Tag Archives: Estados Unidos

Sobre el comercial de la cerveza Miller Lite que se burla de los abogados

13507107_1619580808358286_1153862021583374248_nAprovechando mi estancia en Ohio State, hace un par de semanas tuve la oportunidad de estar de vacaciones en Milwaukee en compañía de dos de mis mejores amigos de toda la vida, el Fer Cordero y el Boxi Rodríguez. Hicimos lo que se tiene que hacer en la ciudad más grande de Wisconsin… Tomar (mucha) cerveza, ir a las cervecerías a tomar (mucha) cerveza, al museo de la Harley Davidson (a tomar cerveza), y a un juego de baseball de los Brewers a tomar (mucha) cerveza. Es decir, cosas bien gringotas, bien, pero bien pinche alienados con lo que dicta el canon del Norte global. Y la verdad, y a mi pesar, es que me divertí demasiado, me reí muchísimo, y me sirvió para despejarme un poco de temas abogadiles. Más allá de las actividades y del entorno, creo que el viaje lo disfrute demasiado por culpa de mis amigos y sus ocurrencias, que hace mucho tiempo no tenía la oportunidad de compartir, pues igual recuerdo otros viajes a Tampico, o a Cancún, o a Europa de mochilazo, igual de felices y memorables. Pero en fin… Este no es un blog de mi vida personal, aunque no sé, creo, como lo cree Manolo Atienza, que “no es posible para nadie escindir de manera radical su vida profesional y su vida privada. Así que bueno, algo así, o más o menos.

13466242_1619659108350456_4188501250944552233_n

Terminó el viaje y  regresé a Columbus a seguir estudiando a los abogados e intentar escribir mi tesis. En un libro bastante random que me encontré, titulado The jokes on lawyers y escrito por un tal Stan Ross, descubrí un dato curioso sobre estos operadores y, precisamente, la cervecería que había visitado un par de días.

Pues resulta que en 1993, o 1994 (no queda del todo claro), la Miller Brewing Company realizó un comercial llamado “Big Lawyers Round-Up“, algo así como “La gran redada de abogados, o El gran corral de los abogados” (disculpen la campechana traducción, la verdad es que lo tejano y la música country no es lo mío), donde se presentaba un programa de televisión ficticio, en el que vaqueros persiguen y lazan abogados, como si fueran animales. A continuación, el video:

La publicidad de la cerveza Miller Lite presenta a los abogados como personas profundamente despreciables (ojo, para el caso concreto, se refieren de forma específica a los abogados especialistas en divorcios y a los fiscalistas), cuya caída, o captura genera felicidad a las personas.

Me limito a hacer un comentario…

Que una compañía cuyo principal propósito es embriagar a las personas se jacte de poder burlarse de los abogados…, resulta bastante pintoresco.

Memes sobre el #SuperTuesday a propósito del “Bernie or Hillary?”

Está terminando el #SuperTueday en Estados Unidos y al parecer por el partido republicano contenderá a la presidencia de la nación el patético de Donald Trump, y por los demócratas Hillary Clinton. Sin muchas novedades.

Acaso la candidatura de Bernie Sanders dentro del partido demócrata apareció como una verdadera sorpresa al inicio de las campañas, pues vino a revitalizar el debate sobre las desigualdades estructurales en ese país, así como también pudo develar que Hillary no es tan progre como se dice ser. En ese sentido, comenzaron a aparecer unos carteles, o infografías llamadas:

“¿Bernie o Hillary? – Mantente informado. Compáralos en asuntos que importan”

Después un recuadro en blanco con el asunto, y las principales ideas o caracterizaciones al respecto sobre los dos candidatos demócratas.

La cosa iba bastante bien hasta que el Internet hizo de las suyas, y aparecieron temas, ya a manera de broma que fueron desde Pokemon, pasando por Radiohead, hasta Harry Potter.

Olvidaba decir que estos carteles fueron ideados en franco apoyo a Sanders para revelar la escasa progresía de Clinton, así como la moderación de algunas de sus propuestas.

Dentro de todo este desmadre, los temas jurídicos no pasaron desapercibidos y por aquí me encontré un par que hacen alusión a los tres principales teóricos del Derecho, durante el siglo pasado, y creo que se explican solos. Me dieron poquita risa pero ya está.


Screen Shot 2016-02-29 at 7.06.54 PM

Screen Shot 2016-02-29 at 7.23.43 PM

Cass Sunstein sobre Star Wars y sus nominaciones a los Oscars y el derecho constitucional

hollywood-star_wars_oscar

Hoy es la 88 entrega de los premios Oscar. Ha existo tema jurídico-político al respecto, preponderantemente en el aspecto racial, pero también en algunos otros (considerando las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos).

Mi favorita, para todo, es The Revenant. Tengo esa (mala) costumbre, en cualquier quiniela que juego para adivinar a las películas ganadoras. Es decir, le apuesto todo a una sola candidatura. En este caso, elijo la película de González Iñárritu más por motivos emocionales que racionales (como casi todo lo que últimamente ando decidiendo, pfff).

Pero después de la peli de Leo Dicaprio y el osito, sin lugar a dudas, mi película favorita para ganar todos los premios sería el Episodio VII de Star Wars. No solo por ser una de las que más disfruté durante el año pasado, sino y sobre todo por las consecuencias que El Despertar de la Fuerza generó en mi persona (basta ver con la cantidad de post que le dediqué en este espacio).

Desde hace semanas me enteré que Cass Sunstein sacaría un libro sobre Star Wars, y bueno, aprovechando el contexto ahora descubro que este afamado autor, probablemente uno de los constitucionalistas más conocidos en todo el mundo, y también uno de los principales teóricos que más han propulsado temas relativos al paternalismo y concepciones libertarias de diferentes modelos de Estado, escribió en Medium, hace unos pocos días sobre el tema.

El artículo me parece bien a toda madre, sobre todo porque, sencillamente, no me imagino a un constitucionalista mexicano, abordando temas jurídicos o políticos desde una perspectiva de la cultura popular. Por eso, y por el lenguaje llano que utiliza, sin perder el carácter sagaz que caracteriza a la prosa de este autor al utilizar analogías para temas teóricos.

El artículo lo encuentran acá, y, a continuación, ofrezco una libre, campechana, tropical, e irresponsable traducción del mismo.


imagesStar Wars tiene cinco nominaciones en los Oscar —y si realmente lo piensa, eso es una locura

¿Cinco nominaciones a Star Wars en los Oscar? Cinco está muy bien, pero en mi opinión, deberían haber sido diez o quince. Tal vez treinta.

A continuación, una perspectiva desde el derecho constitucional. (Necesaria, por su puesto).

Como todo el mundo sabe, El Despertar de la Fuerza es el episodio VII. Eso significa que J.J. Abrams y su equipo estaban limitados por los Episodios I al VI. Ellos no podían (de forma sencilla) decidir si Obi-Wan y Yoda aún estaban vivos, o que toda la serie se encuentra desplegada durante la década de 1980, o que El Regreso del Jedi fue solo un sueño de Luke. Tenían que ser fieles a lo que había ocurrido antes —pero al mismo tiempo crear algo bueno, es decir, continuar la narrativa de manera que la nueva película le gustara y le encantara a la gente, antes que los hiciera pensar, ¿PERO QUÉ CARAJOS SIGNIFICA ESTO?

Esta es, precisamente, una forma muy similar para entender cómo funciona el derechos constitucional. Supongamos que la Suprema Corte está decidiendo sobre acciones afirmativas, o el aborto, o la ley relativa al financiamiento de las campañas electorales (de hecho, los primeros dos temas se tendrán que resolver este año). Lo que ocurre es que se están produciendo episodios. Se tendrá que ser, más o menos (preferiblemente más), fiel a lo que ha ocurrido antes, lo que significa una grave limitación, e incluso un problema. Pero también esto tiene que producir algo que genere narrativa, considerada en su conjunto, como algo coherente y bien estructurado, en lugar de incoherente y mal construido. Sin lugar a dudas, esto es todo un reto.

Si la Suprema Corte sentencia que el tema de las acciones afirmativas es constitucional el día martes, pero sólo ese martes, sería bastante absurdo. Si dictamina que se pueden abortar niñas pero no niños, sería mucho más absurdo todavía. La tarea es producir una visión global que pueda encajar con los últimos episodios —y que haga a toda la narrativa tan buena como pudiera ser.

En el derecho constitucional, por supuesto, hay mucho más que decir, así que vamos a centrarnos en El Despertar de la Fuerza. J. J. Abrams y su equipo tenían una tarea formidable, y, al mismo tiempo, distintas restricciones de enormes magnitudes, a las que no se enfrentaron los creadores de En primera plana, Misión rescate, o La gran apuesta. Puede ser que no sea tan fácil mantenerse fiel a una determinada narrativa anterior; pero también es difícil continuar en un sentido que el nuevo proyecto funcione. El Despertar de la Fuerza logra satisfactoriamente ambos objetivos.

Cierto, que la película parece un refrito de Una nueva esperanza. Cierto también que no muestra la creatividad de George Lucas. (Por cierto, Lucas cuenta con una sensibilidad literaria que ha sido menospreciada). Es cierto que algunas personas inteligentes han argumentado que debido a que carece de la originalidad de Lucas, la película básicamente cuenta con un aprobado.

Puede que todo esto sea cierto. Pero aún así, la película es hermosa, y amena, y despierta muchas emociones (no solo por el lado nostálgico). Improbablemente, el proyecto tiene éxito en la fusión de lo antiguo y la nuevo. Aún mejor, logra la unificación de las personas a través de generaciones, las divisiones políticas, y la geografía. Liberales, conservadores —Obama, Clinton, Sanders, Rubio, Cruz, Trump— ¿a quién le importa, cuando se trata de Star Wars?

¿Qué otra película logra esto? Los reflectores pertenecen a Star Wars, pese a quien le pese. Cinco nominaciones está muy bien, pero aún así: Star Wars ha sido injustamente robada. (Próximamente más en este espacio)


El próximo libro de Cass R. Sunstein es The World According to Star Wars, que será publicado en mayo por HarperCollins .

Reseña: The Counselor, de Ridley Scott

photoAcabo de ver The Counselor, traducida en algunos países de habla hispana como El Abogado del Crimen, en otros, simplemente, como El Abogado, o, incluso en algunos más, de forma literal como El Consejero.

Esta película, estrenada durante octubre del 2013, fue dirigida por Ridley Scott (que vale mencionar, es uno de los directores cuyo trabajo más aprecio) y escrita por Cormac McCarthy (que, casualmente, es también uno de los artistas que más disfruto leer).

Protagonizada por Michael Fassbender, Cameron Diaz (mi amor platónica durante mi primera pubertad), Penélope Cruz (mi amor platónica durante mi segunda pubertad), Javier Bardem (cuyas primeras actuaciones me parecen fantásticas) y el gran Brad Pitt, la trama de este filme se centra en un enredado conflicto entre narcotraficantes. Digamos que es un drama, un thriller, a medias aguas entre estas dos categorías, cuyos principales escenarios acontecen en el norte de México; en esa frontera norte que, para bien y para mal, tanto gusta y llama la atención a productores, cineastas, escritores, y creadores en general, llamada Ciudad Juárez.

550x298_cameron-diaz-opens-up-about-her-the-counselor-character-5013

Desde que comencé a escribir sobre abogados me siento obligado a consumir cualquier producto cultural sobre los mismos. Esta obsesión, complejo, chiflasón, o lo que sea, seguramente, no solo me lo tendría que resolver el diván sino, también, mi director de tesis, pero en fin. Sé, que al final, esto me sirve para escribir mi proyecto doctoral, a pesar de que muchas veces las películas para abogados tengan menos brillo que zapato de gamuza, que las series para abogado sean más aburridas que un partido de Rayados, o que la literatura sobre abogado sea más inoportuna que cuñado en Navidad… ¡Y sin embargo, aquí estamos!

Cuando se estrenó The Counselor me encontraba en España, y recuerdo haberme emocionado por la misma, pues además de su tremendo reparto, lo que más me hizo entusiasmarme por esta película fueron tres motivos:

  1. La dirección de Ridley Scott, a quien aprecio mucho (del verbo demasiado, a pesar de algunos de sus fiascos cinematográficos de carácter dominguero) desde Blade Runner, hasta que descubrí, y me enamoré de la saga de Alien, esto por el fantástico universo alienígena que nos entregó en la década de los ochenta cuando todavía no teníamos ni idea de cómo era el universo, y el cual todavía perdura hasta la actualidad con atrevidos aspavientos fílmicos como Prometeo (que a mi sí me gustó), y su segunda parte que se estrena el otro año.
  2. La prosa de Cormac McCarthy, que me parece de verdad, de las arriesgadas, de las que a uno le provocan desasosiego y desolación hasta el grado de cerrar el libro, y preferir no leerlo, o por lo menos no leerlo de noche. O sea desde que leí La Carretera, y después vi la adaptación de los hermanos Cohen al cine de No Country for Old Men, dije este tipo está loco. Esto es lo que me gusta leer, y desde ahí no le pierdo la pista.
  3. Los primeros dos elementos, es decir la combinación del lente de Scott y las letras de McCarthy. Lo mejor de dos de mis mundos. Como cuando me compré una camiseta que concertaba una imagen de Darth Vader con una frase de Pink Floyd. Algo así, yo qué sé. O sea, me sobrexcitan estos tándems entre artistas, entre campos que no suelen tener coincidencias, tipo cuando Paul Thomas Anderson dirigió Inherent Vice basada en la novela de Thomas Pynchon, o cuando Patti Smith recita versos de Roberto Bolaño, o cuando Xavier Velasco escribió una novela sobre Caifanes… La conjunción, la interdisciplinariedad de las no disciplinas, el incesto artístico, todo eso me vuela la cabeza. Ya está, creo que ya me di a entender.

Por tanto, mis expectativas sobre este filme eran bastante, pero bastante altas. Más altas que las expectativas que se tenían de Castro y su pandilla cuando triunfó la Revolución Cubana, ADENDO había escrito también que la reunión de las Spice Girls durante las juegos olímpicos en Londres, pero tiene razón Bruja Guachichila (@nellop13) cuando me reclama que las Spice lo hicieron muy bien, entonces rectifico y digo más altas que las expectativas generadas por la reunión de Menudo TERMINA ADENDO, que Fox cuando derrotó al PRI en el 2000, incluso, mucho mayores que aquella vez que Jesucristo resucitó y dijo que volvería. En cualquier caso, el resultado es el mismo: la pinche, y siempre parrandeada, decepción.

Y es que sí. No hay nada más terrorífico que las expectativas altas, porque estas implican un riesgo superfluo, una idealización, una quimera construida, poco a poquito, a base de fantasmas, de promesas no cumplidas, de oscuros deseos inalcanzables, de todo lo que no será pero que, por alguna extraña razón, no perdemos la ilusión en que llegará a cumplirse. Y bueno aunque una consigna popular afirme que la esperanza es lo último que muere, no hay que olvidar que esta muere, la esperanza muere al último dice otro dicho, entonces eso: batallas perdidas, que quizá y tal vez, pero solo tal vez, podamos librar de buena manera si fuéramos consientes de lo inconscientes que somos al esperar algo que, sencillamente, no es. Ya lo dijo Beckett, “Ever tried. Ever failed. No matter. Try Again. Fail again. Fail better”, o sea, y traducidito a lenguaje pulcro, a mexicano antiguo, sería algo así como: “Cágala no hay falla, no hay pex, igual la vas a volver a cagar y hasta la vas a cagar mucho más mamalón”. Algo así. Y concuerdo con el que todavía está Esperando a Godot, con él, y con mi mejor amigo que me escribió hace unas semanas un correo sobre el tema (transcribo pues no le sobra ni una sola palabra a lo que me envió):

“Kierkegaard se cuestionaba que en qué lugar
del mundo estaba escrito que el ser humano debía ser feliz, que quién
había escrito que se debía buscar la felicidad, que todos estos eran
pensamientos que damos por ciertos sin cuestionar si esto debe ser así
o no. Sino que tal vez lo relevante de la vida del ser humano no sea
ser feliz, sino luchar contra las contingencias de la vida. Tener una
consciencia de lucha.
No sé si Kierkegaard tenía razón, murió solo y posiblemente triste
pero en pie de lucha contra toda la sociedad danesa: el gobierno, la
burguesía, la iglesia, los diarios, solo contra todos.
En fin, en momentos como estos poco importa si tenía razón o no, o si
lo importante es ser feliz o se impone la obligación moral como
pensaba Kant, tal vez lo relevante es pensar que pase lo que pase no
nos vencerán tan fácil, que seremos como aquellos griegos que ante la
tragedia le exigían a los dioses más, siempre más; ante cierta o mucha
desazón, imaginemos a Sísifo feliz.
Y siempre vuelvo a las Batman de Nolan: “¿Y por qué lo vamos a perseguir?
– Porque él lo puede soportar” Jajaja.”

Soportemos entonces, a la mierda el de Königsberg y su Fundamentación de la metafísica de las costumbres. No pasa nada, y si pasa tampoco con eso de las expectativas. Lo que pasa es que el factor tiempo conjugado con lo de las expectativas resulta, profundamente (qué bonita palabra) dañino. A ver… Me perdí. Mal. Esto se supone que es una reseña, y lo cierto es que no es otra cosa que una manera de evitar al terapeuta, a ver, no. Intentaré centrarme. ¿En qué me quedé? Expectativas, España, errores, ya. Ya me acordé. A ver un punto y aparte para seguir.

Tenía muchas expectativas, tantas que no vi la película cuando se estrenó, y ahora me doy cuenta que la olvidé, y que pasaron más dos años hasta el día de hoy que me la encontré en la televisión y la pude observar tranquilamente y con toda mi atención. Esto que hablo de toda la emoción que me provocó, y que sin embargo dejé pasar, tiene una razón, más bien económica, la verdad. El cine allá en España es caro, la verdad muy caro, y bueno como estudiante, uno sencillamente tiene que evocar a Alexy y ponderar…, entonces, o se come bien, se sale a tomar cerveza, de vez en vez se compra un librito, o, sencillamente se gasta el presupuesto en cine…, en buen cine. Entonces lo que hacía, era leer mucha crítica. Meterle mucho blog, mucho foro, y si de plano a una película ya me la ponían mal pues resolvía no verla. Es decir confiar en la omisión y, también (¿por qué no?) en la solidaridad, y en la confianza. Y así fue con The Counselor, la olvidé por completo, la borré de mi mala memoria y apareció hasta el día de hoy. Suerte un poco, la verdad. O sea, estaba tirando en el sillón de la sala de mi mejor amiga viendo Los Simpsons, y anunciaron que, pasadita la media noche, en el canal FOX pasarían esta película. Entonces, eso. Me limité a voltear el celular, y centrar toda mi atención en El Abogado del Crimen que debí de ver hace años, y que para fines de la tesis, y del momento en el que me encuentro, no me viene mal. No me vino mal, hasta que la vi.

La película no solo me decepcionó, sino que también me aburrió y me pareció más bien mala. Mala del verbo mñé. Para empezar he de decir que no es una película de abogados, me pareció una película con un tipo que actúa como abogado, pero que no necesariamente es tal. Es más bien de narcos, de malosos, de mafias, de facilitadores, de personas tan ambiciosas como absurdas que no hacen otra cosa más que cosificar todo lo que tocan, todo lo que les rodea.

La traducción de Counselor a “abogado”, no me queda nada clara, pues si bien es cierto que hay un par de frases explícitas que hacen referencia a estos operadores jurídicos, como por ejemplo:

  • Cuando el personaje de Bardem le dicen al de Fassbender (quien vendría a ser el “Counselor”) que el título en Derecho es casi una licencia para robar discretamente.
  • Cuando en la primer escena que sale Brad Pitt le advierte al “Counselor” que los cárteles mexicanos no tienen piedad con las personas, sobre todo con los abogados.

También lo es que el papel del protagonista, de quien la hace de “Counselor”, de consejero, de abogado, no me termina de convencer como tal. No sé, igual cosas mías, igual esos fantasmas que citaba antes, igual algo que no concuerda, que no es consecuente. A veces Fassbender parece más economista, CEO, padrotillo, politiquero, ipeco, algo, pero a lo que nos tiene acostumbrado el imaginario colectivo sobre el gremio de los abogados más bien no termina de cuajar. Quizá quieran presentar a alguien más tendiente a las relaciones públicas, a un libertario temerario, un free rider reconvertido al obsceno mundo del vicio, y sí, eso está bien con lo que, muchas veces, viene a significar la profesión pero creo que aquí se les va un poco-mucho de las manos. Porque no viene a ser propiamente un “Narcoabogado” (por acá un buen libro que sí viene a reflejar lo que estos son en el contexto de la guerra contra el narco en mi país), ni tampoco un abogado del narco, no me deja insatisfecho, ni una cosa ni la otra, por un lado queriendo ser parte del desmadre, pero por el otro enamorado, o con un pasado turbio que se intenta palear a través de una trama más bien sentimentaloide y cursi, que en lo personal me dio hueva, fiaca, pereza.

pUnas escenas de sexo que rayan en el porno malo, y embarazoso, cuya visualización, comparada con lo que estimula la lectura del Libro Vaquero (un saludo al actual Gobernador de Nuevo León) es más bien escasa, me parecen desangeladas en muchos sentidos, y no me terminan por aportar algo. No me queda la menor duda que la escena de Cameron Diaz teniendo sexo con el carro de Bardem pasará a los anales del cine como una escena memorable, pero más que por lo bien lograda, por su absurda propensión a llamar la atención por el simple hecho de llamarla.

El resultado final de la película no lo termino por entender. Si queremos narco, México profundo, Colombia, digo perdón loCombia (como le diría mi maestro ChecoElías a la tierra adoptiva de Nora Picasso) profunda, Juárez, Ciudad Gótica, sangre, futurismo que ya está aquí, ahí tenemos la bien lograda Salvajes, de Oliver Stone, la serie Narcos que la encontramos en Netflix, la misma Breaking Bad, la literatura de Fernando Vallejo, incluso contraviniendo los pocos principios que me quedan algunas cosas que escribió García Márquez sobre el tema, hubo otro más que leí sobre este tópico que era colombiano, ¿quién era? Madres, no me acuerdo, a ver… Ah no, mal, estoy confundiendo países y latitudes literarias. Perdón. Ah chingá, no, no, esperen, sí hay alguien… ¡YA! Pésima mi memoria, pésimo burlarse del presidente Peña Nieto que no se acordaba de sus libros favoritos, es el de Juan Gabriel Vázquez, el de El ruido de las cosas al caer, en fin. No, no me parece un producto bien logrado. No sé si Cormac McCarthy, y me da igual, conoció alguna vez México, pues, probablemente, la mejor novela norteamericana la escribió un ruso, y la mexicana un tipo que nació en Chile, entonces eso da igual, pero el sabor de insatisfacción es uniforme, El Abogado del Crimen me parece una película mal lograda, confusa, que me desorienta y al mismo tiempo me hace investigar sobre si, realmente, vale la pena tener expectativas cuando se juntan dos de mis mejores mundos.

No lo sé, puede ser que el problema no sean ellos, sino sea yo. Siempre cabe esa posibilidad. Pero confieso que, rescatando algunas escenas y algunos diálogos, no recomiendo gastar dos horas de su vida viendo The Counselor.

Al final, pero solo y muy al final, me doy cuenta que no estuvo tan mal no ver esta película en España, ni tampoco haberme gastado nueve euros en la entrada, ni mucho menos haber llevado esa decepción que me genera la expectativa alta respecto a Scott y McCarthy.

Recapitulo, que escribí cualquier cosa menos un intento de reseña:
Uno. La película me pareció mala. La delgada línea entre el aburrimiento y la confusión.
Dos. A pesar del nombre, no diría que es una película de, y para, abogados.
Tres. Igual sigo queriendo, y mucho, a Ridley Scott y Cormac McCarthy. De hecho, tendría que leer la novela del segundo para ver qué tan bien está adaptada, o si refleja, fielmente, lo pretendido.
Cuatro. Le temo a las expectativas altas pero igual le temo más a no tener expectativas.
Cinco. En una escena, casi al final, hay un pequeño guiño, un discreto homenaje, a todas las personas desaparecidas durante la guerra contra el narco en México. Eso se rescata, y se resalta, y se aplaude, pues antes que el narco, los abogados, son, precisamente, esas personas sobre las que deberíamos estar ocupándonos.
Seis. La película, además de mala, también me pareció machista, clasista, xenófoba, ¡vaya casualidad!, justo como mi país.

Viñeta sobre el #LoveYourLawyerDay

CTKT1SQXIAQ1eSV

NON SEQUITUR (NO SE SIGUE)——————————————————-

-Desfile del día de aprecia a tu abogado-

“Ok… Si por la tarde la gente no ha salido a la calle a demostrarnos su apoyo, comienza a enviar las citaciones”


Viñetas sobre abogados.

¡Hoy es el día de ame a su abogado! Sobre el #LoveYourLawyerDay

CTI18AKWsAArK3s

Primer viernes de cada mes de noviembre, el día en el que en Estado Unidos se celebrará el #LoveYourLawyerDay, algo así como el día de “Ama a tu Abogado”. Muy fuerte, tan fuerte que tengo poco que decir.

Amar es un verbo muy pero muy difícil. En España se quiere mucho, pero no se ama. Los gringos, mucho más prácticos, usan el “to love” para referirse a ambas acciones, amar y querer. Ya lo dijo el único príncipe al que respeto, José José, todos sabemos querer pero muy pocos sabemos amar. Me gusta el “to fall in love”, eso, precisamente, describe lo que, a mi consideración, refleja lo mejor del verbo amar, que es caerse, extraviarse, hundirse, o sea perderla por alguien. Te llevo para que me lleves, diría Cerati.

¿Amar a tu abogado? Yo la dijo maestro Ricardo Arjona, “los abogados saben poco de amor”…, pinches gringos muchas veces van más allá de los parámetros y la desmadran. En lugar de un día del abogado, como en muchos otros lugares, ahora hacen un día para amarlos. En fin, cada quien sus culturas, sus fantasmas, sus complejos, y sus mañas.

Screen Shot 2015-11-06 at 4.20.00 PMDesde hace unos días me enteré por Facebook de este evento, ayer me lo hizo llegar una buena amiga a través de un correo, y hoy traduzco el artículo. También se publicó algo en The Wall Street Journal (cuyo título evoca la malinterpretada y sacada de contexto clásica frase de Shakespeare), peeeeeeeero, lamentablemente ando muy cansado, medio enfermo, y un poco crudo, así que será después, ahora es nunca todo es nada si no descanso en tu mirada, diría otra vez Cerati. En cualquier caso mucho amor para todos, usen el amor como puente, da igual ejerzan o no la abogacía. ¡Salud!


Un día para externarle su amor a los abogados  / 3 de noviembre 2015

En caso de que no todavía no lo sepas, este viernes es el día de “Ama a Abogado”, sí, aparentemente es toda una acontecimiento, y así lo ha sido durante los últimos 15 años.

Sin embargo, este es el primer año que tal día ha sido reconocido por la American Bar Associatio (ABA), a través de su consejo de prácticas jurídicas, aprobando una resolución a finales de octubre que, de ahora en adelante, fijó esta celebración el primer viernes de cada mes de noviembre.

Todo lo sucedido fue anunciado por la  American Lawyer Public Image Association, una organización no lucrativa que se jacta de ser la única organización dedicada a promover una imagen pública de quienes ejercen la abogacía.

Fundada en 2001 por Nader Anís, un comerciante jurídico, esta organización es la fuerza impulsora detrás del día de “Ama a Abogado”, en la que se anima a todos en todo el mundo para publicar fotos y comentarios en Twitter, con el hashtag: #LoveYourLawyerDay profesando el profundo amor por los abogados. Dicho hashtag ya está siendo utilizado por varias asociaciones y barras de abogados, abogados y periodistas jurídicos. “La realidad es que los abogados son, en su mayor parte, vilipendiado en nuestra sociedad”, mencionó Nader Anís. “Este día se trata de reconocerlos, apreciándolos y dándoles las gracias”. Como parte de la celebración, Anís está llamando a todos a abstenerse de contar algún chiste sobre abogados, y en caso contrario, quienes lo hagan deben ser multados con 20 dólares y deben donarlos a una organización benéfica de su elección. “¿Por qué los abogados son diferentes de otras personas?”, dijo Anís. “Yo sé que la gente piensan que los abogados no tienen sentimientos…, pero sabes, estos también pueden salir heridos de sus sentimientos”.

Lea a continuación más información sobre la resolución de la ABA:

CONSIDERANDO, Que los abogados siempre han sido objeto de ataques verbales, despectivas representaciones y que la literatura está plagada de feroces ataques contra estos dese hace cientos de años; y

CONSIDERANDO, La encuentras A 2.013 del Pew Research Center que encontró que los abogados se encuentran entre las últimas diez categorías profesionales para “contribuir a la sociedad”;

CONSIDERANDO, Que, según una encuesta de 2014 de Gallup la percepción pública de los abogados en lo que respecta a la honestidad y la ética cuenta con una insatisfacción del 21%; y

CONSIDERANDO, Que las representaciones de los abogados en la cultura popular estadounidense, incluyendo la televisión y el cine, son en gran parte negativas, promoviendo un estereotipo negativo de estos operadores jurídicos en la sociedad … POR TANTO, SE DECRETA QUE la American Bar Associatio (ABA), a través de su consejo de prácticas jurídicas 

SECCIÓN 1. El primer viernes de noviembre será reconocido y celebrado el día de “Ama a Abogado”, un día para que el público pueda celebrar a sus abogados, expresar su gratitud por sus contribuciones positivas al bien común y la administración de justicia.

SECCIÓN 2. Se insta a los abogados de todo el país a celebrar el día de “Ama a Abogado” para ayudar a promover una imagen positiva y más respetada de los abogados y sus contribuciones a la sociedad, esto lo pueden lograr al proporcionar servicios legales pro bono a sus comunidades y con el apoyo caritativo en causas que promueve la administración de justicia .


 

Abogados y marihuana

images-1Estoy en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en un encuentro sobre derecho a la alimentación y estuve sin Internet todo el día. Estuvo bien igual, aprendí mucho. En un determinado momento durante la tarde me pregunté qué habría pasado con la discusión sobre el uso recreativo de la marihuana en la Suprema Corte de Justicia de la Nación en México. Me tranquilicé al pensar que pasara lo que pasara ya había pasado, y por tanto no pasaría mucho. Entonces me dio igual, y no hice el más mínimo esfuerzo por enterarme.

Hace varios días pregunté a varias fuentes confiables, también a otras no confiables pero bien informadas, y me aseguraron que el proyecto iba a salir en sentido positivo. Ahora que llego al hotel y tengo Internet y leo un poco lo que pasó, me entero que así fue.

Está raro lo que pasó. En varios sentido. Para empezar cuando se dio a conocer el proyecto intenté leerlo y sinceramente no pude, se me hizo bastante aburrido, y bastante poco creativo, e incluso algo oscuro y mal argumentado. De hecho, tiré la toalla, y tuitié lo siguiente:

Screen Shot 2015-11-04 at 6.52.01 PM

Como se puede deducir, en una palabra “mediohueva”. Llegué a no más de 20 hojas y pensé que en breve habría algún valiente que lo resumiera (pues siempre hay por lo menos uno), y que lo explicara, o bien que algún diseñador hipster  se aventaran unas infografías. Pues dicho y hecho.

El valiente fue maestro Xopa, justo un día antes de que se votara el proyecto, con un análisis tremendo publicado primero en La Silla Rota, y después en El juego de la Corte. Un escrito que me pareció bastante pero bastante lúcido y donde hace añicos el proyecto de Justice Zaldivar. O sea, hablo por mi, pero creo también es la lectura que realizo del escrito del profe del CIDE, sí a la legalización de la cannabis, pero que su legalización esté bien argumentadita. En otro sentido, sería darse un tiro en el pie, sería paternalismo, sería moralina, sería burocracia, sería un sin fin de cuestiones que desde una óptica práctica son más bien poco prácticas, o, digámoslo claro, imprácticas.

Decía que llegué y me puse al tanto de lo ocurrido en la SCJN. Había mucha información, muchos memes, mucho mame. Acá un ejemplo…

CS7rIhCUcAA6JSw

Lamenté no haber estado, y tanto Alfredo Narváez, a.k.a. @narvinchas, y Pamela, a.k.a., @PMon8, me dijeron, palabras más, palabras menos, que no me perdí de mucho. Y pues eso. Sí, la discusión en la primera sala no fue discusión, fueron monólogos aislados, y al final el proyecto sí pasó pero no pasa mucho más que para cuatro personas en todo México. Cuatro personas que acá se detalla quienes son, y que la verdad no me esperé que fueran ellos. En cualquier caso aplausos.

ley_cannabis-1Digo que está raro porque el fenómeno como tal de la legalización de la maría es un tabú, por un lado veo que muchos aprovechan la discusión para salir del closet, otros sencillamente para sumarse al mame, otros gritan triunfalistas que la SCJN dio un baquetazo y de nueva cuenta tenemos un tribunal constitucional fuerte en México, y bueno, la verdad es que todos aprovechamos la maldita coyuntura y hacemos o decimos algo.

Especial atención merecen los que hacen infografías. Aplaudo y me pongo de pié, en menos de 4 horitas en que salió la sentencia, ya me encontré varias circulando por Internet. O sea, no hay temor de Dios, ni temor al contexto de justificación. Aquí el caso es producir, producir, producir, producir, producir, producir, hacerse viral y conseguir “clicks”, ta bien igual, hoy en día ya nadie lee, ni los que escriben leen lo que escriben, entonces eso. A continuación dos ejemplos de lo que hablo cuando hablo de la rapidez de las infografías:

12194914_1065826636775763_3241502571361471024_o12189518_1644559242469881_3544850843886806457_n

Me pierdo (como siempre), este post no era sobre la marihuana en México y lo que pasó, acá en Borde Jurídico un resumen de los argumentos del #Amparocanábico de mi buen amigo Iván García Gárate, este post, como todo el blog, y todo lo que pinche hago, es sobre abogados. Sobre abogados y marihuana.

Tengo varios materiales sobre el tema del día en México que había estado recolectado desde que comencé la tesis. Así que va…

En los Unites desde hace un tiempo para acá la marihuana es legal. Sino más recuerdo comenzó California, igual y me equivoco, no sé, pero a partir de ahí, por el sistema federal cada estado ha decidido su regluación. Con eso de que están de moda las infografías por acá una infografía sobre cómo está lo de la marihuana en el país vecino:

marijuana2_infographic_USA

Entonces bueeeeeno, se legaliza la maría en IUESEI, no importa sea sin restricciones, con fines terapeúticos, o recreativos, pero si se legaliza dicha droga esto solo y solamente puede significar una cosa: ABOGADOS.

Que la marihuana haya encontrado regulación jurídica tendiente más bien a la permisividad, o acaso a poder ejercer un uso más libre de la misma, conlleva que muchos abogados, y algunos despachos, hayan comenzado a especializarse en el tema. Como si fuera un nuevo nicho de mercado, estos operadores jurídicos ven negocio donde antes sencillamente no se les permitía ver negocio. Y es que de un tiempo para acá fumarse un porro no tiene por qué implicar una sanción penal, por el contrario, se necesitará de un traductor que pueda articular los intereses de quienes fuman marihuana para que convivan en sociedad.

Es bien interesante lo del mercado de servicios jurídicos, recuerdo que antes decían que habría que especializarse en ambiental, o en nuevas tecnologías, que por ahí iría el futuro de la abogacía, que entre tantos abogados o bien uno era muy bueno, o conocía muy bien a algunos clientes, o tenía un nombre, o de plano buscaba nuevos nichos de mercado. Pues bueno, en los States la marihuana llegó para quedarse y para que los abogados tengan trabajo… ¿Cuánto tiempo tardará en existir abogados especialistas en maría en México? En España ya hay algunos, acá informa el periódico El Mundo.

san-diego-skyline-night-801

Lo que sinceramente espero que nunca llegue es la publicidad abogadil que tanto se les da, y gusta, a los gringos. Y que, a continuación, muestro 6 ejemplos, todos reales, con una breve traducción y comentario.


1. En el mundo de la marihuana con fines terapeúticos, tú necesitas conocer tus derechos”. Claro porque en el mundo real, no hace falta.

Manzurilaw

2. “¿Tienes marihuana? Si eres sorprendido marca al 1.855.140.MARÍA“. Del clásico marketing “got milk” al “got weed?” hay solo un paso. Algún día contaré una anécdota que me sucedió con dicho lácteo y dicha droga, en cualquier caso es mejor no combinar.

got-weed-outdoor-928x288

3. “Dios creo la marihuana… ¿Acaso Dios comete errores?”. A mi consideración, el mejor de todos. Además el dominio en Internet vale la pena por sí solo.

23845759_SA

4. Alivie su mente”. Un estilo más conservador y discreto, no tanto su página de Internet.logo

5. “Defensa cannabica”. Sin lugar a dudas el mejor estéticamente hablando. Temis nunca se vio tan bien. 4-7f7dbd1a

6. La abogada más cool de Los Ángeles“. Dope puede ser traducida al español como droga, aunque como adjetivo sería más bien impresionante, o chido, o guay, o chévere, o bakán, o algo así. En cualquier caso, que mala impresión de anuncio.300x300

Evento: Lawyer humor and the legal profession

Mi buen amigo Luis Fernando Pérez Hurtado estuvo la semana pasada en Stanford, para celebrar el 20 aniversario del  Stanford Program in International Legal Studies (SPILS), e hizo el favor de enviarme una foto de este evento que tiene una muy, pero muy, buena pinta:

unnamed

Será hoy jueves 29 de octubre de 2015 a partir de las 5pm. Estarán un par de comediantes, y el gran Marc Galanter, uno de los pocos juristas que ha teorizado, desde la sociología jurídica, sobre los chistes de abogados y, en general, sobre el humor en el Derecho.

Traduzco uno de los párrafos que incluye la invitación al evento:

“Los chistes sobre abogados son tan viejos como la misma profesión, y todos hemos sido objeto de ellos a lo largo de nuestras vidas profesionales. Incluso algunos han llegado al extremo de abandonar la profesión para dedicarse de tiempo completo a burlarse de los abogados. ¿Por qué las profesiones jurídicas dan tanto juego a los comediantes?  ¿Dicen algo los chistes sobre abogados respecto al derecho y la sociedad en general? ¿El humor legal ayuda o perjudica a la imagen de la profesión, o sencillamente es algo con lo que tenemos que vivir? ¿Expone verdades o propulsa los mitos sobre la ética de los abogados?”

Acá más información, y también el registro por si alguien anda por California, y así.

Sobre abogados y #MarriageEquaility

Entre tanto verano, el fervor por la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en EEUU (acá en Borde Jurídico una excelente narración de lo sucedido, escrita por ), el día del orgullo, los arcoíris en Facebook y los ayuntamientos del mundo, había olvidado que tenía esta viñeta (que me parece buenísima) sobre abogados (de divorcios) y #MarriageEquaility. Más vale tarde.

Aunque el cartón se explica solo… Ante la decisión de la Suprema Corte, diversos hombres celebran y se abrazan gustosos. Un par de personas ajenas a este colectivo, extrañadas, se preguntan entre sí: ¿Gays?, Abogados de divorcios.

Supreme-Court-gay-marriage-delonas-495x330


Viñetas sobre abogados.

 

“Mi ex-esposa tuvo un mejor abogado”

6lawyer

“Su abogado fue mejor que el mío”

Allá como por inicios de este siglo, cuando creo que era joven, me pegué junto a tres de mis mejores amigos un viaje a Dallas (¿o era San Antonio?) a ver a Metallica. El concierto estuvo bien, fue justo cuando acababa de entrar Robert Trujillo al bajo, entonces había mucha expectativa y aunque el playlist no fue el mejor, se cumplió con una de las cosas que tenía que hacer antes de morir que es ver en vivo a Hetfiled y compañía antes de que murieran (o lleguen al absurdo de tocar rap).

Recuerdo que mientras hacíamos fila para entrar al concierto un “homeless“, acá en España les llaman “sintecho”, en México acaso sería un “teporocho” o “pordiosero”, estaba pidiendo dinero con un cartel que decía: Why lie I need a beer (Por qué mentir, necesito una cerveza). Me acuerdo que nos reímos mucho, y nos pareció una manera bien ingeniosa y sensata no solo de pedir ayuda, sino también de asumir su situación frente a la vida.

En México no recuerdo haber visto esta clase de carteles para solicitar ayuda. En Madrid sí. Hace un par de meses, junto al Mcdonalds de Atocha, me encontré una persona con un cartel que ponía: “Para el Ferrari”, haha. Recuerdo que me hizo gracia y que me pareció una manera tan transgresora como alternativa de buscarse la vida.

La total ausencia de necesidades básicas apelando al sentido del humor para obtener caridad, es un tema súper complejo que habría que darle una buena pensada. En general al tema de los homeless, pero en definitiva es un tema que antes que teorizar sería mejor intentar incidir en el mismo.

A partir de esto que relato, durante un tiempo tuve la idea de ir recolectado imágenes de personas con este tipo de carteles pero que hicieran alusión a los abogados. Encuentro una frase, que es el común denominador:

“My ex-wife had a better lawyer”    

(Mi ex-esposa tuvo un mejor abogado)

A continuación cinco fotografías que me encontré sobre lo que estoy escribiendo:

9b3be50ae0509d41562e6f76560a4cf71

chris-exwife

7becefe6d54f83a13893d979c0b728b2

my-ex-wife-had-a-better-lawyer

Screen Shot 2015-02-19 at 8.21.05 PM

Vamos a ver tres cositas antes de decir algo propiamente sobre el tema de los abogados de divorcios, los homeless y los carteles.

  • De entrada todas las fotografías que encuentro me parece que son en Estados Unidos, siguiendo esa ambivalente tradición que conjuga un modo de vida outsider y al mismo tiempo una concepción del entorno desplegada a partir del humor ácido e incómodo. La absurdidad que conlleva el ser homeless viviendo en el país más poderoso del mundo.
  • Todas las personas de las imágenes que he recopilado son hombres, de hecho creo que por ahí hay algo de machismo, bueno mmm no sé, seguro que sí pero no sé. No propiamente en que la mayoría de homeless sean hombres, sino en el mensaje del cartel.
  • Tomar fotografías a las personas que se encuentran en esta situación de falta de necesidades y pobreza es más bien un acto violento, acaso vulnerador. Lo que yo he visto es que muchos se quitan ese cargo de conciencia de fotografiarlos, dándoles al final una retribución. Creo que esto es algo también muy gringo, muy snob, muy feo a mi parecer, pero también, por otro lado, en las imágenes la mayoría de los homeless se encuentran sonriendo, e incluso algunos posando. Creo que aquí lo del humor es crucial. La manera de asimilar y asumir dichas situaciones dependerá en un primer momento de la persona que se encuentra pidiendo dinero, y después, pero solo después de aquel que quiera captar el momento en algún dispositivo electrónico. Ahora bien, para el caso en concreto algunas de estas fotografías han tenido tanto éxito que ya cuentan con viñetas y productos comercializables. Inexplicable todo.

Sobre el mensaje de los carteles habrá algo que decir, aunque cualquier cosita pues ya escribí más de lo que tenía pensado.

Abogados y divorcios es un tema. Al perecer, según dice mi amiga Crestina (y a mi amiga Cres le creo), los mediadores vienen con todo, o sea la mediación es el futuro. Y sí, no se puede negar que todos estos métodos alternativos de resolución de conflictos cuentan con un potencial tremendo, y que tarde que temprano servirán para enfriar los ánimos de tantas y tantas personas que ejercen la abogacía con el único fin de pelear para dejar en la ruina.

Peeeeeeeero, justamente esa concepción del derecho en los divorcios, conjugado con el factor emotivo, resulta fundamental para contemplar a estos procesos como si fueran una especie de duelos a muerte, de batallas fatales, donde los instrumentos jurídicos son contemplados como armas mortales, y donde el oponente, al que hay que hacer añicos, no tiene derecho más que a ser vencido.

Al utilizar el derecho de forma tan desinhibida se puede caer en la tentación de lastimar a la persona que está detrás de un abogado y del propio derecho. La persona se convierte entonces en un ente jurídico y pasa a segundo término. Y ahí, justo ahí es cuando el derecho deja de tener sentido. Los abogados como traductores, como los encargados de trasladar lo jurídico a lo vivencial, resultan actores cruciales en estos procesos para influir sobre las vidas de terceros. Dependerá en gran parte el rol que asuman. No creo que se trate de vencidos y vencedores, ni de ganar o perder, ni tampoco de dejar en la calle, de quitarles hasta el último centavo, ni mucho menos de ganar en en los tribunales lo que no se pudo en la vida. Creo que, en estos casos, se trata de otra cosa.