico a lo vivencial, resultan actores cruciales en estos procesos para influir sobre las vidas de terceros. Dependerá en gran parte el rol que asuman. No creo que se trate de vencidos y vencedores, ni de ganar o perder, ni tampoco de dejar en la calle, de quitarles hasta el último centavo, ni mucho menos de ganar en en los tribunales lo que no se pudo en la vida. Creo que, en estos casos, se trata de otra cosa.