8 preguntas sobre abogados (y algo más) a María Eugenia Rodríguez Palop

El pasado día domingo 20 de diciembre de 2015, en Santiago de Chile, tuve la oportunidad de entrevistar a María Eugenia Rodríguez Palop (Badajoz, España 1970), en compañía de mi amiga Pilar M. Cabezas y Jose Del Pozo Gómez (a quienes aprovecho para agradecer su generosa hospitalidad por habernos recibido de forma intempestiva).

xkzycenjMaría Eugenia es abogada por ICADE-Universidad Pontificia Comillas y doctora por la Carlos III de Madrid, ha sido, también, investigadora visitante en Oxford, Bolonia, en el Instituto Europeo de Florencia y en la Universidad Católica de Lovaina, entre otras.

Oscilando entre la filosofía del derecho y la filosofía política, la profesora Rodríguez Palop se especializa no en cualquier tema propio de esas dos añejas disciplinas, sino que, más bien, trabaja temas de verdad, temas complejos y de bastante actualidad e incidencia, tales como movimientos sociales, reivindicaciones y derechos emergentes, intereses colectivos y bienes comunes, ecología, feminismo, republicanismo, el derecho al medio ambiente, al desarrollo y a la paz, los derechos de las mujeres…

Temas, sin lugar a dudas, de relevancia social y con un fuerte anclaje fáctico, que rompen esa tradicional idea de la academia como un espacio aburrido y distante de lo que ocurre fuera de la misma. No por nada, María Eugenia colabora de forma habitual en importantes medios de comunicación en España (como el programa Hoy por Hoy, de la Ser, y www.eldiario.es) y, recientemente, ha terminado por involucrarse de lleno en cuestiones políticas.

Screen Shot 2016-11-27 at 8.00.15 AM.pngDe Maruja podría escribir un anecdotario entero. Es una de esas personas que cuando todos se van, permanece. Para mi no es alguien que quiero en mi vida, ni tampoco alguien que sea necesaria…, para mi ella es indispensable. Una maestra, compañera de luchas y camarada en la barricada.

En mi mente permanecen desde la primer clase que lleve con ella durante mi maestría (cuando entró al salón, y sin decir buenas tardes, ni presentarse, ni nada, pidió que levantaran la mano las personas a quienes les interesaban los temas de feminismo, y, después de contarnos, afirmó, de forma tan enigmática como tajante, que resultaba curioso que hayan levantado la mano más hombres que mujeres dentro del aula), pasando por inolvidables sesiones de teoría crítica y sagaces textos que a uno lo hacen replantearse sus creencias, profundas charlas sobre la vida frente al Pacífico, tequilas y cervezas en lúgubres cantinas, hasta una fallida búsqueda de un último pisco sour a deshoras por la ciudad de Temuco, cantando a todo pulmón canciones ranchera… Precisamente, de ese viaje a Chile, creo que vale la pena relatar algo que me pasó en su compañía, al estar haciendo la ruta nerudiana.

Screen Shot 2016-11-27 at 5.23.30 PM.pngUna vez que hicimos el recorrido de la casa del poeta en Isla Negra, me encontraba con Maruja caminando sin rumbo por una de las principales avenida de la localidad. Estando un tanto perdidos, buscando cómo regresar a Valparaíso, y después de andar un poco, y tomarnos una cerveza y comer un ceviche en un dudoso restaurante de mariscos, finalmente encontramos una extraviada parada de autobuses en la que decidimos esperar a que pasara cualquier vehículo que nos pudiera transportar de regreso (de hecho, ahora que lo pienso, no tengo la menor idea cómo salimos vivos de ese viaje, que fue todo menos algo planeado, sensato y organizado). Al estar esperando, le pregunté a María Eugenia que si se podría tomar una cerveza ahí en la calle, acto seguido, me señaló a una persona que estaba tomando un refresco junto a nosotros y afirmó: “Pero Tito, si la gente está tomando Coca-Cola en vía pública, joder que no se pueda beber alcohol aquí. Esa mierda hace mucho más daño que una cerveza. ¡De hecho, debería estar prohibida! Ve ahora mismo a la tienda y compra un par”. Obviamente, estallé de la risa, y terminamos bebiendo en la calle, no dos, sino varias cervezas hasta que llegó un autobús y decidimos tomarlo sin saber a ciencia cierta a dónde iríamos.

La historia parecerá menor, pero lo cierto es que para mi engloba, exactamente, lo que viene a significar ella en mi vida. Para mi (y para muchos), además de colega y amiga, María Eugenia es una especie de esperanza cuando todo se ha jodido. Alguien consecuente, aguerrida, franca, inteligente y muy divertida (porque como bien me dijo una buena amiga, hace unos días, “nada tiene sentido sin humor”), que transmite esa energía a los que la rodeamos y la seguimos. Una persona que incomoda cuando hay que incomodar, que deja la vida defendiendo sus creencias, pero que siempre está dispuesta a tender una mano a quien lo necesita.

Quizá ella no le sepa, pero su ejemplo, su compañía y su alegría, en específico durante ese viaje, me ayudó mucho a seguir adelante en esa etapa de mi vida. Por eso le doy las gracias, por eso y por enseñarme lo que sé sobre feminismo, por mantener un sano equilibrio entre la academia y el activismo, por su confianza, por su sinceridad, por su amor a mi país (que también es el suyo), por los poemas recitados de García Lorca y los versos cantados de Silvio Rodríguez. Agradezco a Maruja por esta entrevista, pero sobre todo por la oportunidad de coincidir con ella en estos tiempos que aunque jodidos, a su lado son mucho menos oscuros.

A continuación las 8 preguntas sobre abogados, y algo más, a María Eugenia Rodríguez Palop.


1. ¿Qué es lo primero que tienes en mente cuando escuchas la palabra abogado?

María Eugenia Rodríguez Palop (MERP): Establishment, status quo, conservadurismo, rigidez, falta de crítica…, básicamente connotaciones negativas.

2. Menciona el primer abogado o abogada (no importando sean profesionales, profesores, políticos o bien personajes de literatura, series de televisión o cine) que se te venga en mente.

MERP: Ally Mcbeal, que era la abogada de referencia que teníamos nosotros en ICADE, que como es un centro elitista de formación jurídica, pues toda la gente lo que soñaba era ir a las Torres KIO y convertirse en Ally Mcbeal, vestida en trajes chaqueta y ser como una mujer agresiva, triunfadora, exitosa y anoréxica.

3. Si tuvieras la oportunidad de volver atrás en el tiempo, ¿volverías a estudiar derecho?

MERP: No… Decía Gregorio Peces-Barba que estudiar Derecho te amuebla la cabeza…, y es verdad, pero el problema es que te la amuebla con muebles empotrados. O sea, que verdaderamente salir después de los esquemas en los que a uno le meten cuando estudia Derecho es muy difícil.

También creo que es una carrera formativa y una carrera interesante, pero, desde luego, si la volvería a cursar, no sería únicamente, la haría como algo complementario de un estudio en economía, ciencia política, filosofía, sobre todo. Como una carrera complementaria me parece interesante, pero como única carrera me parece que rigidifica demasiado el pensamiento.

La carrera en Derecho, aunque no necesariamente tiene que ser así, enseña a la gente a adherirse a las estructuras de poder, a identificarse con el sistema. De manera que los alumnos empiezan creyendo en la justicia y terminan creyendo en el derecho, y además mezclando, de alguna manera, una cosa y otra, o pensando que lo más justo es lo que el derecho establece, algo de lo que no tienen la culpa los alumnos, evidentemente, sino la formación jurídica positivista, decimonónica, que se enseña en las facultadas… A lo mejor si se diera de otra manera, de una manera más casuística, más flexible, orientada a la teoría crítica, podría ser una carrera más interesante.

4. En el actual contexto en el que nos encontramos, ¿qué rol crees que debe fungir la Universidad en la formación de los futuros abogados?

MERP: La Universidad debe ser siempre un agente de cambio social. Y tienen que ser, en primer lugar, un agente, y no digo Institución porque no me gustaría ver a la Universidad desde esa perspectiva institucional, sino un agente que estuviera en contacto con la sociedad, en contacto con los movimientos, que estuviera a la cabeza de lo que sucede, generando pensamiento, o canalizando el pensamiento que se genera hacia otro lugar, pero de una manera crítica.

Es decir, la Universidad tiene que ser un agente de cambio social, que es lo que ya no es, quizás en algunas realidades todavía lo sea, pero en España en concreto, la Universidad ya no es un agente de cambio social y diría que en la Europa continental, con la excepción de Reino Unido, ha dejado de serlo también, porque el plan Bolonia lo que ha hecho es convertir a la Universidad en un instrumento útil al mercado, donde la única visión ha sido la empleabilidad, y entonces esto ha reducido completamente el espacio que la Universidad podía ocupar que no es solo el de generar trabajadores útiles al mercado, sobre todo trabajadores precarios útiles al mercado, sino también personas críticas, con capacidad para subvertir el sistema.

5. ¿Estás a favor o en contra del uso de la toga en la profesión?

MERP: Me parece una idiotez, como la copa de un pino. Vamos a ver, disfrazarse no lo veo como lo mejor.  

Me parece que generar, otra vez, esa situación de distancia entre el mundo de la abogacía y la gente, no tiene algún sentido.

Ya convertir un juicio en un espacio completamente teatral es absurdo, porque todos sabemos que la verdad procesal no es la verdad, de antemano existe una selección, digamos que se pasa por un filtro jurídico… los hechos en función de la prueba, etcétera…, o sea la verdad se va distorsionando por muchos factores que, al final, lo que ahí esté sucediendo no refleja exactamente la realidad. Pero claro, si tú además añades a eso una impostura pues yo creo que se genera muchísima más desconfianza por parte de la gente en el ejercicio del derecho.

6. La combinación de los avances tecnológicos y la expansión geográfica de las finanzas, ha empujado a los abogados a profundizar su presencia internacional, generando que estos, frente al contexto de globalización, se presenten oportunamente a manera de intermediarios que reaccionan y se adaptan a las necesidades de los nuevos poderes económicos predominantes. 

¿Tiene los abogados posibilidades para fungir como agentes de transformación social, como personas comprometidas con el anticapitalismo, o por el contrario solo pueden limitarse a ser meros testigos de lo que ocurre, y ser cómplices del sistema?

MERP: Las posibilidades que tienen los abogados de transformación son infinitas. Probablemente mucho más grandes y más ambiciosas y profundad que la mayor parte de los profesionales. Definitivamente, el abogado tiene muchas posibilidades de cambio social, de hecho es que conoce el sistema y puede por tanto influir mucho más sobre la transformación del sistema que un maestro de escuela, que también puede modificar el sistema pero a mediano o largo plazo, pero desde luego no desde una manera tan intensa. Y desde luego, la prueba está en que una buen parte de los gobernantes son abogados, o por lo menos tienen formación jurídica, y llegan a ocupar altos cargos de poder, por lo tanto, posibilidades reales sí que tienen de modificar las cosas… Si no lo hacen es por que o bien no están formados para hacerlo, o bien porque no les interesa hacerlo, pero no porque no pueden hacerlo.

7. Muchas veces los activistas creen que son muy académico, y los académicos creen que son muy activistas. ¿Hace falta que los teóricos del derecho salgan a la calle, o por el contrario hace falta que los activistas traten estos temas con mayor rigurosidad y técnica?

MERP: Las dos cosas, claro. Yo creo que siempre hay que estar en contacto con la calle y con el activismo, y por supuesto un activista que sea un engrudo, sin dirección, ni pensamiento, ni orientación, pues es un desastre, hace un flaco favor a una causa… Un activista que no conoce bien lo que tiene que reivindicar, no sirve de mucho.

De hecho, esto pasa mucho con el feminismo, que lo hablábamos el otro día, donde uno se encuentra a mucha gente bienintencionada, que es activista en el ámbito de mujeres, pero sin conocer la cantidad de líneas que hay en el feminismo, la cantidad de posibilidades que existen, el propio debate, el debate que tiene el feminismo respecto a un montón de cuestiones, entonces sí esto no lo sabes, pues acabas, de alguna forma, picoteando de diferentes líneas que son contradictorias. Y esto es fatal, porque no puedes incidir sobre la realidad, si tienes una visión confusa de la realidad.  

Ahora, después el mundo este de la academia completamente distanciado del activismo, que no quiere participar de los medios de comunicación, que escribe siempre de forma alambicada, que cualquier cosa divulgativa le parece bajar el nivel, que creer que están en la flor y nata y que solo se escuchan entre ellos, me parece una esterilidad absoluta, una pérdida de tiempo y dinero. Yo no invertiría dinero público en una Universidad que simplemente se mirara al ombligo y no tuviera interacción con el mundo.

8. A pesar de que el Derecho es una disciplina masculinizada, al día de hoy, se podría afirmar que ninguna profesión dentro de este ámbito pertenece exclusivamente a los hombres.  

Sin embargo, al analizar diversos fenómenos culturales desde una perspectiva diacrónica es posible advertir que las mujeres, de manera irremediable, no solo quedan mal representadas en aquellos puestos en los que un mayor nivel de responsabilidad y de toma de decisiones son requeridos, sino que también es posible descubrir al propio Derecho como un fenómeno que se encarga de excluir la perspectiva femenina dentro de sus diferentes manifestaciones. ¿Qué se puede hacer ante este panorama?

MERP: El hecho de que haya mujeres en una profesión no la feminiza. Tiene que haber un determinado tipo de mujeres, y un determinado tipo de forma de trabajar. Entonces, para empezar las mujeres tienen que tener conciencia de su existencia de mujeres, de su pensamiento como mujeres, de su identidad como mujeres, para ser agentes transformadores

Después, en efecto, hay muy pocas mujeres dentro de las cuotas de poder, de hecho, incluso, los esfuerzos que se han realizado desde el punto de vista de las acciones afirmativas, por ejemplo la ley de igualdad, tampoco ha cambiado mucho ese panorama. De hecho, el modo de funcionar interno de los partidos políticos ha hecho que la representación femenina en el parlamento no haya cambiado nada, nada es nada, me parece que 0,3 puntos porcentuales, de antes de la ley y después de la ley. Esto significa que no basta con acciones afirmativas, con presencia de mujeres para feminizar el sistema, para feminizar el derecho.

La teoría jurídica feminista plantea alternativas para transformar el derecho, pues como estructura es claramente patriarcal. Quien piensa solo en acciones afirmativas, quien cree que con la llegada numérica de mujeres al poder (al más puro estilo liberal), es suficiente y que eso va a cambiarlo todo…, desconoce que la incisión no solo puede ser sobre el ámbito público, sino que el derecho también debería regular el espacio privado… El derecho se puede feminizar, claro que sí, lo que pasa es que habría que hacer un cambio y no solamente un maquillaje.

A continuación, te diré una serie de nombres conceptos y por asociación me gustaría que respondas lo primero que se te venga a la mente:

España Una, grande y libre… No mentira, es sarcasmo. Horror. No me gusta nada la idea de España
Leon Trotsky Adorable
Feminismo Muy necesario
Jürgen Habermas Un referente indubitado de la filosofía
Extremadura ¡Hombre! Los afectos, los vínculos… La comunidad
Antonio Gamoneda Maravilloso
Partido Popular El horror
ICADE-Universidad Pontificia Comillas Élite
Ecologismo Vital
Alberto Garzón Dulzura
Jorge Riechmann Amistad
Universidad Carlos III de Madrid Peces-Barba
Justicia Muy grande, ¿no?, demasiada palabra
Federico García Lorca El Sur
México Lindo y querido
Ada Colau Liberación
Derecho Rigidez
Catharine MacKinnon Gran feminista
Llerena Mi pueblo
Advertisements

One response to “8 preguntas sobre abogados (y algo más) a María Eugenia Rodríguez Palop

  1. Pingback: Los 10 posts con más visitas durante 2016 | - Entre abogados te veas -

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s