Category Archives: Parecidos jurídicos razonables

Parecidos jurídicos razonables No. 4: Luke Skywalker, o Mark Hamill, vs. Slavoj Žižek

Screen Shot 2015-12-23 at 10.27.48 PM

Ayer, finalmente, vi el episodio siete (no hay spoilers en este post). Y quedé más que satisfecho, de hecho, salí feliz, emocionado, contrariado, pensativo, reflexivo, todo. He de confesar que fui a ver la peli con una cruda, una resaca, que parecían dos, y, por ende, me encontraba mucho más propenso a la sensibilidad, o algo así, no sé, pero bueno, da igual. Lo cierto es que The Force Awakens no es película, es peliculón. O sea, puedo estar tranquilo afirmar que está bien, que no está mal, que cumple, que J.J. Abrams puso el listón bastante alto para lo que ha de seguir en la saga, a nivel macro chingón, micro quizá algunos varios detallitos que solo interesan a nosotros los fanáticos obsesivos-compulsivos, pero ya está no pasa nada. Todo bien. Estéticamente precisa, materialmente ahí vamos. Ok, ya me volví a emocionar y no era la idea. La idea es intentar revivir esta sección que está más olvidada que Jar Jar Binks.

El caso es que con todo este subidón por el universo que creó George Lucas (que no se acaba nunca), con el paso del tiempo (que siempre es relativo), con la nostalgia por el pasado (que es oximoron), con lo vivido (y con lo que no), me acordé de Mark Hamill, y de lo difícil que es ser Mark Hamill, con la responsabilidad que implica llevar a cuestas a Luke Skywalker, viviendo entre la fuerza y el lado oscuro. ¡Tremendo! Guglié a este actor para ver qué onda con su vida, y al ver una imagen de él pensé que no era él, sino Žižek, el disparatodo y sagaz filósofo de Eslovenia que oscila entre Lacan y Marx, entre el lado oscuro y el más oscuro, oh, no, no, no, más bien entre la fuerza y algo más poderoso que la misma fuerza, o bueno no sé, mala analogía. Nada. Eso. Arriba posteo la imagen que precisa esto que escribo.

Eso. O quizá vale la pena volver a citar a Fadanelli cuando dice…, “al final, todos los viejos se parecen“.

P.D. Una post data, que algo tendrá que ver con todo esto, que el inconsciente filtró, pero que no pude acomodar en los anteriores parrafitos… Pensaba cortarme la barba para año nuevo, yo qué sé, por hacer algo, por cerrar un ciclo, por cualquier cosa, luego, después de ver el episodio siete, pensé en Skywalker, en Kenobi, en que la barba no hace al filósofo (del Derecho), en el libro El Bigote de Carrère, en Žižek, en Marx, en Santa Claus, en la hija de Villoro que lloraba cuando este se afeitaba, en lo insensato que me resulta el acto de pasarse navajas por la cara, y creo que he decido rasurarme después, en alguna otra ocasión especial, el estreno del episodio ocho, por ejemplo.

Advertisements

Parecidos jurídicos razonables No. 3: Carlos Vaz Ferreira vs. Juan Gelman

Vas Ferreira vs. Gelman

El primero uruguayo, el segundo no, pero actúa como tal. Ambos con tremendo bigote. El primero, recientemente, rescatado por Manuel Atienza y compañía, para abordar cuestiones argumentativas antes de que se hablara de cuestiones argumentativas, “El precursor de los precursores”. El segundo, recientemente, traído a cuenta por el Sistema Interamericano, para resolver cuestiones de derechos humanos en relación a su nuera “Caso Gelman vs. Uruguay“, aun y cuando este había estado luchado por resolver cuestiones de derechos humanos antes de que existiera el Sistema Interamericano. El primero filósofo. El segundo poeta. Ambos productores de una escritura bastante clara y sensata. Del primero, su libro Lógica viva me ha servido mucho para mis temas. Del segundo, su poema “El juego en el que andamos” me ha servido mucho para muchas cosas.

Además de todo eso, a mi parecer, los dos son igualitos. De hecho, cada vez que veo a alguno de estos dos personajes, él uno me recuerda al otro, y al revés.

Eso. O de nueva cuenta cito a Fadanelli…, “al final, todos los viejos se parecen“.

Parecidos jurídicos razonables No. 2: Bobbio vs. Borges

BKeeRMLCcAEa_zm

Borges es argentino (aunque algunos estamos seguros de que es inglés) y Bobbio italiano, la afinidad es manifiesta. El primero es todo un género y el segundo generó la primer gran clasificación terminológica sobre positivismo jurídico. El apellido de los dos comienza con la segunda letra del abecedario. Borges estaba vuelto loco con los laberintos, de Bobbio algún filósofo mexicano dijo alguna vez que su obra tiene la complejidad de un laberinto, aunque Silva-Herzog Márquez afirmó después que “la mejor imagen que mejor representa el conjunto de la obra de Bobbio es, otra metáfora querida por Borges, que es la del mapa”. Bobbio sentenció “somos aquello que recordamos“, y Borges que la “memoria está hecha, En buena parte, de olvido“. Las memorias de Bobbio se agrupan bajo el lúgubre y evocativo título De senectute, Borges en Elogio de la sombra presenta una visión tan triste como sincera, y por ende lindísima, sobre  la vejez, el tiempo, la muerte y su ceguera, que para fines prácticos, sospecho, para él debió significar lo mismo…

Además de todo eso, a mi parecer, los dos son igualitos. De hecho, cada vez que veo a alguno de estos dos personajes, él uno me recuerda al otro, y al revés.

Eso. O de nueva cuenta cito a Fadanelli para intentar revivir esta descuidada sección…, “al final, todos los viejos se parecen“.

Parecidos jurídicos razonables No. 1: Ferrajoli vs. Zabludovsky

Screen shot 2014-07-12 at 12.07.48 PM

Este apartado dentro de la sub-sección de “Extravagancias y absurdidades jurídicas”, intenta poner de manifiesto el gran parecido entre juristas y mortales. O más bien, sencillamente encontrar doppelgangers en el mundo jurídico.

Guillermo Fadanelli dice que, al final, todos los viejos se parecen. Jacobo Zabludovsky, mítico comunicador de Televisa (y que también es conocido por su labor como abogado) y Luigi Ferrajoli, parecen confirmarlo.


PD. Para hacerse una idea, hay 2 canciones clásicas en el rock mexa que hacen alusión a Jacobo Zabludovsky, la primera de Molotov, con “Que no te haga bobo Jacobo”, (un saludo a mi carnal Dani Zolezzi, #quihubo).

Y Caifanes, con “El comunicador”.