A propósito del día del abogado. O de tres años de tener este blog

3rdbday.png

El 12 de julio del 2014, estando en Madrid y en vísperas del primer borrador del capítulo uno de mi proyecto doctoral, decidí hacer público este espacio que originalmente fue concebido para incluir cualquier material sobre abogacía que no cupiera en mi investigación.

Hoy 12 de julio de 2017, estando en Turín y cerca de concluir mi tesis, cumplo tres años en los que cada domingo, sin falta, posteo alguna entrada relacionada con abogados.

Tres comentarios, a propósito de esta fecha:

  • Cuando abrí este blog, lo pensé con una temporalidad definida. Cuando le ponga punto final a mi doctorado, cerraré este espacio y podré desvincularme del tema abogadil para comenzar a explorar otras áreas. Liberándome también de este maldito compromiso que siento conmigo mismo cada domingo.
  • Cuando abrí este blog, nunca lo pensé bajo alguna pretensión social, mucho menos colectiva, simple y sencillamente comencé este espacio para organizarme mejor con mis materiales y bajo estándares cien porciento egoístas.
  • Cuando abrí este blog, decidí no invertir un solo peso en el mismo. Ni si quiera comprar el dominio, ni pagar por posicionar el espacio, ni asesores en redes, ni puñeteros community managers, ni madres. Solo contenido, constancia, creatividad y colaboraciones conjuntas (las cuatro C´s (lo he teorizado en algún paper que anda por ahí rolando)). En un ámbito como el derecho en el que la línea entre ser un jurista serio y convertirse en un vendedor de biblias es muy delgada, más vale ser transparente antes que turbio, sincero antes que charlatán. Además el puto derecho es algo común, es algo que no nos pertenece a nosotros los abogados, es algo que debería ser de todos y para todos. Es algo que no podemos comercializar, sino antes socializar y compartir. Pero bueno, en fin, me estoy poniendo intensito.

Lo cierto es que le he agarrado cariño a este espacio, incluso ahora siento cierto tipo de responsabilidad social. Está raro pero es lo que hay y es lo que siento. Ya no contemplo este blog como algo que solo me pertenece a mi, sino también a muchas personas que se han sumado al proyecto y que, de alguna u otra manera, me apoyan.

Pero bueno, la reflexión va en el sentido de que sí es posible construir espacios alternativos transparentes que puedan generar información sobre algún campo social en específico. Creo que realizar este tipo de esfuerzos comunitarios y colaborativos, vale la pena. No sé…

En tiempos en el que los medios de comunicación tradicionales (un saludo al periódico El Universal) y las instituciones públicas (un saludo a los cuates de Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación) se encuentran comprometidas hasta la médula, en el que su supuesta independencia se encuentra supeditada a oscuros intereses, sirva esta entrada para continuar intentándolo. Poco más. Cada quien a sus maneras, cada quien desde sus trincheras. Intentando ser consecuentes, empatando lo que pensamos y lo que hacemos.

Hace un par de semanas mi mejor amigo el Joss, me avisaba que en mi blog se promocionaba una marca de preservativos masculinos (esto debido a que al no pagar por el espacio en WordPress te inundan de publicidad su espacio que es mío. O al revés). Agradezco el gesto pues mi no me aparece publicidad, ya que al ser el administrador del sitio, te los invisbilizan para mostrarlos solo a quienes lo visitan. Me reí de pues la publicidad me pareció adecuada, pues dicha situación me recordó un par de chistes sobre la profesión, que reproduzco.

Screen Shot 2017-07-12 at 6.56.12 AM.png

“¿Qué tienen en común los abogados y el esperma? Que solo uno en dos millones realmente hace su trabajo”

“¿Qué usa un abogado como anticonceptivo? Su personalidad”

Hoy cumplo tres años con mi blog de abogados “Entre abogados te veas”, y aprovecho la fecha en la que en México se celebra el día del abogado para además de felicitar a esos abogados que realmente hacen su trabajo y cuya personalidad no resulta digna de evadirse, sobre todo para agradecer a las cerca de noventa mil personas han pasado por este blog. Gracias a quienes se han sumando a este proyecto, ya sea colaborando, criticando, compartiendo pero sobre todo leyendo.

Pues soy un firme creyente de lo que escribe Martha Nussbaum en Justicia poética sobre la lectura:

[…] el acto de leer y evaluar lo que hemos leído es éticamente valioso precisamente porque su estructura exige tanto la inmersión como la conversación crítica, porque nos insta a comparar lo que hemos leído, no sólo con nuestra experiencia sino con las reacciones y argumentaciones de otros lectores.

Si creemos en este tipo de lectura, en la combinación de nuestra imaginación absorta con períodos de escrutinio crítico más distante (e interactivo), comprenderemos por qué puede resultar una actividad adecuada para el razonamiento público en una sociedad democrática.

Porque leer, al final del día, es una forma de acompañarse. Y por ende, si ha funcionado este espacio es porque nunca me he sentido solo haciendo lo que más me gusta, que es escribir.

En verdad, muchas gracias y feliz día.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s