Trabajos jurídicos, los más aburridos del mundo

160503114854-boring-job-businessman-sleeping-780x439

Hace varios días se hizo viral una noticia sobre los empleos más aburridos del mundo, o bueno no sé si se viralizó como tal pero la compartieron algunos varios de mis contactos en Facebook y en Twitter, de hecho, pensándolo bien, solo me la encontré un par de veces, quizá, porque muchos de mis amigos en redes están relacionadas con el Derecho, o porque simple y sencillamente (y para bien y para mal) son abogados.

La nota hacía referencia (de forma bastante escueta (no sorprende que la redacción sea del periódico El Financiero)) a un estudio realizado por Emolument a 1300 personas al rededor del mundo para saber si estaban aburridas o no con sus actividades profesionales. Obviamente la nota llamó la atención porque los trabajos jurídicos eran los que ocupaban el primer lugar de la lista de trabajos aburridos.

La tablita del estudio, o más bien del artículo, o de la encuesta, es la siguiente… También incluyo un par de líneas que vienen después las cuales hacen alusión a los resultados.


Legalmente aburrido: 8 de cada 10 operadores jurídicos están aburridos. Es probable que lo repetitivo de las tareas que le corresponden a un abogado en su semana, lo que suele incluir la investigación de casos y fallos, sea la causa de esto.

Mmmmmmmm, varias cosas. A ver, se nota que si algo saben hacer los tipos de Emolument es llamar la atención, y los de nuestra prensa local replicar cualquier información que suene medianamente interesante. En ese sentido, lo primero que habría que cuestionar es qué se entiende por trabajos jurídicos, porque, en definitiva, no es lo mismo trabajar de abogado de empresa que de juez, que de fiscal, que de actuario, que de activista, que de académico, que de ministro de la suprema corte, que de burócrata, que de funcionario en una organización internacional, que de asesor, que de yo qué sé. Creo que si algo distingue a la disciplina jurídica es la amplia posibilidad de desarrollarse profesionalmente dentro de la misma. En ese sentido, no se puede decir que el trabajo jurídico es uno de los más aburridos. Eso por un lado. Y, por el otro, no hay que olvidar del todo el factor espacial, la geografía pues, porque ser abogado en Singapur o abogado en Suiza es absolutamente distinto. Ser juez de local en México o en Dinamarca, de forma necesaria conlleva distinciones y particularidades. Ojo con eso.

Yo no diría que es aburrido trabajar cuestiones jurídicas. Quizá la carrera es aburrida, quizá leer normas es aburrido, quizá redactar escritos es aburrido, tal vez existe mucha gente aburrida dentro de la profesión, ajá, todo eso y mucho más, sí, claro que sí. Pero, peeeeeeeero dependerá de cada uno. De su especialidad. De su contexto, de sus entorno, y sobre todo de la concepción que abrace para desplegar sus conocimientos. No me queda la menor duda de que la rutina, lo repetitivo, lo cotidiano y lo gris, muchas veces puede ser un común denominador en este ámbito. Sin embargo, siempre pero siempre existen otras formas de pensar el Derecho. Creo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s