Monthly Archives: January 2015

Merchandising sobre abogados No. 5

OLYMPUS DIGITAL CAMERA“Producto del trabajo de un abogado”

Gorro de invierno para bebé. Cuesta 17.50 dólares, también disponible en color  blanco, y lo encontré por acá. Ideal para estas épocas de frío.

Advertisements

Fighting Legal Innumeracy por Edward K. Cheng

Fue el gran poeta y compositor guatemalteco Ricardo Arjona quien en su afamada canción Me enseñaste afirmó que “los abogados saben poco de amor y que el amor se cohíbe en los juzgados”. La frase más allá inconsecuente (como las mayoría de las composiciones del trovador) resulta insostenible pues recientemente diferentes series de televisión, como The Good Wife, o novelas, como La hora azul de Alonso Cueto, se han encargado de ir forjando una imagen no precisamente divergente entre amor y abogacía.

¿Es importante que los abogados sepan de amor? Mmm, pues vaya. Sí, pero como con cualquier otra profesión, o cualquier persona en general. Los sentimientos son un componente importante que habrá que cultivar porque, en gran medida, guían nuestras opiniones y decisiones.

Ahora bien, esto del amor y los abogados, a pesar de su importancia, no estoy tan seguro que sea un elemento definitorio al momento de ejercer la profesión. O más bien, creo que es posible identificar un campo de acción donde lo profesional no necesariamente intercede con lo personal. No lo sé, en verdad. Habría que echarle una pensada.

Lo que sí sé, pues me consta, es que los abogados, los operadores jurídicos en general, saben poco de otros campos. O más bien, no les interesa saber de otros campos, o establecer vías de comunicación entre cualquier tema ajeno al derecho. Exclusión. Hermetismo. Aislamiento jurídico que le ha llamado Fritz Schulz. Aquí se podría alegar que esto no es algo exclusivo de la profesión, y algo habrá de cierto, sin embargo, las caracterizaciones y formas que hacen de la ciencia del derecho, y por ende de sus operadores, una materia incomunicada con muchos otros campos del conocimiento parecen sobresalir sobre otras profesiones.

Se ha dicho hasta al cansancio que los abogados deben saber de filosofía, de política, de sociología, de economía, de literatura, de cine, de música, de arte, de cultura general pues, y sí, sí, sí, sí, todo eso está muy bien, y se trabaja (y sobre todo se lucha) constantemente en ello para conseguirlo. ¿Pero qué hay de otros campos del conocimiento más lejanos a las humanidades o a las ciencias sociales? Digamos por ejemplo, las matemáticas.

Screen Shot 2015-01-15 at 12.22.19 PM¿Es verdad eso de que quienes estudiamos derecho elegimos esta profesión ya que somos malos para las matemáticas? Parafraseando a Arjona, ¿los abogados saben poco de números y los número se cohiben en los juzgados?

Esa es más o menos la pregunta que se hace Edward K. Cheng, profesor en la Vanderbilt Law School, en su paper Fighting Legal Innumeracy, cuya traducción al español acaso sería “Combatiendo la inhabilidad numérica en el derecho”. Bueno, no. De hecho no. Numeracy es una palabra gringa que viene a significar la habilidad para entender y trabajar con números, no es propiamente la aritmética, sino su capacidad de comprensión y posterior uso. En fin.

Antes de comentar el papersito de 8 hojas, he de comentar que este lo encontré en el blog, que no me canso de recomendar, http://www.saberderecho.com de Gustavo Arballo, cuando hace unos días posteó los 10 mejores papers jurídicos en Estados Unidos que leyó durante 2014.

El escrito está dividido en tres apartados.

El primero donde:

  • Se aborda a grandes rasgos qué es esto de innumeracy y numeracy;
  • Se focaliza el tema en la profesión jurídica dejando bien en claro que el problema de la inhabilidad numérica en los abogados no debe estar exclusivamente centrada en los números sino, y sobre todo, en saber cómo interpretar y entender estudios de carácter científico o social, y
  • Se llama la atención sobre el incremento del papel de los números tanto en aspectos jurídico-procedimentales en lo específico (como el uso de modelos cuantitativos al momento de realizar valuaciones, o al momento de utilizar evidencia criminal) como también en el campo académico, imagino, pues aquí el autor no lo menciona expresamente, que refiriéndose a ramas como el análisis económico del derecho o a la eclosión de estudios socio-jurídicos de índole cuantitativo que de un tiempo acá se están realizando a lo largo y ancho del mundo.

 En el segundo apartado se analizan:

  • Los problemas que implica la inhabilidad numérica en los abogados a partir de dos posturas, la “naíf” y la “cínica”, es decir, la primera que implica una actitud de deferencia hacia los expertos, aceptando sencillamente que los abogados no son buenos para las matemáticas  y quedando a la merced de quienes propiamente los realizan; y la segunda argumentando que dichas cifras son básicamente mentiras manipulables y resulta mejor no atenderlas.
  • La postura que los abogados deben de tomar ante los números que, antes que naíf o cínica, deber ser eminentemente crítica.
  • Un par de ejemplos de cortes estadounidense para ejemplificar lo mencionado.

Y el tercer donde:

  • Se aportan un par de propuestas y posibles soluciones, para combatir el miedo, la ignorancia, la inhabilidad, o cómo quieran llamarle, a la propensión por evitar las matemáticas, la estadística, los números en general en el derecho. Acaso en este apartado no comparto una de las proposiciones realizadas por el autor, que es aquella que habla sencillamente de tener confianza en nosotros mismos como abogados para abrazar los números y las estadísticas. No basta tener solo buenas intenciones. Yo creo que antes de la confianza está el formarse y estudiar en lo que se quiere comprender.

El artículo es bueno porque bueno y breve doblemente bueno (no como este post que es malo y largo por tanto doblemente malo). La propuesta que llama la atención sobre la utilización numérica, sobre la interpretación y comprensión de las estadísticas por parte de los abogados es bien necesaria, los porqués están resueltos, los cómos, en cambio, son los que hay que trabajar.

A continuación el artículo  sobre el que habla este post, publicado en el vol. 17, No. 3, primavera 2014, de la revista Green Bag archives.

¡Ah! Y también la canción de Ricardo Arjona.

¿Lo ven? Incluso los abogados necesitan amor

resized_compassionate-shark-friend-meme-generator-see-even-lawyers-need-love-45260a

Memes sobre abogados

Dónde trabajan los abogados No. 6

Screen Shot 2014-12-13 at 9.35.13 PM

Edificio color tierra, ubicado justo al lado de un negocio de venta de pelo humano. No es broma pelo humano.

Decorado estéticamente con graffiti y una carita feliz dibujada involuntariamente entre una ventana de barrotes estilo penitenciaría y una puerta cuadriculada color rojo.

A unos cuantos metros del pleno corazón de barrio Lavapiés,  se encuentra este peculiar despacho de abogados que enmarca su oficio con la misma tipografía que la del supermercado español Mercadona.

Screen Shot 2014-12-13 at 9.44.34 PMYa sea por su inconfundible musiquita institucional, su insuperable pan de cebolla, su tomate frito receta artesanal, o por su champú Stylius para cuero cabelludo sensible…, de un tiempo para acá Mercadona se ha convertido en uno de mis lugares de confianza aquí en Madrid para hacer las compras, no por nada su lema es precisamente “Supermercados de confianza”. Siguiendo esa lógica, si los parámetros, formas y servicio de dicho comercio es aplicado a la de un despacho de abogados, cuenten conmigo como cliente. Abogados a la Mercadona, o Abogados de confianza.