Sobre abogados deshonestos y Roberto Bolaño, a 14 años de su muerte

cf8c3c6f-afd6-40c2-acc0-14923379008f.jpg

Ayer, 15 de julio de 2017, se cumplieron catorce años de la muerte de Roberto Bolaño. De que le explotara el hígado mientras escuchaba “Lucha de gigantes” y terminaba su novela 2666. Se dice que la última palabra que escribió fue “México”, con la que precisamente termina dicha obra.

Desde hace años suelo escribir algo por su aniversario luctuoso pero esta vez la ocasión me agarró de viaje en Venecia y sin acceso a Internet. Me dio gusto, porque Bolaño decía que: “El paraíso es como Venecia, espero, un lugar lleno de italianas e italianos. Un sitio que se usa y se desgasta y que sabe que nada perdura, ni el paraíso, y que eso al fin y al cabo no importa“. Imagino, por tanto, que en el paraíso no hay wifi.

Entonces, aproveché la entrada de hoy domingo, y sobre todo también  que mi compadre Iván está leyendo 2666, para volver a algunas frases que tengo anotadas de Bolaño y algunos temas de mi interés.

Me encontré la siguiente que es sobre abogados deshonestos, y creo, en gran medida, también sobre México, pues dichas líneas se desarrollan en una escena que ocurre en tal país. Dicen así…

Si te vejan, te acostumbras. Si te miran por encima del hombro, te acostumbras. Si desaparecen tus ahorros, te acostumbras. Si tu hijo te estafa, te acostumbras. Si tienes que seguir trabajando cuando por ley deberías dedicarte a lo que te diera la real gana, te acostumbras. Si encima te bajan el sueldo, te acostumbras. Si para redondear el sueldo tienes que trabajar para abogados deshonestos y detectives corruptos, te acostumbras.

En México parecería que es fácil acostumbrarse a cualquier cosa (incluso a la corrupción), y no ser consecuentes en los distintos ámbitos en que nos desarrollamos como personas, para el caso concreto me refiero al ejercicio de la abogacía. “La moral es un arbol que sirve para dar moras..., o sirve para una chingada“, reza el clásico refrán acuñado por un priísta de abolengo en décadas pasadas para hacer referencia a las cuestiones valorativas en el ámbito profesional. En tiempos en los que el valor de decir que “no”, de rechazar cosas se difumina entre los compromisos previamente acordados y la cotidianidad, ojalá no nos acostumbremos a las cosas. Yo por ejemplo no me acostumbro a un mundo sin Bolaño.

Advertisements

One response to “Sobre abogados deshonestos y Roberto Bolaño, a 14 años de su muerte

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s