“Mi ex-esposa tuvo un mejor abogado”

6lawyer

“Su abogado fue mejor que el mío”

Allá como por inicios de este siglo, cuando creo que era joven, me pegué junto a tres de mis mejores amigos un viaje a Dallas (¿o era San Antonio?) a ver a Metallica. El concierto estuvo bien, fue justo cuando acababa de entrar Robert Trujillo al bajo, entonces había mucha expectativa y aunque el playlist no fue el mejor, se cumplió con una de las cosas que tenía que hacer antes de morir que es ver en vivo a Hetfiled y compañía antes de que murieran (o lleguen al absurdo de tocar rap).

Recuerdo que mientras hacíamos fila para entrar al concierto un “homeless“, acá en España les llaman “sintecho”, en México acaso sería un “teporocho” o “pordiosero”, estaba pidiendo dinero con un cartel que decía: Why lie I need a beer (Por qué mentir, necesito una cerveza). Me acuerdo que nos reímos mucho, y nos pareció una manera bien ingeniosa y sensata no solo de pedir ayuda, sino también de asumir su situación frente a la vida.

En México no recuerdo haber visto esta clase de carteles para solicitar ayuda. En Madrid sí. Hace un par de meses, junto al Mcdonalds de Atocha, me encontré una persona con un cartel que ponía: “Para el Ferrari”, haha. Recuerdo que me hizo gracia y que me pareció una manera tan transgresora como alternativa de buscarse la vida.

La total ausencia de necesidades básicas apelando al sentido del humor para obtener caridad, es un tema súper complejo que habría que darle una buena pensada. En general al tema de los homeless, pero en definitiva es un tema que antes que teorizar sería mejor intentar incidir en el mismo.

A partir de esto que relato, durante un tiempo tuve la idea de ir recolectado imágenes de personas con este tipo de carteles pero que hicieran alusión a los abogados. Encuentro una frase, que es el común denominador:

“My ex-wife had a better lawyer”    

(Mi ex-esposa tuvo un mejor abogado)

A continuación cinco fotografías que me encontré sobre lo que estoy escribiendo:

9b3be50ae0509d41562e6f76560a4cf71

chris-exwife

7becefe6d54f83a13893d979c0b728b2

my-ex-wife-had-a-better-lawyer

Screen Shot 2015-02-19 at 8.21.05 PM

Vamos a ver tres cositas antes de decir algo propiamente sobre el tema de los abogados de divorcios, los homeless y los carteles.

  • De entrada todas las fotografías que encuentro me parece que son en Estados Unidos, siguiendo esa ambivalente tradición que conjuga un modo de vida outsider y al mismo tiempo una concepción del entorno desplegada a partir del humor ácido e incómodo. La absurdidad que conlleva el ser homeless viviendo en el país más poderoso del mundo.
  • Todas las personas de las imágenes que he recopilado son hombres, de hecho creo que por ahí hay algo de machismo, bueno mmm no sé, seguro que sí pero no sé. No propiamente en que la mayoría de homeless sean hombres, sino en el mensaje del cartel.
  • Tomar fotografías a las personas que se encuentran en esta situación de falta de necesidades y pobreza es más bien un acto violento, acaso vulnerador. Lo que yo he visto es que muchos se quitan ese cargo de conciencia de fotografiarlos, dándoles al final una retribución. Creo que esto es algo también muy gringo, muy snob, muy feo a mi parecer, pero también, por otro lado, en las imágenes la mayoría de los homeless se encuentran sonriendo, e incluso algunos posando. Creo que aquí lo del humor es crucial. La manera de asimilar y asumir dichas situaciones dependerá en un primer momento de la persona que se encuentra pidiendo dinero, y después, pero solo después de aquel que quiera captar el momento en algún dispositivo electrónico. Ahora bien, para el caso en concreto algunas de estas fotografías han tenido tanto éxito que ya cuentan con viñetas y productos comercializables. Inexplicable todo.

Sobre el mensaje de los carteles habrá algo que decir, aunque cualquier cosita pues ya escribí más de lo que tenía pensado.

Abogados y divorcios es un tema. Al perecer, según dice mi amiga Crestina (y a mi amiga Cres le creo), los mediadores vienen con todo, o sea la mediación es el futuro. Y sí, no se puede negar que todos estos métodos alternativos de resolución de conflictos cuentan con un potencial tremendo, y que tarde que temprano servirán para enfriar los ánimos de tantas y tantas personas que ejercen la abogacía con el único fin de pelear para dejar en la ruina.

Peeeeeeeero, justamente esa concepción del derecho en los divorcios, conjugado con el factor emotivo, resulta fundamental para contemplar a estos procesos como si fueran una especie de duelos a muerte, de batallas fatales, donde los instrumentos jurídicos son contemplados como armas mortales, y donde el oponente, al que hay que hacer añicos, no tiene derecho más que a ser vencido.

Al utilizar el derecho de forma tan desinhibida se puede caer en la tentación de lastimar a la persona que está detrás de un abogado y del propio derecho. La persona se convierte entonces en un ente jurídico y pasa a segundo término. Y ahí, justo ahí es cuando el derecho deja de tener sentido. Los abogados como traductores, como los encargados de trasladar lo jurídico a lo vivencial, resultan actores cruciales en estos procesos para influir sobre las vidas de terceros. Dependerá en gran parte el rol que asuman. No creo que se trate de vencidos y vencedores, ni de ganar o perder, ni tampoco de dejar en la calle, de quitarles hasta el último centavo, ni mucho menos de ganar en en los tribunales lo que no se pudo en la vida. Creo que, en estos casos, se trata de otra cosa.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s