Monthly Archives: May 2014

Monsiváis sobre los abogados

A cuatro años de la muerte de Carlos Monsiváis, se le extraña, y se le extraña mucho. Sin embargo, ¿de qué no escribió el mayor cronista de México? La abundancia y variedad de su obra es tal, que queda Monsi para rato.

Obviamente los abogados fueron objeto de su peculiar análisis. En un artículo titulado: «Si no compra no predique”: hacia una crónica de los comunicadores en América Latina», publicado en la revista Diálogos de la comunicación, de Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (FELAFACS), con su ameno estilo, el escritor define a los abogados en un contexto particular, al mismo tiempo que los critica por la manía de autoconsiderarse como los todólogos de la vida en sociedad.

A continuación la cita y acá el link al artículo completo.


En lo que al prestigio laboral se refiere, el siglo XX latinoamericano comienza con ingenieros y médicos en la honrosa segunda fila, y en el centro los abogados que hacen y rehacen las leyes, determinan el proceso cultural, crean y modifican las instituciones, aprovisionan a dictadores y Presidentes de la República con discursos grandilocuentes, redactan los manifiestos subversivos y los textos oficiales, forjan los estilos del habla culta con todo y dicción, son a la vez los bohemios y los grandes burgueses.

En las sociedades emergentes ser abogado significa disponer de una capacidad o una incapacidad proteicas, y si el litigante inspira temor (el modelo del licenciado que se come literalmente las pruebas en contra de su cliente, y fabrica conjuras), y si el jurista es sinónimo de solemnidad republicana, el licenciado que cita a los clásicos y tiene una gran biblioteca es por lo menos garantía de preocupaciones humanistas. A los abogados e incluso a los que se quedan a medio camino en la carrera, se les cree dotados de incontables recursos. En el más inobjetable sentido del término, los licenciados en Derecho son los “milusos” que dicen o confeccionan discursos, redactan artículos y ensayaos, escriben si crédito letras de canciones y con crédito poemas de amor o protesta, imaginan lemas propagandísticos, imparten cuarenta o cincuenta clases a la semana en escuelas preparatorias…

Imagen

Advertisements

Definición de “abogado, da” según la Real Academia Española

La RAE, en la 22º edición de su diccionario de la lengua española (), proporciona tres acepciones para el concepto de “abogado, da”.

Imagen

Las definiciones que propone la Academia develan la dificultad por identificar lo que significa este profesional. Pues al oscilar entre la defensa (que de antemano conlleva la idea de conflicto) y la conciliación; la posibilidad de transformación y el mantenimiento del sistema; lo claro y lo ambiguo, posiciones incompatibles se fusionan para manifestar el carácter ambivalente de la abogacía, como uno de sus principales rasgos.

Llama la atención, la tercer acepción, precedida por la abreviatura “Nic.”, relativa a Nicaragua, por hacer referencia particular a una variante geográfica de dicho lugar. En lo personal, no conozco a un solo abogado nicaragüense. Bueno he leído a Sergio Ramírez, que es más bien escritor (ganador del Premio Alfaguara en el 1998 y del Casa de las Américas en 2000), o acaso político (vicepresidente de su país durante el mandato del inolvidable Daniel Ortega), pero creo no es un buen referente.

Unknown

Ignoro las razones por las que específicamente en dicho país, el concepto de “abogado, da” haga referencia a un adjetivo coloquial relativo a alguien que habla mucho y sin oportunidad. Sin embargo, dicha acepción bien podría exportarse a otros países de habla hispana o de cualquier otro idioma por la estrecha relación de la profesión con la palabra, como principio y fin de su actividad.

 

Dónde trabajan los abogados No. 1

Imagen

Estanquillo color blanco de aluminio y madera, rotulado con tipografía Arial Black, fusionando negritas, cursivas y versales a discreción. Edificado sobre concreto, junto a expendio misceláneo de botanas Sabritas y Pepsi Cola. También se sacan copias y se realizan recargas a celular.

La foto, obtenida de este conocido blog, es en el municipio de Ixtapaluca, Estado de México.

The Oñati Socio-Legal Series: How many lawyers are too many lawyers: perspectives, context and place

Imagen

El número 3, volumen 3 (2013), de la revista del (no sé qué adjetivo usar: célebre, prestigioso, renombrado, único…, inserte a continuación el que prefiera ____________) Instituto Internacional de Sociología Jurídica de Oñati fue dedicado al estudio de la abogacía, haciendo énfasis en el fenómeno relativo al aumento cuantitativo de dichos profesionistas a lo largo del mundo.

Bajo el título de “¿Cuántos abogados son demasiados abogados? Perspectivas, contextos y lugares”, la publicación agrupa diez artículos de autores de diversos países, que así los desarrollan.

Los títulos de los artículos son los siguientes:

  • Doing Good Instead of Doing Well? What Lawyers Could be Doing in a World of “Too Many” Lawyers
  • “Overcrowding the Profession” – an Artificial Argument?
  • Production of Lawyers in Israel – What Does Unauthorized Practice of Law Have to Do With It?
  • Law Schools and the Continuing Growth of the Legal Profesion
  • Professional Prestige in the Indian LPO Industry
  • The Acceleration in the Number of Lawyers in Israel – What have Changed?
  • Holding Onto ‘Too Many Lawyers’: Bringing International Graduate Students to the Front of the Class
  • Access to Justice in South Africa: Are there Enough Lawyers?
  • Barriers to the Profession: Inaction in Ontario, Canada and its Consequences
  • Tesco Law and Tesco Lawyers: Will our Needs Change if the Market Develops?

Después de leer y releer el número completo, me atrevería a recomendar en especial tres artículos: El número uno y dos de la lista, y el séptimo, de Carole Silver (quien ha trabajado el tema de responsabilidad profesional y ética jurídica) exponiendo algunas propuestas, tan concretas como creativas, en el contexto de las escuelas de derecho norteamericanas.

Los papers están escritos en inglés y cuentan con un breve resumen en ese idioma y en castellano. Acá encuentran el índice de la revista que es de acceso libre.

Imagen

Llama la atención, (¡y mucho!), que Israel, según varios de estos artículos, sea el país con más abogados en el mundo, mientras que Sudáfrica cuente con una de las menores tasas de profesionistas por persona. En otra entrada, abordaré el tema.


Tengo que agradecer a mis maestros Carlos Lema y Fernando Villarreal Gonda, el primero en Getafe y el segundo en Santa Catarina, quienes el mismo día, con tan solo 3 horas de diferencia, me informaron de la publicación.

¿En un mismo día, qué probabilidades hay de recibir dos correos, de dos personas distintas, en diferentes partes del mundo, con la misma información? Las mismas que tuvo Neo, al ver el gato negro dos veces en Matrix. Déjà vu (jurídico).

Imagen

Tres chistes sobre abogados y analogías con aves de rapiña

  1. “¿En qué se diferencia un abogado a un cuervo? En que uno es rapaz, ladrón y traicionero, y si puede te saca los ojos, y el otro es un inocente pájaro negro”
  2. “¿Qué le dijo un buitre a un abogado? Quién como tú, que te los comes vivos”
  3. “¿Cuál es la diferencia entre un buitre volando y un abogado viajando en avión? Que el buitre no obtiene Millas de viajero frecuente

6a00d8341c652b53ef0162fc3c72bf970d-800wi

Revista FORBES sobre abogados. Pt. 1.

Screen shot 2014-06-11 at 2.07.58 PM
La conocida revista FORBES (sí así en mayúscula porque impone más), edición España, dedicó su número del mes de mayo a los abogados. Mmm, bueno a los que a su consideración son los mejores abogados de este país.

Los criterios para elegir el ranking de los abogados españoles fueron 3:

  • el prestigio de los bufetes que los agrupan
  • la influencia de los profesionales
  • el volumen de negocio que representa (facturación)

Resultaría difícil encontrar entre las páginas de la revista ejemplos como los casos particulares de abogados independientes que dieron un vuelco al sistema de desahucios, que frenaron la privatización de la sanidad en la Comunidad de Madrid, o que provocaron la dimisión del presidente del Fútbol Club Barcelona. De antemano, por tales criterios, parecería que los profesionales en lo individual o que formen parte de pequeños y medianos despachos no encuentran cabida dentro de FORBES por una cuestión importante: no generan un impacto importante en el mundo de los negocios y las finanzas.

No creo que valga mucho la pena (¿qué vale la pena en estos días?), hacer una crítica a los criterios que utiliza la revista para organizar sus listas. Pues precisamente es una publicación especializada en temas de finanzas, industria, inversión y comercio, que orientándose a un público concreto, busca posicionarse como un mecanismo más del sistema de producción económico en la actualidad. No por nada, FORBES se autodenomina en su edición norteamericana como “the capitalist tool”, (la herramienta del capitalismo), y su ya tradicional lista de las personas más ricas del mundo se ha convertido en una referencia obligada entre quienes les importa esto.

Después de revisar su contenido a través de Internet, compré la revista más por curiosidad que por interés. Cabe hacer mención que en estos momentos de mi tesis, soy el objetivo perfecto para cualquier cosa que involucre abogados. Aprovéchenme que probablemente en unos cuantos años, se me acabe el furor (y el financiamiento). Su precio fue de 4 euros. Con dicha cantidad bien pude comprar un kebab, dos litros de salmorejo, tres bocadillos de jamón, o cuatro hamburguesitas de euro del Mcdo. Se nota que traigo hambre.

La portada de la revista en cuestión es la siguiente:

 capturadepantalla20140429alas111401_1398766311_1851816272

La pintura que ilustra la edición es del surrealista belga Rene Magritte, y se titula “L’Homme au Chapeau Melon” (acá puede encontrar la obra tal como es). A continuación, escribiré sobre cuatro elementos de la elección de dicha portada, que me llaman la atención sobre la figura del abogado en general.

1. Traje y corbata, el uniforme de los abogados

Los elementos de la corbata, del traje, del sombrero, de la vestimenta en general, vienen a reflejar un formalismo que suele identificar a quienes ejercen la profesión.

Pese a que, los abogados, en general, no están propiamente obligados a vestir un atuendo específico en sus comparecencias ante los tribunales, de hecho cada vez son menos los países en los que obligatoriamente se requiere el uso de una toga para comparecer en juicio, prácticamente en todo el mundo la acción de la justicia se asocia con el uso de ciertas ropas, que por lo general son las corbatas o los trajes.

De hecho, cuando amigos litigantes, que usualmente vestían traje y corbata, llegaban vestidos de manera informal a alguna reunión, recuerdo haberles escuchado decir: “ya me quité el disfraz de abogado”. Ese disfraz vendría a representar una manera de pretender lo que no se es. Y por el momento no cuestiono su validez, sino sencillamente señalo que la mera utilización de enseñas, cuya marca sea reconocida o resulte más elevada en su precio, es un recurso tan sórdido como quimérico para fomentar la diferenciación y la exclusividad en aras de su propio beneficio.

Imaginemos a un dentista chimuelo, o a quien ejerce la licenciatura en nutrición con obesidad mórbida. Ahora, a un abogado con cabello largo, tatuajes, sin corbata y mal rasurado (descripción del que ahora escribe). ¿Qué sucede? De antemano, hay desconfianza o por lo menos un atisbo de inseguridad respecto a la congruencia entre el contenido formal y material de quien ejerce la profesión.

No tengo duda de que la imagen que se proyecta al ejercer una actividad profesional influye, no sé si profunda y determinantemente, pero sí influye al momento de decantarse por sus servicios. Ahora bien, lo que cuestiono o creo importante señalar es la arraigada idea de que “las formas en el Derecho son importantes”, incluso más importante que el fondo. Y esto, a mi consideración, muchas veces no es más que una vil estrategia para disfrazar o distraer aspectos sustanciales en la profesión.

La exclusividad, de la mano de la formalidad, en el gremio de los abogados suele utilizarse como barrera de diferenciación social. Es decir, los abogados, al ir definiendo su oficio, al tiempo que con sus actividades configuran elementos de identificación también construyen una barrera que en ocasiones los incomunica de quienes necesitan sus servicios. Como si fueran una hermética cofradía, muchos de quienes ejercen la abogacía todavía hoy siguen utilizando el latín, aun cuando la Iglesia católica lo ha dejado de hacer, y otras estrategias para comunicarse entre ellos mismos y mantener una distancia con sus clientes.

Que la pintura de Magritte haya sido elegida por la preeminencia estética de la vestimenta en dicha obra, viene a sumarse a las múltiples caracterizaciones de la abogacía con la imagen formal, elegante, trajeada, encorbatada de los abogados. Del uniforme de estos profesionistas.

Se me está ocurriendo algo, sería interesantísimo solicitar a personas que dibujen a un abogado y ver de qué manera lo hacen… Se me ocurre esto en mayo de 2014, yo creo que por allá del 3014, lo tendré listo para publicar.

2. El Abogado, no la abogada

El retrato del artista belga, es de hombre. Y por tanto su elección, para ilustrar el número de “Los mejores abogados”, queda a la perfección. Si la revista hubiera hablado de “Las mejores abogadas”, otra cosa sería.

Si bien es cierto que los cambios coyunturales en el transcurso de la historia que formulan la impostergable emancipación femenina han provocado que desde hace años, según Lipovetsky, “ninguna especialidad puede ya considerarse feudo exclusivo del sexo masculino”, también lo es que, el rol de la mujer en la abogacía sigue considerándose menor. En efecto, a pesar de que desde hace ya más de un siglo se aprecian esbozos de la incorporación del género femenino en el campo profesional del derecho de manera más o menos regular y del incremento en los últimos años respecto al número de mujeres abogadas, estas quedan mal representadas pues son pocas las que ocupan cargos decisivos.

Para prueba el contenido de la revista. Del listado de 13 personas que, según FORBES, son los profesionistas más influyentes en el séquito, solo una es mujer. De las 12 fotos que ilustran el reportaje, solamente una, es para una persona de género femenino. Del listado de los mejores despachos, donde se indica el presidente o el principal socio responsable, no es posible distinguir ninguna mujer.

El ámbito de la abogacía es un nítido caso donde la mujer ha quedado excluida por significar una amenaza a la exclusividad de un séquito privilegiado por la tradición.

Me estoy extendiendo demasiado. Y prometí desde el primer post no hacerlo, pues para eso está #latesis En la segunda parte de esta entrada volveré al tema y sobre todo creo que este asunto es crucial para entender la profesión hoy en día. También prometo, ya parezco político priísta, analizar el tema en lo individual, tanto en el blog como en mi investigación.

3. La paloma, contradicción latente

Una paloma blanca en pleno vuelo atraviesa la cara de la persona que pinta el artista. La paloma como símbolo universalmente se asocia a la paz. La paloma de la paz, con su ramita de olivo en la boca, color blanco detergente y abriendo fuerte sus alas. Símbolo de la alianza nueva y eterna con la que Dios hace calmar sus iras y también el diluvio, en el antiguo testamento.

La paz. ¿A los abogados se les asocia con la paz? No. No creo. Por el contario, el conflicto, el litigio, la defensa. Sobre todo la defensa o la acción de defender en juicio.

Aunque las personas continúan acudiendo invariablemente al auxilio de los abogados, esto no significa que lo hagan por placer o acaso porque les resulte necesario, o mucho menos porque estén buscando la paz.

También puede ser que la paloma, en el caso concreto, antes que paz, signifique libertad. Ahí puede que la elección de la portada encuentre fundamento, porque al asociar la actividad de los abogados a la defensa, generalmente identificada a través de los procedimientos penales, se le está otorgando a los abogados una faceta de redentores y figuras centrales de del sistema.

Caer en la tentación de enaltecer al abogado corre el peligro de revelar al mismo como un técnico que muchas veces prefieren actuar de forma mecánica, utilizando, en palabras de Marcos Kaplan, al derecho como instrumento de opresión, conformismo y evasión. Al encontrar comodidad con posturas que evitan cualquier tipo de compromiso con su entorno, los abogados, por lo general, prefieren mantener el ritualismo y la jerga, antes que preocuparse por la simplicidad, la racionalidad, el realismo, la respuesta creativa ante conflictos, dilemas, nuevas situaciones y desafíos.

La paloma del retrato, símbolo de paz, libertad, justicia en general, sobrepuesta sobre un hombre de traje, cuya rostro no es posible identificar, tras un azul grisáceo que inspira un ambiente lúgubre, viene a reflejar una compleja serie de funciones divergentes respecto al carácter ambiguo y contradictorio del abogado.

4. Frase que acompaña la imagen

Por último, destaco una frase al lado izquierdo del retrato, justo encima del precio y del código de barras, dice así, copio literal:

Consejo Forbes: “Existen dos clases de abogados: los bueno, que son los que conocen bien las leyes, y los mejores, que son los que conocen bien al juez”

No sé, si existan más consejos FORBES. O fue algo excepcional para este edición. El caso es que tampoco sé, bueno creo que sí sé, pero incluir esta frasecita en portada, tengo la sospecha no es más que un ligero un intento por causar gracia.

La frase da para mucho y que la pongan para abrir la edición también… No sé cómo hayan tomando las diferentes personalidades que asistieron a la presentación de la revista como: Carlos Carnicer, Presidente del Consejo General de la Abogacía, José Luís Requero, Magistrado del Tribunal Supremo, EnriqueLópez, Magistrado del Constitucional, o Fernando Román, Secretario del Estado de Justicia.

Screen shot 2014-06-11 at 2.09.59 PM

Tal vez, pero solo tal vez, habría que tomar la frase como un inocente e irrelevante acto de ironía sobre la corrupción, el clientelismo, y las influencies en la profesión.

O tal vez, no. No sé.

Termino. La pintura de Magritte, como bien dicen los de FORBES, sirve para jugar con los conceptos de la misma y el tema de la presente edición. Tienen razón, aunque si tuviera que elegir una pintara de este artista para ilustrar la portada hubiera elegido esta (juegue con su interpretación a discreción)…

rene-magritte-ellipsis-007

Image

Abogados ayudando abogados

Abogados ayudando abogados

Memes sobre abogados

Nueva sección: Dónde trabajan los abogados

Imagen

Grandes corporativos, pequeñas oficinas, estilos minimalistas, estudios abrumadores, antiguas casas, modernos departamentos, incluso lugares invisibles (es decir en sede electrónica), junto al mercado, en frente de prostíbulos… Al existir tantos abogados, los espacios donde estos se desempeñan son tan variados como la profesión misma.

Esta sección tiene por objeto presentar, de manera gráfica, diferentes lugares de trabajo donde los abogados desempeñan sus labores.

La fotografía se acompañará de una breve descripción y si es posible de la ubicación de la oficina, o por lo menos del país o la región.

Cualquier despacho, bufete, oficina, corporativo o lugar donde trabajen abogados y que les llame la atención, favor de hacerlo llegar a la dirección que aparece al final de esta página.

Justificación sobre la existencia de este blog

La continua proyección por gran parte de la cultura de masas y distintas manifestaciones artísticas y sociales respecto a configurar una mala imagen del abogado, casi siempre empatada con la ignorancia, la insaciable ambición, o lo absurdamente problemático; dejan entrever que algo habrá de verdad en eso. El menosprecio en el estudio y teorización que la doctrina científico-jurídica le ha otorgado al abogado como agente fundamental en la consolidación de un estado democrático, en contraste con otros operadores jurídicos; infieren una supuesta irrelevancia del mismo en el mundo actual.

No por nada, Luigi Ferrajoli afirma que la singular desproporción entre la vasta literatura, no solo jurídica sino también sociológica y filosófica-política dedicada a los jueces y los fiscales (FERRAJOLI, Luigi, “Sobre la deontología profesional de los abogados”, en GARCÍA PASCUAL, Cristina (coord.), El buen jurista. Deontología del Derecho, Tirant lo Blanch, Valencia, 2013, p. 204.) e incluso a la figura del legislador y a la propia sociedad civil, contrasta con la que analiza a los abogados y así devela, más que un descuido intencional, un menosprecio respecto a su figura en sociedad.

Unknown

La existencia de este blog se justifica al intentar identificar en el abogado, a través del estudio de su figura desde diferentes perspectivas, una serie de posturas divergentes y contradictorias que en detrimento de su función social, impactan hoy en día directamente en la salvaguarda de los derechos humanos.

Eso, todo eso, está muy bien. Pero la verdad es que este blog sencillamente también existe a manera archivero electrónico, memoria, diario, psicólogo, cápsula del tiempo, etcétera…, respecto a la investigación que estoy realizando sobre el tema.

Secciones de este blog

Trataré de que no se me desmadre mucho el asunto. Ojo, trataré. Es difícil sobre todo por la gran cantidad de material, de cualquier índole, que existe sobre los abogados.

Inicialmente he decidido dividir en 12 secciones el contenido de este blog. Las explico.

1. Chistes. Las ocurrencias graciosas sobre los de este gremio parecen ser más que los de cualquier otro. Como bien dice Lawrence Friedman, existe tanto material al respecto que seguramente completar un libro de gran volumen sería una tarea sencilla. De ahí que en este apartado me limité a recopilar chistes, divididos mas o menos por temática, y acompañados de una imagen que haga alusión a los mismos.

2. Merchandising. En esta sección publicaré, de manera enumerada, productos promocionales sobre abogados que me encuentre por Internet, o que yo, desde el aburrimiento y la procrastinación, diseñe, sin otro afán más que el de algún día abandonar la profesión y dedicarme a algo que de verdad sea apasionante.

3. Opinión. La comentocracia me parece tan necesaria como absurda. Ya sea bajo el respaldo de alguna institución, o por medio de la vía libre, esta sección pretende reunir la mayor cantidad de artículos de opinión, editoriales, escritos breves sobre abogados. Nunca se publicarán libros o artículos académicos, para eso está la sección de libros y artículos académicos. Tampoco se publicarán frases breves o definiciones que diversas personalidades hayan mencionado sobre los abogados, para eso está la sección de frases breves o definiciones. Procuraré subrayar las ideas que me hayan parecido más importantes. Y agregar alguna foto de quien escribe.

4. Números. El tema de las cifras y la numerología en la profesión de los abogados es bien interesante. Hay varias (mmm muchas, o no tantas, no sé) cosas escritas al respecto. Censos que se realizan cada año, estudios comparativos, estadísticas, y demás instrumentos, que pueden resultar de ayuda. Aquí lo que intentaré será agrupar estos materiales, o bien artículos que los analicen.

5. Libros y artículos académicos. Esta sección, no necesita mayor explicación.

6. Literatura. Que conste que fue Piero Calamandre quien dijo “abundantes diatribas, en prosa y en verso, con las que el arte de todos los tiempos y de todos los países se ha recreado en acribillar la figura del abogado”. Este apartado expondrá lo que diversos artistas, a través de sus manifestaciones literarias (en sentido amplio), hayan dicho sobre la abogacía.

7. Abogado del mes. El título es meramente propagandístico. Esta seccione tiene vocación trimestral. Es que me lleva mucho tiempo documentarme respecto a alguien que quiero analizar en la profesión. De hecho he estado pensando que bien se podría hacer un paper sobre cada abogado a analizar. Pero bueno, ya veré conforme vaya escribiendo. La idea es seleccionar un profesionista, no importando sea real o ficticio, y a partir de ahí construir un perfil que pueda ayudar a comprender su faceta y su relación con otros temas en este campo.

8. Lugares. Esta sección tiene por objeto presentar, de manera gráfica, diferentes lugares de trabajo donde los abogados desempeñan sus labores. La fotografía se acompañará de una breve descripción y si es posible de la ubicación de la oficina, o por lo menos del país o la región.

9. Definiciones. Aquí postearé frases breves o definiciones que diversas personalidades hayan mencionado sobre los abogados.

10. Memes. La periodista Delia Rodríguez escribió un libro sobre el fenómeno de los memes, llamado Memecracia. Se ve bueno, una vez le di un repaso cuando fui a una librearía. No me lo pienso comprar, ni mucho menos estudiar el tema a profundidad. Pero soy conciente de que esto tiene contenido. Internet ha potencializando la información y las maneras en que nos comunicamos. Al parecer, por la gran cantidad y rápida notoriedad de este tipo de mensajes/imágenes/conceptos, la información electrónica resulta, aunque no más verás, sí más popular. Nada del otro mundo, en este apartado sencillamente colocaré un meme por entrada. Las letras que componen la imagen, fungirán a manera de título. En caso de que esté en inglés, será su traducción.

11. Extravagancias. Uno no se imagina las cosas que pueden llegar a hacer los abogados. A través de esta sección presentaré absurdidades y extravagancias de profesionistas en la actualidad.

12. Varios. Aquí va todo lo que no quepa dentro de cualquier otra sección. Un ejemplo… Este post.

Este listado es más enunciativo, que limitativo, si hay nuevas secciones las añadiré con una breve descripción y después las etiquetaré de manera uniforme.