8 preguntas sobre abogados (y algo más) a Nancy Onofre

El pasado día miércoles 5 de abril de 2017, en el Hospital Muguerza, tuve la oportunidad de entrevistar a Nancy Onofre Castillo (Torreón, Coahuila, México 1956).

Screen Shot 2017-10-15 at 12.05.36 AMNancy Onofre es abogada por la Universidad Autónoma de Nuevo León, con maestría en derecho laboral por esa misma Institución, también ha estudiado recursos humanos en la UCLA y estrategias para el desarrollo social en el Banco Mundial. Se ha desempeñado en el sector privado en una empresa de telecomunicaciones y también en el sector público en distintas instancias de Gobierno tanto en el orden municipal como estatal aquí en Nuevo León, preponderantemente en el área de educación y finanzas.

La Licenciada Onofre, o simple y sencillamente la “Lic.”, no puedo mentir, es mi mamá. Y como lo personal es político, y este blog, es tan personal como político, desde hace meses esbocé esta entrevista cuya realización no me quitó más de siete minutos, pero que llevo pensando, no es mentira, más de siete meses.

De mamá podría escribir una enciclopedia. Muchas y muchas páginas que relaten sus hazañas, sus consejos, sus recuerdos, sus risas, sus lágrimas y sus abrazos. Que narren todas esas veces que salió adelante y consiguió lo que se propuso, a pesar de todo, a pesar de todos… Terca como ella sola, puedo afirmar que en mi vida no he conocido a nadie tan perseverante, disciplinada, independiente e insistente como ella, para bien y para mal.

Anécdotas sobre mi madre abundan, he escuchado historias sobre su vehemente militancia en ese lúgubre partido político que un día la ilusionó por intentar ser oposición y años después la decepcionó, presentando su renuncia en congruencia con sus ideales, sobre su pasión por el fútbol, por ejemplo aquella vez que viajó sola al Distrito Federal para presenciar uno de los primeros campeonatos de los Tigres, de su obsesión y fanatismo por comprar lentes de sol, de cuando era la única mujer en un puesto directivo en una trasnacional, de cuando era maestra en la Facultad de Enfermería y se enamoró de uno de sus alumnos con el cual terminó casándose, teniendo un hijo y todavía al día de hoy compartiendo una vida, de sus múltiples operaciones y batallas libradas en hospitales, de aquella vez que me acompañó a mi primer concierto de rock  en una escandalosa plaza de toros abarrotada por pubertos, de cuando conoció a Schwarzenegger, o incluso cuando en Oaxaca tropezó y cayó por varias escaleras, quebrándose varios huesos, y aguantó estoicamente para evitar arruinar las vacaciones familiares.

De mi mamá podría escribir varias tesis, no lo hago porque sé que no me dejaría, entonces me limitó a dedicárselas. Me limito también a confesar, por medio de estas líneas, que estudié la licenciatura en derecho por su culpa. Que cuando más me aburre ser abogado, cuando me parece más patético esto de la ciencia jurídica, pienso en ella, como mi mayor ejemplo, como una persona plena y segura de sus decisiones.

De hecho, siempre que hago la segunda pregunta de este cuestionario, da igual sea el mejor académico, algún ministro, o alguien que admiro…, cuando le digo a mis entrevistados que me digan al primer abogado o abogada (no importando sean profesionales, profesores, políticos o bien personajes de literatura, series de televisión o cine) que se les venga en mente, yo trato de adelantarme a sus respuestas, pensando qué contestaría yo, e inevitablemente siempre pienso en mamá, como mi principal referencia personal y profesional.

Camus, alguna vez, dijo que “entre la justicia y mi madre prefiero a mi madre”. Pues eso.

Aunque mis abuelos no dejaron estudiar a mamá para ser antropóloga, teniéndose que conformarse con derecho, ella nunca ejerció la dulce y gustosa venganza con su hijo. De hecho, yo nunca me sentí presionado al elegir carrera, pues ella nunca me incitó a tomar esa decisión, ya he contado algunas veces que estaba entre estudiar para ser músico o abogado (¡muy bien orientado el muchacho!), solamente recuerdo que dijo que cualquier decisión que tomara me iba a apoyar al cien por ciento.

Y es que, si pudiera definir nuestra relación en una palabra, sería libertad (¡para la libertad!, cantaría Serrat los versos de Miguel Hernández), suena a tópico, pero mamá nunca me prohibió nada (igual por eso me da igual casi todo (menos obviamente mi madre)), nunca me dijo no (igual por eso soy tan chiflado), nunca me dijo que por tal o cual decisión me iba a arrepentir (igual por eso siempre intento ser feliz). Muchas veces me equivoqué, lo sigo haciendo, y ella distante, más nunca ausente, quizá pensando que me lo había advertido, me anima a continuar.

A ella, le agradezco todo lo que soy. Y, en definitiva, si algo soy es abogado. Pero antes que agradecerle por ser abogado, quizá lo que más le tengo que agradecer es que me haya inculcado la pasión por la lectura y la música.

Mamá y yo hemos establecido una cómplice relación a partir del arte, a partir de artistas, que se contraponen pero al mismo tiempo nos complementan.

En un temprano cumpleaños me regaló El Laberinto de la Soledad de Octavio Paz, y he de confesar que en esos momentos me cambió la vida. Las partes de las máscaras, de la chingada, del petróleo, me resultaron esclarecedoras para intentar explicar este difuso espacio en el que nos ha correspondido ser una familia. Para devolverle el favor, años después, y fuera de México un día le presenté a Los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño.

De niño, mamá me hablaba de un catalán que no solo fungía como embajador de dios en la tierra, alguien perfecto cuyas canciones se transformaban en poemas. Así crecí, escuchando a Serrat y sus Cantares, su Penélope, su Mediterráneo, sus Locos Bajitos. Tiempo después me limité a presentarle la aguardientosa e irreverente voz de Sabina. Su reunión en 2007 vino a fusionar lo mejor de nuestros mundos.

Recuerdo cuando era niño muchas tardes en casa de mis abuelos, mientras iba apresurada a comer, que mamá leía sin falta la columna que Germán Dehesa publicaba diariamente en el periódico Reforma. Recuerdo su risa, carcajadas a todo volumen, al leer a su cronista preferido. Me llamaba la atención como era posible que la lectura le generara tanta alegría. De ahí que no me haya sorprendido que en mi último cumpleaños su regalo haya sido un poema de Miguel Hernández que decía:

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma al oírte,
bata el espacio.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa.
Vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

Más allá de cualquier complejo de Edipo o Electra que pueda distinguir Freud en estos párrafos, me parece bastante entendible que las personas escriban sobre sus padres. Me parece entendible porque al final tal vez, pero solo tal vez, no somos más que destellos de ellos mismos… En ese sentido, ojalá, algún día, pueda llegar a ser aunque se la mitad de valiente, consecuente, y amoroso que mi madre.

Si acaso sirven de algo estas desordenas líneas sobre mamá, sean para mostrar mi admiración y cariño. Aunque no sean nuestros días más libres, aunque en estos momentos nos limiten las paredes de un hospital, seguimos juntos, viéndonos y escuchándonos a diario. Seguimos juntos, leyendo y escribiendo, diciéndonos sin falta que nos queremos mucho. Seguimos, en resumidas cuentas, viviendo.

No por nada afirma Bolaño que: De lo perdido, de lo irremediablemente perdido, solo deseo recuperar la disponibilidad cotidiana de mi escritura, líneas capaces de cogerme del pelo y levantarme cuando mi cuerpo ya no quiera aguantar más. Que nos quiten todo, incluso la vida…, solo que nos dejen, las letras, la música, el arte, pues es ahí donde radica la verdadera vida.

A continuación las 8 preguntas sobre abogados, y algo más a Nancy Onofre.


1. ¿Qué es lo primero que tienes en mente cuando escuchas la palabra abogado?

Nancy Onofre (NO): Justicia.

2. Menciona el primer abogado o abogada (no importando sean profesionales, profesores, políticos o bien personajes de literatura, series de televisión o cine) que se te venga en mente.

NO: Perry Mason.

3. Si tuvieras la oportunidad de volver atrás en el tiempo, ¿volverías a estudiar derecho?

NO: No, yo creo que ya no.

¿Por qué?

Porque, sinceramente, para comenzar lo que te enseñan no tiene nada que ver con la realidad. Luego la forma cómo se desempeñan la gran mayoría de los abogados, aprovechándose de la gente que los necesita, el ver cómo los jueces construyen sus sentencia dependiendo de los recursos económicos de los involucrados… No, la verdad es que no volvería a estudiar esta profesión.

Yo creo que se necesitaría un cambio realmente profundo para que el derecho fuera más accesible y entretenido. Para comenzar que existieran profesores que enseñaran derecho de otra forma, yo todavía me acuerdo de maestros que tuve, que lo único que hacían era darnos el código y nos ponían a leer, y a eso se limitaba su clase. Falta mucho incluir la cuestión valorativa, la cuestión de ver cómo es el entorno, no, yo no volvería a pasar cinco años de mi vida estudiando derecho.

4. ¿Estás a favor o en contra del uso de la toga en la profesión?

NO: No estoy a favor. Creo que la toga es un obstáculo más que se interpone entre los que dizque saben derecho y los que no sabemos.

De hecho, aunque es otro tipo de toga pero creo que la anécdota tiene relación, todavía recuerdo cuando yo me gradué de abogada, de manera obligatoria unos días antes de la ceremonia final, nos dijeron que todos deberíamos usar toga para hacer el evento formal y solemne, y yo fui la única de toda la generación que no llevé, yo llevé mi vestido y no acepté usar la toga, porque pues qué te da, o para qué diferenciar, solo aparentar que eres más que alguien…, no, yo no estoy de acuerdo

5. En la abogacía es bastante común que exista una especie de herencia dentro de las familias por estudiar la misma carrera que los que te rodean, ¿sientes algún tipo de honor o sentimiento por que tu hijo haya decidido estudiar Derecho?

NO: Pues yo desde que me acuerdo, te dije que nunca estudiaras derecho. Yo te decía que tú tenías mucha capacidad para estudiar cualquier otra carrera pero menos derecho, al final te decidiste irte por esta carrera. Pero, yo creo que a ti además de la Facultad donde estudiaste, algo que te ayudó mucho, digo obvio por lo cual sí estoy muy orgullosa de que hayas estudiado eso, fue tanto el tiempo que te fuiste a la Sierra y cuando te involucraste en los temas de derechos humanos, logrando darle un enfoque diferente y propulsar una visión más amplia sobre el derecho y su forma de enseñarlo.

Ahora sí que estoy orgullosa de lo que has hecho pero a pesar del derecho. En fin, yo todavía sigo creyendo que pudiste ser un gran científico o artista pero bueno hahaha. 

Eres mi mamá, me ves con cariño…

NO: Siempre dices lo mismo pinche Juan.

6. Has ejercido la profesión en el ámbito privado, en el corporativo de una gran empresa trasnacional, y en el ámbito público, a través de distintas funciones en gobiernos municipales y estatales. ¿Dónde crees que se puede lograr una mayor incidencia social aprovechando las herramientas que proporciona el Derecho?

NO: Definitivamente en el ámbito público, porque las empresas ven solo para su propio beneficio y aunque hacen dos o tres acciones en beneficio de lo social, muchas veces es solo por cubrir el requisito y limpiar un tanto su imagen. En el ámbito público, hay áreas, como en la que estuve en Educación, en las que puedes palpar realmente los cambios y los beneficios, a favor de los niños con más necesidades, de escuelas rurales, que ahí, bien orientado y programado todo, yo creo que sí se puede apoyar más. Obviamente, siempre y cuando, seas parte de una administración honesta y ordenada, que busque el beneficio de la sociedad.

7. ¿Cómo mujer te ha sido difícil desarrollarte profesionalmente dentro de un ámbito tan masculinizado como el Derecho?

NO: Sí, sobre todo en los veinte años que trabajé en empresa privada, se notaba mucho las diferencias entre ser hombre y ser mujer. En el ámbito de los abogados, has de cuenta que, muchas veces, te subestiman, te dicen que analices, y que analices, pero las tomas de decisiones importantes siempre quedan en manos de los abogados hombres. A diferencia de eso en Gobierno, ahí sí no he sentido muchas diferencias entre abogados, porque estás en función de las tareas que realizas, pero en el ámbito privado, más que relegada, yo creo que a una no la ven con la capacidad de tomar decisiones importantes.

8. Actualmente te desempeñas dentro del esquema de la tesorería del Estado de Nuevo León, donde, preponderantemente lo que se tienen que analizar son números y dinero, o al menos eso creo. ¿Basta la formación jurídica para afrontar este tipo de retos?

NO: No. Se necesita más preparación sobre todo con las nuevas leyes que han salido de disciplina financiera y contabilidad gubernamental. Es bien importante tener la formación de abogado, pero se necesita más que una carrera adicional, capacitación en materia de contabilidad, de finanzas, que bueno, yo tuve la oportunidad de hacerlo, pero bueno, independientemente de eso, como desde hace tres o cuatro años para acá, el Gobierno Federal trató de evitar, o va a tratar de evitar que los Estados se sigan endeudando más, creando una serie de normativa que necesitas estar muy actualizado y conocer sobre todo la cuestión contable que un abogado saliendo de la Universidad difícilmente la tiene.

A continuación, te diré una serie de nombres conceptos y por asociación me gustaría que respondas lo primero que se te venga a la mente:

Torreón Infancia feliz
Germán Dehesa De los que más me han hecho reír en este mundo. Y reflexionar
Universidad Autónoma de Nuevo León Mi alma mater
Tesorería del Estado Control y austeridad
México Lo que pudo ser y no fue
Coyote Puro amor y felicidad. Puro cariño. Puras atenciones. Jugar a las comiditas con tierra
Monterrey La ciudad donde nació mi hijo
José “Pájaro” Martínez Me ayudó a desarrollarme profesionalmente, me dejó ser mamá en un tiempo en que las mamás no podías trabajar en la empresa privada. Sí porque ya me iban a correr y el abogó por mi. Muy codo también jaja
Derecho notarial Aburrido
Derecho laboral Es que… Cómo te digo… Corrupción
Harry Potter Londres. Ay. Quiero ir a Londres otra vez. Su música y pues su magia
Jack Bauer El salvador del mundo
Mole Mi comida favorita. Mi mamá. El rancho
Justicia Difícil en este país
Joan Manuel Serrat El amor de mi vida
Piano Me hicieron estudiarlo a fuerza, nunca fui buena
Miguel Bosé He vivido con sus canciones. Me gusta su forma de ser
Derecho Es como una gran esperanza de que algún día se logre
El Quijote Picaresco. Muy entretenido
Advertisements

Viñeta sobre chistes de abogados

Screen Shot 2017-10-08 at 6.36.30 PM.png

“Los fallos judiciales está acá. Toda esa sección es sobre chistes de abogados”


Viñeta sobre abogados.

Viñeta sobre abogados y trabajo

09-11-05.gif


Viñetas sobre abogados.

Recopilación de servicios jurídicos gratuitos por el sismo en México

mexico-city-houston-chron-1505951983.jpg

Casi una semana después del sismo ocurrido en el centro del país, todavía queda mucho por hacer y por prever.

Resultan impresionantes los esfuerzos, los actos de solidaridad, y sobre todo las maneras tan distintas y creativas que cada persona (humana o no) y colectivo, desde sus campos profesionales o experiencias, han aportado en la búsqueda de restaurar nuestro territorio.

Poetas, ilustradores, periodistas, artistas, rescatistas, ingenieros, diseñadoras, psicólogas, médicas, enfermeros, taqueros, todos y todas, de alguna u otra manera, están sumando esfuerzos de forma voluntaria en estos momentos tan complicados por los que están pasando muchas personas en México.

A pesar de que la ayuda no ha parado, lo cierto es que en los próximos días se tendrán que poner a discusión y comenzar a solventar ciertos temas (como reglamentos de construcción, condiciones laborales, reparaciones e indemnizaciones, trámites y burocracia en general) que indispensablemente pasan por el análisis jurídico.

En ese sentido, como operadores del derecho, antes que actuar de forma intempestiva, tenemos bastante que pensar y estudiar para no entorpecer y obstaculizar ciertas labores.

Habrá que tener en cuenta, como bien me hace notar Chema, que los abogados somos tan inútiles que necesitamos que el Estado exista para poder funcionar y desplegar nuestras labores. Por lo que, en crisis como esta, por el momento, quizá el mejor recurso que tenemos, además de tomar una pala y un casco, es ir analizando, estudiando y, en general, preparando el terreno para lo que se venga en relación a los temas de responsabilidades de las constructoras y el gobierno, pero una vez que la normalidad llegue al sistema de justicia…

Precisamente, estos días, creemos que para nada de mala fe sino por el contrario debido a falta de comunicación y una serie de irreflexivos juicios y decisiones, se cometieron varios errores al momento de interponer un amparo que buscaba detener el ingreso de maquinaria pesada en las labores de reconstrucción en la Colonia Narvarte, en Ciudad de México. Acá en Nexos se encuentra una reseña de lo sucedido y en la página de la ONG involucrada también es posible informarse, desde esa óptica, sobre lo que pasó.

En ese sentido, resulta pertinente hacer un llamado a todos los operadores jurídicos que se involucren en estas tareas a buscar la prudencia, la mesura, y sobre todo a fomentar la sinceridad y la claridad en la comunicación entre aquellas personas que necesiten de su ayuda.

Se puede hacer mucho desde lo jurídico, ya lo escribió hace unos días profe Xopa, “en la reparación de daños (y daños punitivos) por obras defectuosas, el derecho civil es revolucionario”…, pero todo a su debido tiempo, y siempre de forma organizada, tomando en consideración la mayor cantidad de información posible (de preferencia de primera mano) y solo asesorando si somos especialistas en la materia.

Geraldina González de la Vega propuso el HT #RevisaMiCaso para facilitar la búsqueda a través de redes de este tipo de información, a partir del mismo y hasta el momento, esta es una recopilación de los servicios jurídicos gratuitos y colectivos para el sismo que se pueden encontrar de forma electrónica.

  • RED PRO BONO MÉXICO: Appleseed, Fundación Barra Mexicana y Centro Mexicano Pro Bono. Página para llenar el formulario correspondiente y recibir asesoría jurídica particularizada. También se cuentan con números de WA que responden preguntas.

21768393_10159312084470075_3468218939915828849_n.jpg

  • FACULTAD DE DERECHO DE LA UNAM: Página de preguntas y respuestas con las principales dudas jurídicas para personas afectadas por el sismo, categorizadas por especialidad. Por acá también el teléfono y el correo electrónico: 5622-2009 / asesoria@derecho.unam.mx

DKYTF2kUIAANii1.jpg

Borde Político realiza esta infografía y reenvía al sitio recién descrito de la UNAM

DKdRYuyUEAAApYj.jpg

  • INCAM, EL COLEGIO DE NOTARIOS DE LA CDMX, UP, Y REVISTA IDC: Habilitan sus correos electrónicos para responder dudas jurídicas.

DKaleYpU8AIAvgl.jpg

  • BASE DE DATOS DE ABOGADOS EN LO INDIVIDUAL: Organizados por nombre, materia, tipo de asesoría, lugar de residencia, teléfono celular, teléfono fijo y correo electrónico. ACA es posible encontrar el listado.

DKcKLzLVAAAr7GB.jpg

¿En México cuáles son los Estados con más abogados y con más escuelas de derecho? A propósito del mes patrio y los datos del CEEAD y de la SCJN

cornucopia.jpg

De niño te enseñan que México tiene forma de cuerno de la abundancia. De cornucopia, de ese artefacto imperecederamente productor de prosperidad y riqueza, que nos proyecta como un espacio feliz, un lugar donde la escasez es excepción y el bienestar una constante.

El Niño Dios te escrituró un establo y los veneros de petróleo el diablo” escribió Ramón López Velarde, en los versos más lindos que se han escrito sobre este país, como para recordarnos la ambivalencia que implica intentar organizar y disponer estas tierras. Hay que acostumbrarse a administrar la abundancia, dijo el difuso ex presidente López Portillo…

Todo mal, todo falaz, todo idílico, todo, de alguna u otra manera, contradictorio. Es decir, muy tendiente a creer que lo cuantitativo prima sobre lo cualitativo. Pero en fin, como siempre, no todo es mentira, ni todo es verdad. Lo cierto es que en cuestiones legales, en producción jurídica, seguimos teniendo una abundante cantidad de escuelas de derecho y, eventualmente, de abogados, que esto parece que se nos está yendo de las manos.

Aprovechando las fiestas patrias, la gloriosa independencia de nuestra nación, vale la pena traer a colación algunos datos, propongo dos. La conocida infografía anual del CEEAD respecto al número de escuelas de derecho y una reciente que sacó la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre el número de cédulas profesionales divididas por territorio.

A ver una cosita solamente antes de entrar exponerlas…, abro paréntesis…, los dos materiales dan para mucho, su análisis particular, así como también al cruzar la información se puede generar un buen referente para indicarnos algunas problemáticas que van desde federalismo, burocracia, litigiosidad, oportunidades de trabajo, igualdad, mil cosas, ¿va?, listo, todo bien, todo fain. También para cuestionarnos cuántos abogados son muchos abogados, no nos apresuremos y emitamos un juicio alarmista sobre la cantidad antes que analizar la calidad. A todas luces resulta escandalosos los números pero al desagregarlos y pasarlos por varios filtros puede ser que estos no reflejen nítidamente lo que sucede, porque no por el solo hecho de tener cédula significa que se está ejerciendo la profesión, ni que el hecho de que una escuela de derecho exista viene a reflejar que de forma automática ya se cuenten con un alto número de titulados. Hay que pensar bien estos datos y reflexionarlos detenidamente. No cabe duda que el acceso a la justicia en México, es un tema urgente a tratar, uno de los derechos menos garantizados y sobre el cual se erigen muchos otros, sino es que la justiciabilidad de todos los demás. Queda claro. En ese sentido, el problema transita por ahí, por sus operadores y quienes accionan el sistema de justicia. Me queda claro que hay problema, lo que hay que hacer es idear maneras para abordarlo. Por el momento, todavía toca difundir y llamar la atención sobre el tema. Así que por espacio, energía, y mil pendientes, me limito a eso en este post. Les prometo que estamos trabajando en algo más grande. Cierro paréntesis…

Primero la del número de escuelas de derecho en México que, según el CEEAD, para este ciclo llegan a la nada despreciable cantidad de MIL SETECIENTAS SETENTA (1770), y en el top 5 de Estado con mayor número se encuentran:

  1. Estado de México
  2. Ciudad de México
  3. Veracruz
  4. Guanajuato
  5. Jalisco

Después la que hace varias semanas sacó la SCJN, que aunque no dice el número total de cédulas profesionales para abogados existen en el país nos da una muy buena referencia de su distribución geográfica.

  1. Ciudad de México
  2. Estado de México
  3. Puebla
  4. Nuevo León
  5. Veracruz

Está raro. O no raro. Complejo. Hay que echarle cabeza y validar algunas de estas cifras para ver por dónde se pueden pensar y hacer algo al respecto. En cualquier caso, sirva esta entrada para seguir visibilizando algo que parece que no importa, que no es prioridad dentro de la agenda política. Hay que hacer algo respecto a la forma cómo se enseña derecho en México, algo sobre cómo está regulada la profesión. Abundan abogados que busquen la justicia y abundan escuelas de derecho que enseñen lo que es la justicia, lo que difícil y contradictoriamente no se encuentra en este país es justicia.

Viñetas sobre abogados y cambio climático

'Things are not going well but before I try pestilence, fire or flood again I'll just toss in a few more lawyers...'

“Las cosas no han ido bien, sin embargo, antes de recurrir a la peste, el fuego, o las inundaciones, intentaré darle otra sacudida a algunos abogados más…”

 

4e6871612a6a2b0014d06de550de70ec

“Investigación concluye: ESTAMOS DESTRUYENDO LA TIERRA.  – ¿Puede por favor rehacer esa frase en términos equívocos, inexactos, vagos, egoístas y con rodeos, para que todos podemos entender?”


Viñetas sobre abogados.

Sobre los libros Porrúa del ex presidente Vicente Fox

Una persona que se ha ido caricaturizando a sí mismo con el paso del tiempo”, así fue como definió José Ramón Cossío a Vicente Fox, cuando le pregunté su opinión sobre el ex presidente de México, quien, precisamente, lo postuló como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Me parece que aunque tiene razón, su descripción se queda corta, porque lo cierto es que desde un tiempo para acá, Fox se devela como un hazmerreír, como un idiota, un persona de corto entendimiento tan enloquecida como terca que busca llamar la atención por el solo hecho de llamarla.

El lúgubre personaje en el que se ha convertido ese embustero que, hace 17 años, envolvió a todo un país bajo la idea de cambio, al día de hoy oscila mediáticamente entre penosas cápsulas de YouTube, disparatados tuits, y (acabo de descubrir), un tipo de cápsulas o mini programas de tele en Milenio Televisión, audazmente denominadas “FOX POPULÍ” (una especie de fatuos y presuntuosos monólogos donde el ex mandatario habla sin decir nada, abusando de la palabra fácil y aprovechando la siempre atractiva coyuntura política).

Contenido y personaje aparte, vale la pena destacar el espacio en el que se desarrollan las cápsulas del guanajuatense…

¡En efecto!, no podría ser de otra forma: libros jurídicos editorial Porrúa. En diferentes colores, con sus inconfundibles letras doradas y pastas de cuero de marrano. Todos y cada uno de ellos ahí se encuentran bien acomodaditos, incluso, como bien lo hizo notar Aldo Partida, los cuatro tomos del diccionario jurídico de la UNAM, nadie se queda fuera de escena.

Esto podría parecer menor, tal vez  un mero tema tangencial de índole estética, quizá una broma de mal gusto, pero no. No lo es. ¿Por qué? Porque, si esto se piensa un poco en clave simbólica, es posible descubrir que esta idea de aparentar dentro del campo jurídico se encuentra difundida más allá del mismo. Digo esto, porque Fox, no es abogado. Estudió, según recuerdo, administración de empresas, o algo así, y se tituló, según recuerdo, meses antes de ser presidente, o en plena campaña, o algo así.

El caso es que muchos de los libros que publica editorial Porrúa son ornamentales, sirven para adornar antes que para generar contenido o discutir ideas. No me explayaré mucho en esto pues en este mismo espació se abordó este tema un día que el presidente Peña Nieto emitió un mensaje y detrás de él se encontraban varios libros de la misma casa editorial; y también cuando en compañía de Darío Ángeles develamos un plagio de esta clase de material de Porrúa por parte de Sergio E. Casanueva Reguart (que al día de hoy sigue sin mencionar nada al respecto) en “su” libro Derecho Administrativo Integral.

Ya no me sorprende cómo Fox ganó una elección presidencial… Me sorprende porque sin ser abogado compra libros Porrúa. Quizá tal vez, pero solo tal vez, como bien lo dijo Octavio Martínez Michel, al parecer en el imaginario colectivo se encuentra muy arraigada la idea de que estos libros te hacen ver profesional. Que dentro del derecho, la forma sigue prevalenciendo sobre el fondo. No importa que no seas abogado, lo importante es que parezcas abogado. No importa que no hayas leído un libro, lo importante es que tengas libros.

Memes sobre abogados y Juan Gabriel

Está por cumplirse un año del fallecimiento del más grande, del único referente que nos quedaba en México, de la última institución nacional (con mucho mayor credibilidad que el Ejército y la Iglesia), nuestro queridísimo Juanga. Uno de los compositores y artistas que mejor supo reflejar el sentir popular y conjugarlo de lindas formas a través de versos y melodías.

Ayer, precisamente, me encontré en la televisión una especie de documental de algunas de sus mejores entrevistas y diversos testimonios sobre el Divo de Juárez. Me llamó la atención la gran cantidad de pleitos y controversias jurídicas a las que se enfrentó en vida Juan Gabriel y que, por lo que me entero, todavía de manera póstuma sigue sorteando… En definitiva, no vendría nada mal un examen crítico sobre dichos temas, o bien estudiarlos con detenimiento dentro de las múltiples facetas que destella su vida.

La verdad es que en tiempos tan desbordados por el pesimismo, hace falta Juanga. De ahí que no lo dejemos de escuchar, y sigamos evocando su carisma, su alegría y su valentía. Así, me di a la tarea de recopilar memes sobre este y abogados. Aunque la verdad, la mayoría son bastante malos, algunos sí me hicieron jajasiarme.

14142030_1768120750126785_6770528733083788332_n

14196134_1771999269738933_412348317498972829_o14231265_1769792306626296_2378849223404930180_o

14352568_1763312527257992_5018412662712856145_o

14249712_1773136969623449_4647873136672825023_o

Sobre el comic #JusticiaAbierta de @CarlosSotoM @MariaSilvaTE y @GuffoCaballero

El afamado cuento Ante la Ley de Franz Kafka me parece uno de los mejores ejemplos que se han ideado para explicar la lógica del funcionamiento de cualquier sistema de justicia. Aunque no es momento de explayarme sobre dicho relato, me parece tan cruda como verídica la idea que ronda el escritor nacido en Praga respecto al hermetismo, violencia, ajenidad e indiferencia que entraña la impartición de justicia. La eterna espera del campesino que se presenta ante las puertas de la ley custodiada por ese tétrico guardián barbado, viene a desmentir determinados conceptos preconcebidos sobre la justicia preconcebida como algo de acceso universal, de rápida y eficiente diligencia, y articulada sobre la base del respeto de otros derechos.

Bueno pues Kafka ideo ese cuento en 1915. Hace ya más de cien años. Y aunque se pueda decir que las cosas han cambiado, lo cierto es que resulta difícil hablar de que enfrentar al derecho, apercibirse ante las puertas de la ley, sigue siendo una actividad más bien hermética y repleta de turbias complejidades.

La revictimización que sufren las personas al interponer sus pretensiones ante tribunales, el fuerte componente clasista dentro de las estructuras del propio sistema, la indiferencia e ignorancia de muchos funcionarios jurisdiccionales, los engorrosos trámites, lo arraigado del formalismo en nuestra cultura, el aislamiento de la disciplina jurídica, etcétera, etcétera, etcétera…, son múltiples y diversos fenómenos que difícilmente pueden modificarse, ya no digamos de la noche a la mañana, sino cada tantos años.

El lenguaje como componente fundamental dentro del ejercicio del derecho, resulta clave no solo para establecer un mínimo común denominador con relación a nuestros vínculos relacionales, sino también para forjar las dinámicas sobre las que se despliega este fenómeno. Sobre esto se ha escrito mucho, sin embargo, parecería que de forma continua la agravada tecnificación del lenguaje sirve como excusa para anclarnos en lo anacrónico y lo añejo. No por nada se dice qué aun y cuando la Iglesia Católica ha dejado de usar el latín, nosotros los abogados lo seguimos manteniendo.

Cuando le pregunté a Justice Cossío sobre este tema y la impartición de justicia en México, me respondió: “creo que existe un discurso sobre el lenguaje claro, sobre accesibilidad, pero creo que no se ha transformado en lo más mínimo. Creo que seguimos teniendo pésimas sentencias, pésimas demandas. Un lenguaje crecientemente defectuoso“. No se equivoca.

Screen Shot 2017-08-20 at 7.09.17 PM.pngHace días salió a circulación un comic sobre la importancia de la Justicia Abierta ilustrado por mi paisano regiomontano, el buen Guffo Caballero, e ideado y compuesto por la magistrada María Silva y el magistrado Carlos Soto, donde en dieciséis páginas, de la mano de un martillito (yo prefiero llamarle así, pues su nombre correcto (mallete) es más bien un tanto feo) y una lupita, se trata de evidenciar la importancia de utilizar ciertos principios guías al momento de impartir justicia.

Después de leer el comic, me parece que este se puede dividir en tres apartados que a continuación reseño de forma bastante sucinta. En la primera se realiza un repaso por ciertas ideas que es importante socializar y propulsar para mejorar el sistema de justicia en cualquier sociedad que aspire a su consolidación democrática, así como también se proponen algunos mecanismo para involucrar a la sociedad al momento de impartir justicia. Después, en un segundo momento, se enlistan seis beneficios puntuales de la Justicia Abierta, que van desde mejoras económicas hasta el fomento de capacidades intelectuales y el fortalecimiento de principios institucionales. Por último, y aunque solo en una página pero muy importante, se realiza un breve diagnostico sobre este tema en México, a la vez que se describen un par de acciones para impulsarlo.

Pues bueno, yo no sé si esto se pueda medir, se pueda categorizar, o incluso si se pueda traducir en beneficios concretos para nuestro entorno jurídico-político. Quién sabe, ojalá. Lo que por el momento sí puedo hacer es alegrarme por pensar otras formas de pensar el derecho, porque estos esfuerzos valen la pena por su pretensión de socializar lo que hacemos más allá de nosotros mismos.

Idear nuevos esquemas sobre los que podamos convertir al campo jurídico en un campo menos hermético y asilado, es una tarea muy pero muy compleja (que a algunos se les hace aburrida y a otros les parece algo pueril) que conlleva comunicarnos mejor para que podamos entendernos, exigir, criticar y reflexionar sobre nuestra propia comunidad.

A continuación replico de forma íntegra el trabajo de Guffo, María y Carlos.



 

Viñeta sobre abogados y matrimonio

Screen shot 2014-07-25 at 1.32.16 PM.png

“Mi cliente no tiene que responder eso”


Viñetas sobre abogados.