Sobre el comercial de la cerveza Miller Lite que se burla de los abogados

13507107_1619580808358286_1153862021583374248_nAprovechando mi estancia en Ohio State, hace un par de semanas tuve la oportunidad de estar de vacaciones en Milwaukee en compañía de dos de mis mejores amigos de toda la vida, el Fer Cordero y el Boxi Rodríguez. Hicimos lo que se tiene que hacer en la ciudad más grande de Wisconsin… Tomar (mucha) cerveza, ir a las cervecerías a tomar (mucha) cerveza, al museo de la Harley Davidson (a tomar cerveza), y a un juego de baseball de los Brewers a tomar (mucha) cerveza. Es decir, cosas bien gringotas, bien, pero bien pinche alienados con lo que dicta el canon del Norte global. Y la verdad, y a mi pesar, es que me divertí demasiado, me reí muchísimo, y me sirvió para despejarme un poco de temas abogadiles. Más allá de las actividades y del entorno, creo que el viaje lo disfrute demasiado por culpa de mis amigos y sus ocurrencias, que hace mucho tiempo no tenía la oportunidad de compartir, pues igual recuerdo otros viajes a Tampico, o a Cancún, o a Europa de mochilazo, igual de felices y memorables. Pero en fin… Este no es un blog de mi vida personal, aunque no sé, creo, como lo cree Manolo Atienza, que “no es posible para nadie escindir de manera radical su vida profesional y su vida privada. Así que bueno, algo así, o más o menos.

13466242_1619659108350456_4188501250944552233_n

Terminó el viaje y  regresé a Columbus a seguir estudiando a los abogados e intentar escribir mi tesis. En un libro bastante random que me encontré, titulado The jokes on lawyers y escrito por un tal Stan Ross, descubrí un dato curioso sobre estos operadores y, precisamente, la cervecería que había visitado un par de días.

Pues resulta que en 1993, o 1994 (no queda del todo claro), la Miller Brewing Company realizó un comercial llamado “Big Lawyers Round-Up“, algo así como “La gran redada de abogados, o El gran corral de los abogados” (disculpen la campechana traducción, la verdad es que lo tejano y la música country no es lo mío), donde se presentaba un programa de televisión ficticio, en el que vaqueros persiguen y lazan abogados, como si fueran animales. A continuación, el video:

La publicidad de la cerveza Miller Lite presenta a los abogados como personas profundamente despreciables (ojo, para el caso concreto, se refieren de forma específica a los abogados especialistas en divorcios y a los fiscalistas), cuya caída, o captura genera felicidad a las personas.

Me limito a hacer un comentario…

Que una compañía cuyo principal propósito es embriagar a las personas se jacte de poder burlarse de los abogados…, resulta bastante pintoresco.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s