Sobre el nombre de este blog

Después de darle varias vueltas, y revisar su disponibilidad en distintos servidores, decidí nombrar este blog “Entre abogados te veas” porque creo que puede englobar, para bien o para mal, lo que pretendo hacer con este proyecto.

La frase, más por tradiciones y atavismos remotos —antes que por alguna preconcepción o idea prejuzgada—, alude a un mal augurio y al deseo por complicarle la vida a un tercero.

Estamos rodeados de abogados. De gente que estudio derecho y que sin necesariamente ejercer dicha profesión, influye de manera terminante en nuestras vidas, para bien y también para mal.

Desconozco con certeza el origen geográfico de la popular ocurrencia. Aquí en España, al comenzar a estudiar el tema, he encontrado 2 diferentes obras que atribuyen al mismo, el calificativo de “maldición gitana” (DE LA TORRE, Javier, Deontología de abogados, jueces y fiscales. Reflexiones tras una década de docencia, Biblioteca Comillas Derecho, Madrid, 2008, p. 262 y Béjar Fonseca, José Luis, Apología del abogado, Universidad Autónoma de Nayarit, México, 1999, p. 109).

Sin embargo, tengo la sospecha de que el dicho es mexicano. Y que conste, que tal afirmación la hago sin ningún petulante afán nacionalista. Para presumir tenemos la televisión a color, la ensalada cesar, la píldora anticonceptiva o la cuauhtemiña.

Mi conjetura la sustento en la amplia resonancia que la frase “Entre abogados te veas” encuentra en el ámbito mexicano por medio de diferentes manifestaciones culturales.

1. Película “Entre abogados te veas” (1950)

entre-abogados-te-veas-img-40937

Enmarcada dentro de la época dorada del cine mexicano, el filme dirigido por Adolfo Fernández Bustamante (La Reina del Mambo, Muertos de risa, Asesinos, S.A.) aborda con sarcasmo el sistema jurídico en México, a través de personajes que cumplen de manera perfecta los estereotipos de distintas profesiones jurídicas, así como de las personas que se involucran con estas. Internet Movie Database la califica con un 6.0 sobre 10. Aquí pueden encontrar una síntesis de la película.

2. Libro “Entre abogados te veas” (1993)

BkMF24dCMAAAcMt

Coordinado por Gerardo Laveaga, ex presidente del IFAI, el libro recopila, como lo indica su propio subtítulo, una serie de perfiles, encuentros y entrevistas sobre estos profesionistas. Esta obra es dificilísima de encontrar, porque según el propio autor, la editorial Edamex, después de su primera edición, nunca más la volvió a reeditar.

En Google books está solamente la portada, que es prácticamente nada.

Screen shot 2014-06-30 at 9.01.14 PM

Por también tener una faceta de escritor, Laveaga es alguien extraño dentro del ambiente jurídico-político en México. En lo personal, su prosa no me gusta, y no suelo estar de acuerdo con sus opiniones, pero reconozco su pertinencia.

principal-gerardo-felipe-laveaga-rendon_med

De hecho, más por oportunista y morboso que por entusiasta y curioso, compré su última novela “Justicia”, publicada por Alfaguara, a $100 pesos, en un super de Monterrey, aprovechando una oferta navideña. Prometo post sobre la misma pues aborda ampliamente el tema de la abogacía en mi país.

3. Capítulo “Entre abogados te veas” de serie de televisión Como dice el dicho (2011)

Televisa se autodenomina, o se autodenominada, no sé, la fábrica de sueños. Y como tal, tiene que propulsar programas inspirados en historias rosas. Vidas complicadas con irremediables finales felices.

Desde hace un par de años, los programas o series que, a manera de mini capítulos de telenovelas, plasman historias concretas sin necesariamente llevar un componente temporal de larga duración, se han propagado dentro de la televisión mexicana.

Inspirados en la clásica Mujer… Casos de la Vida Real, ejemplos recientes como La Rosa de Guadalupe, o por medio de La vida es una canción, Lo que callamos las mujeres o A cada quien su santo (aunque estos producidos por TV AZTECA), se sigue un formato televisivo caracterizado por la brevedad y la variedad con trasfondo común.

El programa Como dice el dicho tomando como referencia un refrán popular, aborda, de manera tan satírica como absurda, una variedad de historias actuales, para así escenificar y propagar el contenido de algún refrán en concreto.

Screen shot 2014-06-30 at 4.52.15 PM

Con una importante dosis de moralina, este tipo de programas o series suelen gustar en México, por lo entretenidos, sencillos y sobre todo por sus claras referencias a estereotipos bien definidos en el país. Para prueba, la trama del capítulo:

Screen shot 2014-06-30 at 4.52.42 PM

El capítulo completo está aquí. Háganse un favor y no lo vean. Yo ya lo hice por ustedes.

4. Subtítulo de serie Alma Legal: ¡Entre abogados te veas!

Screen shot 2014-06-30 at 8.39.26 PMSilogísmo básico. S. La telenovela en México cuenta con rango de patrimonio nacional. P. La abogacía es una de las carreras más demandadas entre los jóvenes mexicanos. M. Una telenovela sobre abogados resulta una idea millonaria.

Pero en México la lógica es incierta, pues algo así se intento, bajo la producción de TV AZTECA. El experimento se llamó Alma Legal: ¡Entre abogados te veas! (¡Nótese aquí los signos de admiración y léase entusiasmado!) teniendo un resultado fallido, pues esta novela pasó totalmente desapercibida (tal vez por el formato de serie y no precisamente por el de telenovela).

¿De qué trataba la serie? Abro cita. Corrupción, extorsiones, arreglos bajo la mesa y complicidades son parte de la cotidianidad en los juzgados mexicanos que serán llevados a la pantalla chica de lunes a viernes. Cierro cita.

Bastan los promocionales de la serie para hacerse una idea de lo pretendido:

5. Columnas y editoriales de opinión tituladas “Entre abogados te veas”

El gran Granados Chapa, Salazar Ugarte, por mencionar destacadas personalidades dentro del ámbito jurídico, así como una gran cantidad de escritores que han abordado el tema o algún aspecto del mismo utilizando la frase de “Entre abogados te veas” para desarrollar sus ideas.

Iré, conforme pase el tiempo, agregando a este espacio dichas columnas, con el fin de analizarlas.


 Como dije líneas arriba, para bien y para mal estamos entre abogados. En unos países más que en otros, pero no falta nunca alguien que haya estudiado derecho y esté potencialmente habilitado para fungir dicha profesión.

Elegí el dicho, que según yo es mexicano, como título de mi blog para llamar la atención sobre la importante presencia cuantitativa de este tipo de profesionistas, pero no solo en el ámbito jurídico y no necesariamente para mal, sino en nuestra vida diaria, a través de múltiples manifestaciones socioculturales y también con la firme convicción de creer que los abogados pueden propulsar el sistema en el que nos desarrollamos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s