Tag Archives: Chistes

Sobre el comercial de la cerveza Miller Lite que se burla de los abogados

13507107_1619580808358286_1153862021583374248_nAprovechando mi estancia en Ohio State, hace un par de semanas tuve la oportunidad de estar de vacaciones en Milwaukee en compañía de dos de mis mejores amigos de toda la vida, el Fer Cordero y el Boxi Rodríguez. Hicimos lo que se tiene que hacer en la ciudad más grande de Wisconsin… Tomar (mucha) cerveza, ir a las cervecerías a tomar (mucha) cerveza, al museo de la Harley Davidson (a tomar cerveza), y a un juego de baseball de los Brewers a tomar (mucha) cerveza. Es decir, cosas bien gringotas, bien, pero bien pinche alienados con lo que dicta el canon del Norte global. Y la verdad, y a mi pesar, es que me divertí demasiado, me reí muchísimo, y me sirvió para despejarme un poco de temas abogadiles. Más allá de las actividades y del entorno, creo que el viaje lo disfrute demasiado por culpa de mis amigos y sus ocurrencias, que hace mucho tiempo no tenía la oportunidad de compartir, pues igual recuerdo otros viajes a Tampico, o a Cancún, o a Europa de mochilazo, igual de felices y memorables. Pero en fin… Este no es un blog de mi vida personal, aunque no sé, creo, como lo cree Manolo Atienza, que “no es posible para nadie escindir de manera radical su vida profesional y su vida privada. Así que bueno, algo así, o más o menos.

13466242_1619659108350456_4188501250944552233_n

Terminó el viaje y  regresé a Columbus a seguir estudiando a los abogados e intentar escribir mi tesis. En un libro bastante random que me encontré, titulado The jokes on lawyers y escrito por un tal Stan Ross, descubrí un dato curioso sobre estos operadores y, precisamente, la cervecería que había visitado un par de días.

Pues resulta que en 1993, o 1994 (no queda del todo claro), la Miller Brewing Company realizó un comercial llamado “Big Lawyers Round-Up“, algo así como “La gran redada de abogados, o El gran corral de los abogados” (disculpen la campechana traducción, la verdad es que lo tejano y la música country no es lo mío), donde se presentaba un programa de televisión ficticio, en el que vaqueros persiguen y lazan abogados, como si fueran animales. A continuación, el video:

La publicidad de la cerveza Miller Lite presenta a los abogados como personas profundamente despreciables (ojo, para el caso concreto, se refieren de forma específica a los abogados especialistas en divorcios y a los fiscalistas), cuya caída, o captura genera felicidad a las personas.

Me limito a hacer un comentario…

Que una compañía cuyo principal propósito es embriagar a las personas se jacte de poder burlarse de los abogados…, resulta bastante pintoresco.

Diecinueve chistes sobre abogados

1330041987823_1352515(Los chistes sobre abogados no existen, solo son historias verdaderas)

Hoy es 28 de diciembre, día de los inocentes, y la tradición indica que se tienen que hacer bromas, y chistes, para celebrar esta festividad. Está bien, a mi me gusta, o me gustaba, ahora ya no lo sé. En la actualidad con tanto Internet, con tanto mame y tantos memes, ya todos los días parecerían ser días de los inocentes. Además, a veces, uno se entera de noticias tan absurdas que no sabe si son verídicas o no, que parecerían emanar de estos periódicos satíricos online que tanto gustan (como El Mundo Today y Deforma).

Bien dicen que todo por servir se acaba…, incluso el humor. De ahí que quizá sea mejor no servir tanto, estar más bien como ausente, descuidado, y tirando a la vagancia, pues la productividad, el fin por el fin mismo, desgasta hasta llegar a la aniquilación. Pero bueno, en un mundo tan jodidamente cruel, sigo creyendo que, como alguna vez le leí en algún relato de Villoro, la sonrisa es la mejor  forma de comunicación.

En cualquier caso por acá diecinueve chistes cortos sobre abogados. ¡Salud!


  1. “¿Qué diferencia hay entre un abogado y un bache? Que el bache puede ser esquivado”
  2. “¿Cuál es la diferencia entre un abogado y un balde de mierda? El balde”
  3. “¿Qué usa un abogado como anticonceptivo? Su personalidad”
  4. “¿En qué se diferencia una prostituta de un abogado? En que la prostituta dejará de joderte cuando te mueras”
  5. “Si ves a un abogado en una bicicleta, ¿por qué no tratas de atropellarlo? Porque podría ser tu bicicleta”
  6. “¿Qué son cien abogados en el fondo del mar? Un buen comienzo”
  7. “¿Cuántos tipos de abogados existen? Dos, aquellos que conocen la ley y aquellos que conocen al juez”
  8. “¿En qué se parecen los abogados y los plátanos? En que no hay uno derecho”
  9. “Un día la puerta que divide al cielo del infierno se parte. San Pedro llama al diablo y le dice: –Esta vez te corresponde a ti reparar la puerta. El diablo responde: –Lo lamento, todos mis hombres están ocupados. –¡Teníamos un acuerdo! ¡Te demandaré por romper nuestro trato! –¿Oh, sí? ¿Y dónde conseguirás un abogado?
  10. “¿Cómo se le llama a una persona que ayuda a un criminal antes de cometer un delito? Cómplice. ¿Y si lo ayuda después de haber violado la ley? Abogado”
  11. “¿Por qué los del correo no hacen estampillas con las imágenes de abogados? Porque la gente no sabría en qué lado del sello deben escupir”
  12. “Un buen abogado jamás confía en las apariencias. Y menos cuando se mira al espejo”
  13. “¿Para qué son buenos los abogados? Para que los vendedores de carros parezcan honestos”
  14. “¿Qué tienen en común los abogados y el esperma? Que solo uno en dos millones realmente hace su trabajo”
  15. “¿De qué viven los abogados? De tercos y porfiados”
  16. “Un caníbal entró a una carnicería y observando los precios, trataba de decidir qué llevar para la cena. Llamaron su atención un par de letreros, uno de ellos decía: “Sesos de Ingeniero, $4.50 el Kilo” y a su derecha había otro que decía: “Sesos de Abogado, $50.00 el kilo”. –Oiga, señor, preguntó el caníbal, por qué los sesos de abogado son tan caros? –Bueno, dijo el encargado, ¿sabe usted cuántos abogados hay que matar para obtener un kilo de sesos?”
  17. “Mi abogado no quiere casarse con su pareja por su dinero. Pero no había otra manera de conseguirlo”
  18. “¿Qué tal era el abogado que te recomendaron para resolver tu problema con la herencia que tenías que recibir? Buenísimo. Ahora todo es suyo”
  19. “¿Cuántos abogados se necesitan para cambiar una bombilla eléctrica? Tres. Uno para escalar una escalera. Otro para menearla. Y el otro para demandar a la compañía de escaleras”

El invierno pasado fue tan frío que se comenta que vieron pasar a un abogado con las manos en sus propios bolsillos…

Voy llegando a Monterrey y hace frío, no mucho, pero hace frío, friíto pues, once grados, nada del otro mundo, pero después de casi tres meses de viajar por la tropical Latinoamérica esto me parece la Antártida.

Aunque todavía faltan un par de semanas para que acá (en esta parte del hemisferio) llegue el invierno, me acordé que tenía este meme, que en realidad es un chiste que se adecuó a dicha imagen, y ahora la posteo.

1718e67fe27d7c55396f0c5649121999

Memes sobre abogados

Evento: Lawyer humor and the legal profession

Mi buen amigo Luis Fernando Pérez Hurtado estuvo la semana pasada en Stanford, para celebrar el 20 aniversario del  Stanford Program in International Legal Studies (SPILS), e hizo el favor de enviarme una foto de este evento que tiene una muy, pero muy, buena pinta:

unnamed

Será hoy jueves 29 de octubre de 2015 a partir de las 5pm. Estarán un par de comediantes, y el gran Marc Galanter, uno de los pocos juristas que ha teorizado, desde la sociología jurídica, sobre los chistes de abogados y, en general, sobre el humor en el Derecho.

Traduzco uno de los párrafos que incluye la invitación al evento:

“Los chistes sobre abogados son tan viejos como la misma profesión, y todos hemos sido objeto de ellos a lo largo de nuestras vidas profesionales. Incluso algunos han llegado al extremo de abandonar la profesión para dedicarse de tiempo completo a burlarse de los abogados. ¿Por qué las profesiones jurídicas dan tanto juego a los comediantes?  ¿Dicen algo los chistes sobre abogados respecto al derecho y la sociedad en general? ¿El humor legal ayuda o perjudica a la imagen de la profesión, o sencillamente es algo con lo que tenemos que vivir? ¿Expone verdades o propulsa los mitos sobre la ética de los abogados?”

Acá más información, y también el registro por si alguien anda por California, y así.

Tres chistes sobre abogados y mentiras y confusión

  1. “¿Cómo puedes saber que un abogado está mintiendo? Cuando sus labios se mueven”
  2. “Debemos ser muy claros y sinceros cuando le damos información a nuestro abogado. Es el quién se encargará más tarde de confundir las cosas”
  3. “Un médico, un ingeniero y un abogado discutían sobre cuál de sus profesiones era la más antigua. El sexto día, Dios le sacó una costilla a Adán y con ella creó a Eva –dijo el médico, por lo que primero fue el cirujano.
 ¡Por favor! –repuso el ingeniero. Antes de eso, Dios creó el mundo a partir del caos y la confusión, de manera que primero fue ingeniero.
 Muy interesante, contestó el abogado, pero, ¿quién creó el caos y la confusión? ”

MjAxMi1hNjQ3MWJlMjVmMWRjMmU5

No nos quieren, nos requieren por Diego Fernández de Cevallos

Hoy uno de los abogados más polémicos del país “escribió” sobre abogados. Uso las comillas porque, más bien, lo que hizo fue copipeistiar, y después retocar, 3 chistes sobre la profesión y publicarlos en MILENIO.

Fernández de Cevallos justifica sus chistes en el espacio que le brinda, semanalmente el periódico que dirige Carlos Marín porque después de festejar el día del abogado, ya no queda que decir sobre, abro cita, “la noble abogacía”, cierro cita.

Estoy seguro que “El Jefe Diego” tiene mucho que decir sobre la profesión, pero sencillamente hoy no le dio la gana hacerlo. A consideración mía, este artículo de opinión, si se pudiera denominar así, es de lo peor que he leído sobre el tema.

Para nada cuestiono el tema de los chistes sobre abogados. De hecho, estoy escribiendo sobre esto en mi tesis. Pero, como bien afirma Héctor Fix-Fierro, resulta más sencillo contar chistes sobre abogados, que escribir trabajos sobre los juicios y prejuicios que postulan los mismos chistes.

A continuación lo que escribió el ex candidato por el PAN a la presciencia de la república en 1994, por si alguien le interesa… Que sinceramente lo dudo y espero que no, pues como él mismo lo dice en la postdata, el 100% de sus lectores se reduce a Jacobo Zabludovsky. Subrayo lo que me pareció más importante.


Screen shot 2014-07-14 at 11.03.49 PMNo nos quieren, nos requieren

El viernes pasado se conmemoró solemnemente, en Los Pinos, el Día del Abogado, pero fue el sábado cuando los festejos en pulquerías y cantinas de arrabal, en casas y salones de clase media, así como en residencias y lugares de postín hicieron sonar armoniosamente los cristales de las copas. Baco se halla atarantado, pero es fiel testigo de que la sociedad no nos quiere, simplemente nos requiere, nos necesita y, por ello, su sabiduría de festejarnos cada año, sin importar que ahora se cruzara el Mundial en el lloroso y humillado Brasil.

Como nada quedó por decir sobre la noble abogacía, daré paso a unos cuantos chascarrillos nacidos de la imaginación y envidia de nuestros malquerientes:

—Cuentan que un día los más doctos representantes de las profesiones conocidas trataban de dilucidar cuál de ellas era la más antigua en el Universo. De manera por demás facciosa, injusta, insensible, antidemocrática, prepotente y sobre todo ingrata, no se le permitió participar a la señora Puta en representación de su respetable gremio. ¡Sabían que arrasaría en la disputa! Pues bien, cada profesional fue dando sabios argumentos en favor de su cofradía y cuando parecía ganar el arquitecto alegando que ellos elaboraron los mismísimos planos y diseños que hicieron posible la creación del Universo, lo desplazó el abogado al formular socarronamente una sencilla pregunta: “¿Y antes del Universo qué había?”; todos en coro le contestaron: “El caos”, a lo cual aclaró: “Pues eso, señores, precisamente el caos es lo que nosotros hacemos”.

—A punto de dar inicio la diligencia judicial, el abogado de la parte actora, sin más ni más, dijo: “Señoría, solicito se asiente en el acta que el abogado de la contraparte es un sinvergüenza, ignorante, ladrón, fatuo y pagado de sí, corrupto y torpe, por lo que deben ser desechadas sus pretensiones”. El aludido, con el rostro enrojecido, replicó: “No, Señoría, no haga caso de injurias y calumnias vertidas por un mentecato amanerado, que traiciona a sus clientes y se vende al mejor postor, que falsifica los hechos y las pruebas, que vive alcoholizado y sustituye cínicamente su ignorancia con dádivas y cohechos”. El juez dio tres golpes con el mallete y ordenó: “Toda vez que los abogados de las partes se han identificado plenamente, comienza la audiencia”.

—Usted, lector, bien sabe que, con título y sin él, pululan licenciados de todo y para todo. Al toparnos con cualquier haragán y papanatas no nos equivocaremos al decirle “señor licenciado”. Pues uno de esos tantos dio lugar al siguiente epigrama: “Se disfrazó un licenciado/de burro en el carnaval/y quedó desconcertado/porque aunque iba disfrazado/todos le decían igual:/unos, adiós, licenciado/y otros, adiós animal”.

PD afectuosa para el 100% de mis lectores: Jacobo Zabludovsky. Me convertí en aprendiz de escribidor por culpa de Marín y para seguir el consejo de la vieja canción: “un cuervo con tanta pluma/no se puede mantener/y un escribano con una/mantiene moza y mujer”.