Tag Archives: Harry Potter

Sobre Harry Potter, Roscoe Pound, magia, la Ley y el Orden, y enseñanza del derecho

Mañana cumple años Harry Potter. Y las relaciones entre este personaje y el derecho son bastantes (acá en el blog ya he escrito mucho sobre el tema). Leyendo sobre realismo jurídico norteamericano, en específico sobre la figura de uno de sus exponentes más emblemáticos, a la vez que mas radicales, Roscoe Pound (ideólogo de la postura que postula el escepticismo sobre los hechos), me encontré en uno de sus libros, exactamente en Courts on Trial: Myth and Reality un American Justice, la siguiente cita sobre la noción que este jurista tenía sobre la magia y su relación con el derecho…

El fenómeno de la magia para mi puede entenderse como una forma de explicar el derecho moderno, así como el ritualismo en este campo social. Estoy seguro que el mecanismo psicológico entre el lenguaje jurídico y el uso de la magia en las sociedades primitivas es el mismo: ambos trataban de influir en las cosas más allá del control inmediato de un individuo”

La cita da para mucho, para construir sobre la misma una tesis entera desde la vertiente analítica del derecho. Y es que las relaciones entre lenguaje, operadores jurídicos y magia creo que tiene potencial. Pero por el momento estoy tan cansado, y en mis últimos días de vacaciones, que antes que empezar a teorizar sobre la misma, me limito a transcribir la definición que la Real Academia proporciona de magia, digo de derecho, digo de magia… Digo… Ustedes elijan.

Arte o ciencia oculta con la que se pretende producir, valiéndose de ciertas palabras y actos, o que con la intervención de seres imaginables, resultados contrarios a las leyes naturales.

Eso y un meme, sobre su aprendizaje de estas ciencias oscuras. En cualquier caso, feliz cumple al mago que venció a He-Who-MustNot-Be-Named.

Decir que ver Harry Potter te enseña a ser mago, es como decir que ver La Ley y el Orden te enseña a ser abogado


Viñetas de abogados.

Advertisements

Una lectura de la constitución a partir de Harry Potter

screen-shot-2017-02-05-at-11-59-20-am

Hoy cinco de febrero es día de la constitución mexicana, texto mágico. Literatura ficción. Algo no apto para muggles. Siguiendo esa lógica, entonces, realizaré una una lectura al estilo Harry Potter, a partir de los títulos de los libros del mago, condensando algunos artículos para su mejor entendimiento

  1. Harry Potter y las piedras preciosas en los yacimientos como dominio directo de la Nación (art. 27)
  2. Harry Potter y la cámara de diputados y la de senadores (art. 50)
  3. Harry Potter y el aprisionado por deudas de carácter puramente civil (art. 17)
  4. Harry Potter y la fisCALIZación Superior de la Federación (art. 79)
  5. Harry Potter y el orden público (art. 6)
  6. Harry Potter y el misterio del principio pro persona (art. 1)
  7. Harry Potter y las reliquias del constituyente de 1917 (preámbulo)

Meme sobre Harry Potter y el uso del latín en los abogados

52bb80a9b715b08524bfb240d7b26f31

“RES IPSA LOQUITUR, toma eso tú bastardo negligente”

Que se joda Hogwarts. ¿Por qué el Príncipe Mestizo no fue a la escuela de Derecho y tomó la clase de contratos?

Screen Shot 2016-01-14 at 1.05.08 PM.pngHoy falleció Alan Rickman, actor que interpretó al profesor Severus Snape en las películas de Harry Potter. La verdad que su pérdida me da pena, no solo por dar vida a quien creo es mi personaje favorito de la saga de J. K. Rowling, sino también por que era, relativamente, joven, y al parecer buena gente, en fin, las personas desaparecen de este mundo y ya está, habrá que seguir…, pero pues…

No pensaba escribir nada al respecto, ando hasta el cuello de cosas pendientes, además de que el lunes murió Bowie y, de forma oportuna, aproveché la coyuntura, y, sobre todo, teniendo en consideración que ya he escrito algunas-muchas cosas sobre Potter y los abogados. Peeeeeeeero me contactó mi mejor amigo, Alejandro “Boxi” Rodríguez, y me dijo que posteara algo, !que no chingue!, que era Snape y que algo habría que relacionar con los abogados. Le dije que hmmmm, y me respondió que no mamara, que Snape: “siempre fue fiel. Estuvo metido en la mierda del lado obscuro. Siempre cuido a Harry. Como un abogado a un cliente. No sé. Algo así“.

Nunca lo había visto de esa manera, pero ahora que lo pienso, Boxi tiene razón, pues si bien el fuerte de Snape eran las pociones, también lo es que sus virtudes como persona paciente, discreta, muy diligente en sus oficios, con la capacidad de ser consecuente con las complejidades que planteaba estar al mismo tiempo con Voldemort y la gente de Dumbledore, su sagacidad e inteligencia, y su estilo…, todo sumaba para que este mago también pudiera dedicarse al oficio forense.

La verdad es que difumino y confundo a Alan Rickman con Severus Snape, y sí, o sea al primero lo recuerdo acaso también en la película Love Actually, pero poco más. A Snape lo traigo a mi mente cada rato que hablo con alguien de literatura fantástica. Bueno, da igual, el caso es evocar al personaje, al actor, a la idea, y rendirle tributo a través de estas líneas.

Buscando alguna imagen para ilustrar esto que escribo, me encontré con este meme (más bien una postal de esas de broma) que, aunque tengo la sospecha que solo les causará gracias a los muy fanáticos, hace alusión a Severus, al Príncipe Mestizo, y a la carrera en Derecho, evocando lo difícil que resulta cursar la materia de “Contratos”. Abajo traduzo la misma…

Screen Shot 2016-01-14 at 8.52.28 AM

“Que se joda Hogwarts. ¿Por qué el Príncipe Mestizo no fue a la escuela de Derecho y tomó la clase de contratos?”

Dos recomendaciones bibliográficas sobre Harry Potter y el derecho

En mi opinión, y después de buscar, leer y revisar por algún tiempo bibliografía sobre Harry Potter desde una óptica diferente a la narrativa, son 2 los libros que mejor develan las relaciones entre el mundo del derecho y la novela fantástica de J.K. Rowling:

El primero:
Fantasía, distopía y justicia. La saga de Harry Potter como instrumento para la enseñanza de los derechos humanos. 2010. Tesis doctoral escrita por Luis Gómez Romero, y dirigida por maestro Miguel Ángel Ramiro.

Screen shot 2014-08-04 at 1.07.42 AM

La verdad es que me puse más triste cuando descubrí este trabajo, que cuando murió Dobby. Por la sencilla razón de que yo debí haber escrito esta tesis. Pero bueno, esperaré  pronto conseguir un “giratiempo”.

Unknown

Gómez Romero, según me dicen, es un fuera de serie. Alguien que sabe mucho y de muchos temas. Ha escrito sobre Watchmen, tiene un libro sobre Literatura garantista, el cual fue revisado por Rodolfo Vázquez. La calidad de sus trabajos es tan buena como su creatividad y modo de abordar aspectos jurídicos que otros, sencillamente no ven, o no quieren ver. La tesis, es súper amena y bastante lúcida, tanto para fans del mago, como para muggles. Al grado que fue galardonada con un accésit en la edición 2010 de los Premios Injuve para Tesis Doctorales aquí en España.

El segundo:
The Law and Harry Potter. 2010. Compilación de artículos, editados por Jeffrey E. Thomas y Franklin G. Snyder.

41DJdU8GgyL

Este libro, que es una compilación, más allá de ser bueno en su conjunto, contienen una amplia variedad de excelentes artículos de diversa índole dentro del campo del derecho que bien sirven para interesarte otros temas tangenciales, reunidos en torno a la figura del mago.

Para mis intereses que son los abogados y la enseñanza del derecho (que sospecho que al final, pero solo al final, son lo mismo) destaco el articulo de Leonora Ledwon titulado “Harry Potter Goes to Law School” y “Who Wants to Be a Muggle? The Diminished Legitimacy of Law as Magic”, escrito Mark Edwin Burge.

Harry Potter y los abogados

Harry_Potter__Ace_Attorney_by_GnomeLiberatorHoy, 31 de julio, cumple años Harry Potter. Su creadora, J. K. Rowling, en ninguno de los 7 libros que conforman la saga de este mago, hace referencia explícita y directa a los abogados. Reitero, de manera explícita y directa.

Tomás Moro en su obra Utopía, donde de manera satírica, describe una isla ideal al tiempo que analiza cuestiones de índole político-filosóficas, excluye a los abogados de su sociedad imaginaria. La cita exacta es…

“…quedan excluidos todos los abogados en Utopía, esos picapleitos de profesión, que llevan con habilidad las causas e interpretan sutilmente las leyes”.

Ahora bien, que este pensador londinense haya prescindido de los abogados, para nada significa que dentro de su concepción ideal de sociedad, existieran personas que debieron de ejercer un rol más o menos parecido al de estos profesionales, pues, al final del día, la Utopía de Moro se erige sobre el derecho.

mor_1516

Ilustración de la isla Utopía, publicada en 1516.

Y es que como derecho y abogados son productos concomitantes, una institución no se concibe sin la otra. Más que ser fenómenos complementarios, los entiendo como necesarios, ¡ojo!, no sé si indispensables, pero sí necesarios. ¡Ha! Justo como Voldemort y Harry.

Algo más o menos así como lo de Moro con los abogados, podría decirse sobre este mismo tema en las novelas de Potter.

Las interpretaciones, analogías, coincidencias, elementos simbólicos, formas y demás aspectos sobre el derecho en la obra de J. K. Rowling, terminan por mezclarse, –y por ende confundirse–, con lo fantástico, manifestando un vasto contenido para analizar y repensar temas jurídicos en Harry Potter

A bote pronto recuerdo varias anécdotas sobre este tema. Mi amiga Lorena Sanders, hablando del envío de notas interdepartamentales en el Ministerio de Magia, para explicar la teoría del acto administrativo. Las lecturas que se pueden hacer de la constitución mexicana a través de los títulos de los libros de la saga de Potter, que Ivonne Garza replicó en uno de sus artículos publicado en EL NORTE. Lo mucho que puede dar el tema de muggles y mudblood para abordar cuestiones de la critical race theory. O los escándalos que existieron entorno a las disputas de propiedad intelectual y la obra. De esto último, precisamente existe hasta un libro de casos.

Como menciono, el tema tiene mucho contenido no solo jurídico, sino también filosófico y político. En fin… Me centraré en mi tema, que es el de los abogados, y acaso el de educación jurídica (que tal vez, pero solo tal vez, sospecho que al final, pero solo al final, es el mismo tema).

deathly-hallowsEn el séptimo y último libro de la saga, Harry Potter and the Deathly Hallows, al momento en el ministro de magia, Rufus Scrimgeour, entrega los bienes de la herencia de Dumbledore a los protagonistas de la historia, existe el siguiente diálogo con Hermione, en el que se hace un guiño a las profesiones jurídicas, o bien al hacer carrera dentro del ámbito del derecho.

Como dicho libro lo tengo en inglés, copio la cita, tal cual…

“Are you planning to follow a career in Magical Law, Miss Granger?” asked Scrimgeour. “No, I’m not,” retorted Hermione. “I’m hoping to do some good in the world!”

La traducción, acaso, sería…

“¿Está pensando en hacer carrera dentro del derecho mágico, señorita Granger?” Preguntó Scrimgeour. “No, no lo estoy,” replicó Hermione. “Tengo la esperanza de hacer algo bueno en el mundo!”

Vamos a ver. ¿A qué se refiere el ex ministro de magia cuando le dice a Hermione si hará carrera jurídica (mágica)?

No voy a hacer una exposición de cómo funciona el sistema legal en Harry Potter. ¿O sí? No. Aunque a grandes funciona así:

Las normas jurídicas en el mundo mágico encuentran su principal fuente a través del Ministerio de Magia, que se estableció en el siglo XVII por la Confederación Internacional de Magos. Cada determinado territorio, cuenta con una institución equivalente, dirigida por un ministro de magia, cuya elección no queda del todo clara a través de los siete libros existentes.

Unknown

Aunque concurren discrepancias en diversos foros sobre este tema, el Ministerio de Magia está compuesto por entre 7 y 9 departamentos, donde destaca: el Departamento de Seguridad Mágica (Department of Magical Law Enforcement), que de aquí es de donde depende la oficina de aurores, la oficina de uso inapropiado de la magia, y Wizengamot, que digamos en lo que se podría denominar como poder judicial. Bueno, no sé.

Pues no existe una clara división de poderes en el mundo mágico, pues en lugar de prevalecer un cuerpo legislativo o parlamento que se encargue propiamente de legislar, el sistema que se sigue es más o menos un sistema basado en el derecho administrativo, pues las normas, decretos y reglamentos provienen de los propios departamentos que conforman el Ministerio.

Como decía existe Wizengamot, que es una asamblea conformada por magos y magas que presiden juicios de diversa índole cuando es requerido. En todo caso sería más bien como un tribunal ad hoc, o especial, que aunque permanente, puede ejercer funciones de manera pasiva.

images

Qué desmadre. A lo que quería referirme es a que Hermione Granger se niega, según las líneas citadas arriba, a ser parte de dicho sistema jurídico. Pues quiere hacer bueno por el mundo. Digamos que quiere cambiar el mundo, antes de pertenecer al sistema que lo mantiene.

Yo ya he pensado mucho con mi compadre el dos veces maestro Carlos Asúnsolo sobre la idea de cambiar el mundo, de hecho tenemos algo escrito por ahí. Pero la verdad, es que encontramos más argumentos para no cambiarlo que para cambiarlo. Pero bueno, la pregunta que se oculta tras la frase aludida es, ¿si un mundo con abogados sería mejor o peor?

Aglutinando una compleja serie de funciones divergentes, el carácter ambiguo del abogado depende en gran medida de si el rol que realiza lo hace en complicidad con el sistema en el que se desempeña, o en el extremo opuesto, a través de la faceta de agente que intenta desestabilizar al mismo. Mientras que por un lado el abogado tiene la posibilidad de perpetuar un conjunto de postulados empatados con la obediencia y la colaboración de las estructuras jurídicas, al mismo tiempo cuenta con la opción de fungir como elemento subversivo que revoluciona las instituciones dentro de las que tradicionalmente existe certidumbre.

Probablemente, la ambivalencia de los abogados para Hermione sea un tema menor. Tan menor que esta termina precisa y contradictoriamente haciendo carrera dentro del campo del derecho.

Después de 7 años de que J.K. Rowling diera por concluida la historia de Harry y compañía, hace un par de semanas, con ocasión del mundial de Brasil 2014, en su página www.pottermore.com, la autora, al estar realizando crónicas periódicas sobre un supuesto mundial de quidditch que sucede en el mundo mágico, publicó un texto de 1.500 palabras titulado “El Ejército de Dumbledore se reúne en la final del Mundial de quidditch, donde a manera de crítica a los tabloides británicos, describe un poco lo qué ha sido de Harry, Ron y Hermione después de la última página del último libro Harry Potter and the Deathly Hallows.

quidditchworldcup

Así entonces, lo que le depara a Hermione Granger en el futuro, según lo último que escribió J.K. Rowling sobre esta es: un meteóricamente asenso en el Departamento de Seguridad Mágica, con, tal vez en algunos años, la posibilidad de ser ministra.

Resulta difícil pensar que un mundo sin abogados puede ser un mundo mejor, pues si bien es cierto que hoy en día estos profesionales, actuando como cómplices del sistema, se han convertido en actores alineados a los intereses que les convengan, también habrá que mencionar su rol preponderante en la construcción de múltiples instituciones jurídico-políticas que han servido de sustento a nuestra civilización y en igual sentido han hecho posible la efectividad de los derechos plasmados en múltiples ordenamientos.

Todos nos quejamos de los abogados, y de los operadores jurídicos en general, pero o terminamos requiriendo uno de ellos. O somos unos de ellos. Incluso Hermione Granger.

images-1

Hermione consternada.

¿Qué pasaría si Harry Potter fuera un personaje de La Ley y el Orden?

El quinto libro de la saga de Harry Potter se titula originalmente en inglés: Harry Potter and the Order of the Phoenix.

harry-potter-and-the-order-of-the-phoenix-cover

“La Orden del Fénix”, es una organización de carácter secreta fundada por Dumbledore, para combatir, principalmente, a los Mortífagos y la latente amenaza de Lord Voldemort.

En arrebatos absurdos de creatividad e ingenio, los títulos de las obras de J. K. Rowling han sido distorsionados hasta el ridículo para provocar gracia, o sencillamente para convertirse en una especie de metaficción que, nosotros los fanáticos del mago, agradecemos enormemente pues se sigue engordando la vastedad del universo de Harry Potter.

En este sentido, el título de “La Orden del Fénix”, generalmente se le ha relacionado con la serie de televisión  Law and Order, “La Ley y el Orden”.

lawrorderphoeix

Para estudiar la “La Ley y el Orden” no es suficiente un post aparte, ni tampoco un paper, ni un blog entero dedicado a este programa norteamericano. “La Ley y el Orden” merece una enciclopedia completa para analizar las múltiples cuestiones jurídicas y culturales manifestadas a través de este programa.

Solo después de Los Simpsons, el programa de “La Ley y el Orden” es, sin contar sus derivaciones, ni sus spin-offs, el segundo de mayor duración en la historia de la televisión.

260px-Lawandorder01

No recuerdo el libro, ni el autor, ni la cita, o sea no recuerdo nada, ahora entiendo Peña Nieto en la FIL, pero recuerdo que en un libro sobre abogados estadounidense que leí hace no mucho (probablemente The Happy Lawyer o Lawyers and Vampires: Cultural Histories of Legal Professions, o quizá otro) venía una cita que no pude subrayar, pues el libro era de la biblioteca, pero que me quedó grabada porque decía que es probable que en Estados Unidos gracias al programa “La Ley y el Orden” se tenga una noción más general (acaso distorsionada, pero noción al fin) sobre el sistema jurídico de dicho país, antes que gracias a algún libro o alguna determinada política pública.

¿Qué pasaría si Harry Potter y compañía fueran personajes de “La Ley y el Orden”? (Que conste que es la versión de SVU: Special Victims Unit (Unidad de Víctimas Especiales))

Bueno pues, algo así…

El video está muy bien hecho y a mi me pareció bastante bueno. Destaco la típica proyección que se le da al sistema acusatorio gringo, el papel preponderante del jurado y sobre todo la figura del juez representada por una añeja calaca presente más en un sentido alegórico que sustantivo.